Pasar al contenido principal

Uno de los expertos económicos de las instituciones europeas pone “nombre y apellidos” a los paraísos fiscales dentro de Europa

Javier Doz Orrit, consejero del CESE
Javier Doz, consejero del CESE, durante una Sesión Plenaria del Comité CESE
  • El consejero del Comité Económico y Social Europeo (CESE), Javier Doz, apunta a países como Irlanda o Luxemburgo como paraísos fiscales dentro de la Unión Europea
  • El CESE aboga por elevar al 1,3% la aportación del PIB de los estados a los presupuestos europeos
  • El 40% de la inversión extranjera directa se encauza a través de empresas que no tienen ninguna actividad

Según un estudio del FMI en colaboración con la Universidad de Copenhague, cuatro de cada diez euros de la inversión extranjera directa pasan por empresas que no tienen ninguna actividad. Se trata de dinero de la evasión y elusión fiscal que, en un 80%, va a parar a países europeos o jurisdicciones del Reino Unido. “Eso no puede seguir así”, sentencia Javier Doz, consejero del Comité Económico y Social Europeo.

Una de las prioridades que debería afrontar la Unión Europea según Doz, licenciado en Matemáticas y con experiencia en las instituciones europeas, es la de normalizar su fiscalidad. “Hay que acabar con los paraísos fiscales”, dice, y no solo apunta a islas vírgenes o a las islas del Canal de la Mancha. “Hay paraísos fiscales que están en la Unión Europea y tienen nombres y apellidos, como es el caso de Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Chipre, Malta…”.

La materia fiscal se postula como uno de los asuntos candentes. El CESE, el organismo al que representa Doz, propone detener estas prácticas de las empresas que "drenan" los recursos de los países. Pero además, considera positivo que los estados aporten el 1,3% de su PIB a los presupuestos europeos. En la actualidad ese porcentaje se encuentra en el 1,11%, una diferencia “pequeña que supone 80.000 millones de euros”, explica el consejero.

 Debate entre innovación o políticas de cohesión

Según explica, se trata de una de las principales discusiones que mantiene el CESE con la Comisión Europea que, en opinión de Doz, “se ha derrotado a sí misma antes de plantear batalla con el Consejo”. Esta aseveración tiene que ver con la necesidad de ampliar los presupuestos para afrontar otros retos, como incentivar la innovación de las empresas europeas.

En contra de eso, la propuesta de la Comisión Europea es destinar para ese fin presupuestos que antes iban para cohesión y para la PAC. En concreto, los recortes previstos en el Marco Financiero Plurianual 2021-2017 prevén ajustes del 10% en políticas de cohesión y del 15% para la PAC. Doz, que elaboró el análisis que refería a ese aspecto, avanza que esos aumentos en innovación “no pueden hacerse a costa de las políticas de cohesión y de la PAC”.

En ese sentido, el Parlamento coincide con el CESE a la hora de elevar el porcentaje que los estados dedican a los fondos comunitarios. En todo caso, desde el punto de vista de Doz, los cambios tanto en el Parlamento como en la Comisión pueden significar una modificación de esa propuesta inicial del ejecutivo europeo.