Estos son los posibles efectos secundarios de una vacuna contra el coronavirus

Un profesional sanitario recibe una de las primeras vacunas de Pfizer y BioNTech

Reuters

  • La aprobación acelerada de las vacunas causa una ola de rechazo entre las personas preocupadas por los efectos secundarios. 
  • Las directrices de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades sobre el coronavirus explican que los efectos secundarios más comunes incluyen dolor e hinchazón en el brazo donde se aplica la inyección. 
  • Los expertos aseguran que, aunque es posible que surjan efectos que no se habían detectado hasta ahora, serán leves y la vacuna es segura. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La aprobación acelerada de las vacunas contra el coronavirus es una buena noticia que podría marcar el principio del fin de la pandemia, pero la velocidad a la que se han desarrollado despierta el escepticismo entre muchas personas. 

En España, por ejemplo, la mitad de la población se muestra reacia a recibir las vacuna contra el virus, según los datos de la última encuesta del Instituto de Salud Carlos III.

Las principales razones por las que la población dice que no se pondría la vacuna son: “puede tener riesgos para mi salud” (59%); “me pondría una segunda o tercera, no la primera” (37%) y “creo que no será eficaz” (16%).

"Se está acelerando porque es una necesidad mundial", explicaba Sergio Rodríguez, director general de Pfizer España, en el Smart Business Meeting sobre la industria farmacéutica organizado por Business Insider España. 

Rodríguez señalaba que la inversión y las colaboraciones entre los diferentes agentes del sector y gubernamentales no tienen precedentes y han permitido impulsar el desarrollo. 

España ya tiene el plan de vacunación contra el coronavirus: así se hará en otros países

Sin embargo, aseguraba, "no se está mermando la calidad de la investigación". Las vacunas que lleguen al mercado "van a ser seguras", subrayaba Rodríguez. 

"No se están dejando de cumplir ninguno de los requisitos del rigor científico", insistía el director general de Pfizer. 

Las directrices de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades sobre el coronavirus explican que los efectos secundarios más comunes incluyen dolor e hinchazón en el brazo donde se aplica la inyección. 

Las directrices explican que los efectos secundarios se parecen a la gripe, pero desaparecen a los pocos días. 

Los CDC subrayan también la importancia de volver para una segunda inyección después de recibir la primera y piden que las personas no se vean disuadidas por los efectos secundarios. 

La carrera por la vacuna del coronavirus está lejos de tener un ganador claro pese a los primeros resultados: estas son las opciones de AstraZeneca y Johnson & Johnson

Efectos secundarios de la vacuna de Pfizer

Estos son los principales efectos de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech según se ha observado en los ensayos clínicos. 

  • Dolor en el lugar de la inyección (84%)
  • Fatiga (63%)
  • Dolor de cabeza (55%)
  • Dolor muscular (38%)
  • Escalofríos (32%)
  • Dolores articulares (24%)
  • Fiebre (14%)

Efectos secundarios de la vacuna de Moderna 

Estos son los principales efectos de la vacuna desarrollada por Moderna según se ha observado en los ensayos clínicos. 

  • Dolor en el lugar de la inyección (91,6%) 
  • Fatiga (68,5%)
  • Dolor de cabeza (63,0%)
  • Dolores musculares (59,6%)
  • Dolores articulares (44,8%)
  • Escalofríos (43,4%)

Las compañías y los órganos reguladores seguirán monitorizando los posibles efectos adversos de la vacuna 

Las primeras dosis de la vacuna empezaron a administrarse en Reino Unido y dos trabajadores sanitarios tuvieron una reacción alérgica inesperada. 

Ambos profesionales tenían un historial de alergias graves y se han recuperado bien de la reacción, pero se ha desaconsejado la vacunación a personas con este tipo de afecciones hasta que se conozca más. 

Fenómenos de este tipo son esperados cuando una nueva vacuna llega al mercado y por eso las compañías y los organismos reguladores mantienen una vigilancia sobre los posibles efectos. 

Reino Unido, por ejemplo, quiere utilizar inteligencia artificial para hacer un seguimiento de los potenciales efectos secundarios que puedan causar las vacunas de coronavirus en la población una vez lleguen al mercado.

Un enfermero español voluntario de la vacuna de Oxford y AstraZeneca cuenta su experiencia tras dar positivo en COVID-19

Un contrato del Gobierno con la compañía de software Genpact revela que ha pagado 1,5 millones de libras (en torno a 1,6 millones de euros) para que desarrolle un modelo de inteligencia artificial capaz de procesar los efectos adversos que produzcan las vacunas de coronavirus. 

"Se trata de vacunas que tienen pueden tener efectos secundarios, es una incógnita", asegura Gary Nabel, director científico de la empresa farmacéutica Sanofi, que actualmente está trabajando en dos candidatos a la vacuna del COVID-19, a Financial Times. "Por muy grande que sea un ensayo de 30.000 personas, cuando salgan al mundo de millones de personas, ocurrirán cosas".

La agencia regulatoria competente en materia de salud en Reino Unido asegura que, basándose en las campañas de vacunación anteriores, podrían esperarse entre 50.000 y 100.000 informes de posibles efectos secundarios por cada 100 millones de dosis en un período de 6 a 12 meses.

Sin embargo, asegura que todas las vacunas, incluyendo la del coronavirus, son sometidas a rigurosas pruebas y que la mayoría de las reacciones serán leves y a corto plazo.

LEER TAMBIÉN: Pfizer ofrece su vacuna a los trabajadores sanitarios que participaron en los ensayos clínicos y recibieron un placebo

LEER TAMBIÉN: El COVID-19 puede propagarse mucho más rápido y lejos en el interior de un restaurante de lo que se piensa, según un nuevo estudio

LEER TAMBIÉN: 1 de cada 10 personas se han infectado con el coronavirus en España, según el estudio de seroprevalencia más reciente

VER AHORA: Desde personas en paro desesperadas hasta multinacionales del crimen: los perfiles de ciberdelincuente más comunes, según el CEO de Buguroo