Pasar al contenido principal

Cómo se puede cambiar a un jefe tiránico: estos son los pasos que lleva a cabo la fundación que controla la calidad del trabajo

Directivo iracundo hablando por teléfono
GettyImages
  • La Fundación Másfamilia incide en poner en evidencia comportamientos inadecuados de los directivos para corregirlos.
  • Roberto Martínez, director de la fundación, reconoce que los jefes excesivamente exigentes son hombres en mayor proporción.
  • Desde su punto de vista, "tampoco hay que crear jefes laxos, condescendientes y que siempre digan que sí".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"Quizás para ti el trabajo lo es todo y poner correos a las 10 de la noche es normal, pero estás fastidiando a la gente muchísimo". Seguro que este razonamiento o uno parecido pasa por todos o casi todos los trabajadores que han dado con un jefe obsesionado por su trabajo, un workaholic.

Para Roberto Martínez, la forma de hacer cambiar a un jefe es decirle precisamente ese pensamiento, hacerle consciente de su conducta. Martínez dirige la Fundación Másfamilia, que se encarga de medir en qué medida las empresas y otras organizaciones facilitan la conciliación a sus trabajadores.

Leer más: 50 frases para motivar a tus empleados y fortalecer el trabajo en equipo

El primer paso es aproximarse a la empresa en cuestión y preguntar a los trabajadores. Después de las entrevistas anónimas a los empleados, "si hay un departamento que no funciona como es debido, la gente se evidencia y sale peor en la foto que los demás", detalla Martínez.

Leer más: Esta es la cualidad que todo aspirante a dirigir una empresa debe poseer, según el consejero delegado y director general ejecutivo en Calidad Pascual

En ese sentido, esa información llega al director general de la empresa. Martínez explica que la forma de arreglarlo es "poner medidas correctoras" que, normalmente, se llevan desde los Recursos Humanos de dicha empresa y consiste en coaching de esa persona en concreto.

La clave está en el equilibrio

Para Martínez, esa evidenciación de los departamentos en los que ocurren problemas de ese tipo "mete presión en la dirección adecuada", una acción que suele ser suficiente. Desde la Fundación Másfamilia asegura que "funciona", aunque "a muchos les parecerá lento".

Leer más: 6 claves para conseguir el éxito personal y profesional, según una de las grandes expertas mundiales en liderazgo

En ese sentido, Martínez identifica que el perfil con ese tipo de problemas "suele ser más masculino que femenino". Por otro lado, afirma que no se trata de "crear jefes laxos, condescendientes y que siempre digan que sí". La clave está en el equilibrio para que se mantenga la competitividad y los trabajadores puedan conciliar su vida profesional y personal.

Leer más: Jeff Bezos explica por qué prefiere a las personas que creen tener siempre la razón y da un consejo para que cualquiera pueda aprender a estar en lo cierto

No obstante, si no se consigue mejorar la actitud de un jefe tiránico, en ocasiones se acaba desvinculando de la empresa. "Habrá algunos y algunas que se resistan a pasar al lado de la luz y permanezcan en el reverso tenebroso", comenta Martínez.

Y además