Descubren que hacer "cosquillas" con estimulación magnética en esta parte del cerebro mejora la memoria episódica

Cerebro

Getty Images

  • La capacidad de formar recuerdos episódicos se reduce con el paso de los años, pero la estimulación magnética transcraneal repetitiva de baja frecuencia (EMTr) tiene la llave para cambiarlo.
  • Un estudio de científicos de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) publicado en la revista PLOS Biology muestra que esta técnica, administrada sobre la corteza prefrontal izquierda del cerebro, tiene capacidad de optimizar el rendimiento de la memoria.
  • La estimulación magnética merma la potencia de las ondas cerebrales de baja frecuencia al formarse los recuerdos, ayudando a recordar. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La memoria episódica alude a los recuerdos de momentos, lugares, emociones y detalles de episodios de la vida evocados de forma muy nítida. Según apuntan desde Sanitas, en su formación intervienen el lóbulo temporal medial  y de la corteza prefrontal, aunque se almacenan en el hipocampo.

La ciencia ha buscado desde hace años nuevas claves y formas para mejorar la memoria episódica, ya la edad y problemas como la demencia o las lesiones cerebrales reducen la capacidad de formar recuerdos episódicos. 

Una investigación revisada sugiere que la estimulación magnética puede ayudar al cerebro a recordar: así lo demostró un experimento originalmente realizado en 2012 que logró estimular involuntariamente una mejor memoria entre sus participantes. 

El ensayo de hace una década tenía como propósito explorar el papel de la corteza prefrontal dorsolateral izquierda (DLPFC) en el olvido voluntario, tal y como explican en Science Alert. Pero además, un nuevo análisis demuestra que "hacer cosquillas" en esa parte del cerebro con la frecuencia correcta de estimulación magnética puede ayudar a recordar.

El grupo de científicos de la Universidad de Glasgow responsable del experimento decidió repetirlo con 24 adultos sanos, a los que les presentaron dos listas de 10 palabras que se les pidió que memorizaran. Ambas listas se mostraron por separado una docena de veces.

Después de una breve tarea diseñada para distraer a los participantes, se pidió nuevamente a la cohorte que recordara todas las palabras de las dos listas que se acaban de presentar.

Mientras las palabras eran presentadas a los participantes, la mitad del grupo recibió un solo hercio de estimulación magnética transcraneal repetitiva lenta (rTMS) en la corteza prefrontal. La otra mitad recibió un hercio de rTMS en la parte superior de la cabeza.

Este se trata de un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro: consiste en la emisión de pulsos magnéticos repetitivos, tal y como detallan desde Mayo Clinic

En comparación con los participantes del grupo de control, los que recibieron estimulación magnética para el DLPFC se desempeñaron mejor en la tarea de recuperación de la memoria.

La estimulación no pareció ayudar a los participantes a recordar mejor el orden de las palabras, pero sí les ayudó a recordar cada palabra de forma independiente.

El estudio ha sido publicado en PLOS Biology.

Estimulación magnética para mejorar la memoria

Aunque los hallazgos deben tomarse con cautela debido al pequeño tamaño de la muestra del estudio, los resultados se alinean con estudios similares que exploran el papel de la corteza prefrontal dorsolateral izquierda y su papel clave para que se construyan los recuerdos. 

La estimulación lenta tiene un efecto inhibidor en la mayor parte de la corteza, lo que en otras investigaciones también se ha usado con resultados prometedores para tratar a personas con trastorno depresivo mayor.  

Todo parece indicar a que el efecto se extiende hacia fuera, llegando a la corteza parietal, involucrada en la atención y en la percepción. La reducción de la actividad en esta área del cerebro está asociada con mejoras en el enfoque, la concentración y la memoria. 

También en el estudio de 2012 se detectó una reducción en la actividad eléctrica dentro de la región parietal.

Los neurocientíficos ahondan en esta técnica para abordar la pérdida de memoria y otras afecciones neurológicas relacionadas con el envejecimiento. La progresión es lenta: los experimentos deben realizarse en cohortes más grandes y averiguar qué partes cerebrales estimular para obtener los mejores efectos.

Destacan otro par de investigaciones de interés: en 2019 se averiguó que varias sesiones de estimulación magnética de alta frecuencia en el hipocampo mejoraron las características neuronales de la pérdida de memoria relacionada con la edad. También mejoraron las características conductuales.

Más atrás, en 2014, la estimulación magnética aplicada en la corteza prefrontal derecha del cerebro durante un proceso de codificación de memoria también sirvió para rendir mejor a la hora de almacenar recuerdos.  

Otros artículos interesantes:

Logran que minicerebros cultivados en laboratorio desarrollen ojos capaces de ver

Dormir pocas horas a partir de los 60 años pone a tu cerebro en grave peligro, según este reciente estudio

Esta molécula descubierta por casualidad en un laboratorio podría tener la llave para curar enfermedades como el alzhéimer, el párkinson o la ELA

Te recomendamos

Y además