Pasar al contenido principal

Así consigue Anna Wintour que los empleados resuelvan los conflictos con compañeros por sí mismos

Anna Wintour
Mike Coppola / Getty Images
  • Un jefe eficaz capacita a los empleados para resolver sus propios problemas. 

  • Eso es lo que hace la editora de Vogue Anna Wintour, según un artículo de la revista New York Magazine de Reeves Wiedeman. 

  • Si un trabajador envía un correo electrónico a la directiva quejándose de un compañero, ella responderá y pondrá en copia a la persona con la que tiene el conflicto. 

  • Incluso si no imitan esta estrategia, los directivos deberían (en general) resistir la tentación de intervenir en los problemas entre empleados.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un reciente artículo de la revista New York Magazine de Reeves Wiedeman cuenta la historia de Condé Nast.

En el pasado fue el ejemplo perfecto de la elegancia y el discurso intelectual, pero la compañía de medios de comunicación — editora de Vogue y de The New Yorker — está ahora luchando por mantenerse culturalmente relevante y financieramente solvente. 

En el centro del post hay una anécdota sobre Anna Wintour, editora de Vogue desde 1988 y directora artística de Condé Nast desde 2013, y su estilo de gestión.

Concretamente, el post de New York Magazine dice: 

Al final del primer año de trabajo de [Radhika] Jones [como editora en jefe de Vanity Fair], una editora de Vanity Fair, animada por un ejecutivo de Condé frustrado con la revista, le envió un correo electrónico a Wintour pidiéndole una reunión, pero Wintour le contestó simplemente poniendo en copia a Jones, según han confirmado varias personas que conocían el inconveniente. (Varios me dijeron que esta era una táctica clásica de gestión de Wintour, destinada a forzar a los compañeros a enfrentarse directamente a los problemas). 

Como te puedes imaginar, esta táctica aterroriza tanto al remitente original como al destinatario del mensaje en copia. Pero también puede ser eficaz para empoderar a los empleados para que resuelvan sus propios problemas por sí mismos. 

Wintour no es conocida por andar con rodeos

El hábito de correo electrónico de Wintour parece encajar con su personalidad. 

Es conocida como una líder temible (apodo: "Nuclear Wintour"). Ahora, cerca ya de los 70 años, se dice que fue la inspiración para la editora de la revista Miranda Priestly en la novela de 2003 de Lauren Weisberger, El diablo viste de Prada

Y en una masterclass sobre liderazgo, Wintour dijo a los asistentes que la retroalimentación es más efectiva cuando "es rápida, directa y honesta".

En este punto de la carrera de la directiva, ella es capaz de salir impune de casi todo. (A la pregunta de por qué usa frecuentemente gafas de sol, Wintour ha dicho: "Puedo sentarme en un espectáculo y si me aburro, nadie se dará cuenta"). 

Leer más: Esta es la forma perfecta para responder a un insulto, según el ejemplo de Steve Jobs

Los líderes deben empoderar a sus empleados y evitar la autogestión

El directivo medio podría no ser capaz de llevar a cabo el plan de correo electrónico de Wintour. De hecho, podría ser poco aconsejable. 

Tal y como explica la experta en protocolo Rosalinda Oropeza Randall le dijo previamente a Business Insider, poner en copia a alguien en un correo electrónico sin la aprobación del remitente es, por lo general, una mala elección. "A nadie le gusta que alguien más decida poner en copia a alguien sin que se le pida primero," dijo Randall. 

Pero como una meta administrativa amplia, animar a los empleados a gestionar sus propios conflictos es un buen objetivo.

Este es un buen ejemplo: hace aproximadamente una década, Google descubrió que sus mejores directivos potencian a sus equipos y no los controlan en profundidad. Lo que significa que Wintour actúa de forma muy inteligente al no inmiscuirse en el conflicto entre compañeros de trabajo. 

Mientras tanto, expertos en administración como Art Markman, profesor de psicología y marketing de la Universidad de Texas en Austin, aconsejan a los jefes que eviten responder directamente a las preguntas de sus empleados

"Al animarles a resolver los problemas por su cuenta antes de venir a tlos estás convirtiendo en trabajadores más eficientes y de mayor valor y reforzando el hecho de que tú tienes tus propias prioridades (que ellos deberían respetar)", escribió Markman para Fast Company.

Sin duda, puede haber momentos en los que valga la pena intervenir en un conflicto entre tus trabajadores, como si su hostilidad interfiriera con el flujo de su desempeño diario.

En Harvard Business Review, la experta en productividad del equipo, Liane Davey, explicó que los directivos pueden intervenir cuando ven que la tensión se está manifestando en el día a día. Un gerente también puede recordar a cada empleado involucrado en el conflicto que su compañero de trabajo puede estar "tratando de sobrellevar la situación de la mejor manera posible", incluso si el mecanismo de afrontamiento de esa persona los está volviendo locos. 

En cuanto a Wintour, parece que se quedará en Condé Nast durante un tiempo. En la actualidad, tiene el salario editorial más alto de la organización, según asegura Wiedeman. 

Aunque la propia directiva no esté segura de cómo será la siguiente fase de su carrera, probablemente no lo demuestre. Como le dijo a Alastair Campbell, secretario de prensa del ex primer ministro británico Tony Blair, el rasgo más importante de un directivo "es ser decidido y seguro y transmitirlo a las personas que trabajan para ti".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además