Pasar al contenido principal

Este puede ser el último Black Friday realmente barato en EE.UU. debido a la guerra comercial de Trump con China

President Donald Trump at a food-distribution center in December 2017.
El presidente Donald Trump en un centro de distribución de alimentos en diciembre de 2017. AP Photo/Evan Vucci
  • Los acuerdos del Black Friday podrían volverse menos atractivos después de 2018 debido a los aranceles entrantes de la guerra comercial del presidente Donald Trump con China.
  • 2018 no ha visto aumentos generalizados en los precios de los bienes de consumo porque las tarifas aún no están en su lugar y sus efectos no se filtran de inmediato a los consumidores.
  • Sin embargo, para esta fecha del próximo año, es probable que se sientan los efectos por completos en el país.
  • "Es casi como que este año y el próximo van serán dos mundos diferentes", dijo un jefe de ventas minoristas.
  • Las principales empresas estadounidenses han afirmado públicamente que es probable que sus precios suban pronto.

Este año podría ser el último Black Friday realmente barato, al menos en EE.UU. si el Presidente Donald Trump mantiene su guerra comercial con China.

El aumento de los aranceles sobre los productos chinos hasta el momento no ha tenido una fuerte repercusión sobre el consumidor medio estadounidense y este Black Friday ha sido testigo de otra avalancha de descuentos y compras.

Pero para estas fechas del próximo año, las consecuencias de las nuevas barreras comerciales, que incluyen aranceles del 25% sobre algunos productos chinos, ya habrán puesto en dificultades a los minoristas para llenar sus estantes dificultado la capacidad de estos de ofrecer precios bajos.

"Una vez que llegue a esa cifra del 25%, será cuando se verán más aumentos de precios para el consumidor final", ha comentado a CNN Business Christopher Shaker, analista de productos de consumo, y socio de la consultora RSM.

Leer más: 105 ofertas de Amazon activas por el Black Friday que deberías ver ahora mismo

Los principales establecimientos como Costco, Walmart, Gap, Coca-Cola y General Motors han hablado públicamente sobre el incremento de aranceles, asegurando que planean aumentar los precios, o que incluso ya lo están haciendo, para hacer frente a estos incrementos. 
 

Shoppers at Macy's on Thanksgiving Day in search of early Black Friday deals.
Los compradores en Macy's el Día de Acción de Gracias en busca de ofertas anticipadas para el Viernes Negro. Charles Sykes/AP Images for Macy's

Los productos de fabricación china, incluidos bolsos, carteras y perfumes, han estado sujetos a aranceles del 10% desde septiembre, pero esa cantidad va a aumentar hasta el 25% en enero.

Estos aranceles, a los que todavía les queda recorrido hasta su máximo previsto, no han tenido un gran efecto en los consumidores este año, ya que muchos de los artículos que se están vendiendo fueron importados antes de que los nuevos impuestos entraran en vigor, ha declarado a CNN Business Rick Helfenbein, presidente de la American Apparel and Footwear Association.

Por lo tanto, se espera que dos presiones alcistas lleguen a la vez en 2019: los precios subirán primero por el efecto de los aranceles al10% y posteriormente se verán aún más presionados por la subida al 25%.

Shoppers at a Best Buy store looking for Black Friday deals.
Compradores en una tienda Best Buy buscando ofertas de Black Friday. Kamil Krzaczynski/Getty Images

"Este año y el próximo año parecerá que sean casi dos mundos diferentes", ha afirmado Helfenbein. "Los compradores pueden haber sido perdonados en esta temporada de Acción de Gracias, pero pagarán más en primavera", agregó.

Los minoristas están advirtiendo que está será probablemente la situación.

"Ningún minorista podrá absorber simplemente el impacto de un arancel del 10%, y mucho menos uno del 25% en el entorno minorista ultra competitivo actual", ha asegurado el asesor de JC Penney, David M. Spooner, en una carta dirigida al representante de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en septiembre. "Eso significa que los consumidores pagarán precios más altos".

Matthew Shay, presidente y director general de la Federación Nacional de Minoristas, declaraba en septiembre que "con estos últimos aranceles, muchos trabajadores estadounidenses pronto se preguntarán por qué sus facturas de compras son más altas y sus presupuestos se ven exagerados".

Se espera que Trump se reúna con el presidente chino, Xi Jinping, en la Cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina, la próxima semana, y algunos esperan que pueda darse una bajada de la guerra comercial.

Leer más: Por qué los españoles nos volvemos locos durante el Black Friday (y gastamos más del doble que el resto del mundo)

Las tensiones entre las dos partes parecen estar disminuyendo, y los Estados Unidos señalan una postura más conciliadora en la guerra comercial.

Pero los negociadores comerciales chinos han cancelado reuniones preliminares con Estados Unidos esta semana.

Casi al mismo tiempo, el gobierno de Trump publicaba un informe diciendo que Pekín había hecho poco para aplacar a los Estados Unidos.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, ha defendido los aranceles del 10% en septiembre y afirma que los consumidores no notarán el aumento.

La Casa Blanca no parece simpatizar con las compañías que probablemente suban los precios de las importaciones chinas. Cuando parecía que Apple podría verse afectada (aunque desde entonces algunos productos se han librado de los aranceles), Trump tuiteó:

"Los precios de Apple pueden aumentar debido a los aranceles masivos que podemos imponer a China, -pero hay una solución fácil donde habría CERO impuestos, y de hecho un incentivo fiscal.

"Haz tus productos en los Estados Unidos en lugar de en China. Comienza a construir nuevas plantas ahora. ¡Emocionante!"

Business Insider USA  ha contactado con la Casa Blanca para solicitar declaraciones.

Te puede interesar