Pasar al contenido principal

Este gurú alerta que invertir en bolsa ahora es como hacerlo antes de la crisis de 2008

Dos traders en Wall Street mirando las pantallas de la cotización de la bolsa.
Reuters
  • Bastantes analistas están recomendando comprar ante la caída de los mercados y eso puede ser muy peligroso apunta Jeffrey Gundlach, director de inversiones de DoubleLine Capital
  • El experto considera que al mercado le queda aún recorrido a la baja teniendo en cuenta diferentes variables.
  • Gundlach piensa que la situación que viven las bolsas actualmente es similar a lo que sucedió en el año 2007, justo cuando se produjo la gran corrección en los principales mercados.

Corría el año 2007 y todos los rotativos hablaban de bonanza económica. El mercado no paraba de subir y nadie, o casi ningún experto, veía que se truncara el enorme ciclo alcista que se desarrolló en la bolsa estadounidense y que se amplió en Europa. Entonces, surgió la eclosión de las hipotecas subprime que puso en jaque a todo el sistema financiero mundial.

En ese momento, muchas casas de análisis empezaron a pronosticar que, simplemente, se estaba atravesando una especie de bache para dar continuidad al ciclo expansivo de las economías desarrolladas y los mercados. Nada más lejos de la realidad, pues las subidas no compensaban con los fuertes descensos que se generaban a continuación

¿Se parece este contexto al momento actual? Para Jeffrey Gundlach, director de inversiones de DoubleLine Capital, sí. Y le preocupa el hecho de que los inversores puedan estar “siendo engañados” para comprar acciones ante los retrocesos, o incorporar a cartera bonos high yield e incluso préstamos apalancados. 

El analista pivota su preocupación en un concepto principalmente. Y es que la gente entró en pánico en la última parte de diciembre, por seguir lo que “hacía el rebaño”. En su opinión, la gente ha estado tan programada y se siente tan frustrada por vender, que esta vez “no estarían siendo engañados”. En la actualidad, iban a comprar “en el chapuzón”

De esta manera, la preocupación hace que esta situación se le asemeje a la crisis crediticia “en 2007 y 2008”. Los ETFs iShares Core S&P 500 y SPDR S&P 500 suelen acertar en este tipo de vaticinios. El primero de todos evitó las salidas desde el 11 de diciembre hasta el final de la semana pasada, incluso cuando las acciones fluctuaron violentamente.

Leer más: 3 pasos para prepararse para un colapso aún más fuerte en las bolsas

Por su parte, SPDR atrajo la mayor cantidad de dinero desde febrero el 21 de diciembre. Quienquiera que hizo eso está “sintiéndose bien hoy”, expone Gundlach. Aunque también quiso recordar lo que les sucedió a los inversores que hace más de una década obtuvieron hipotecas de alto riesgo en lo que pensaron que eran precios bajos.

Tal como explica, las personas que compraron en las caídas no vendieron, se aferraron, y el mercado comenzó a quebrarse nuevamente. Después ya se sabe lo que terminó sucediendo. Las personas que compraron en ese descenso pasaron de compradores a vendedores. Algo que puede “repetirse con la dinámica actual”, según alerta Gundlach.

Los bonos high yield, otra fuente de riesgo

Y esto no tiene que ver solo con Estados Unidos, sino que se está viendo en el mercado de bonos de baja calificación crediticia. Los bonos basura se han recuperado, ya que el índice de bonos corporativos de alto rendimiento en el país norteamericano ya ha remontado un 2,5% en 2019.

El precio promedio de los préstamos apalancados, medido por el índice de préstamos apalancados S&P/LSTA, es de hasta 96 centavos de dólar, comparado con 93,8 centavos a fines de 2018. De este modo, Gundlach alerta que los inversores deben usar esta reciente fortaleza en bonos basura “como un regalo y salir de ellos”.

En resumidas cuentas, el analista no es un fanático de las inversiones de riesgo a estos precios. En su opinión, la preservación del capital es clave porque los mercados pueden estar acercándose al punto en que algunas de estas caídas van a terminar yendo mucho más allá

Y además