Las propuestas de la estrategia España 2050 generan el rechazo de las aerolíneas

Aviones de Iberia y Air Europa, aparcados en el Aeropuerto de Adolfo Suárez-Barajas, en Madrid, en plena pandemia del coronavirus.
Aviones de Iberia y Air Europa, aparcados en el Aeropuerto de Adolfo Suárez-Barajas, en Madrid, en plena pandemia del coronavirus.
REUTERS/Susana Vera
  • España 2050 es el trabajo de un año de la Oficina Nacional de Prospectiva que puso en marcha el Ejecutivo en enero de 2020.
  • Las propuestas incluyen una tasa de viajero frecuente o el establecimiento de impuestos sobre los billetes de avión, así como el veto a los vuelos de corto radio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La estrategia España 2050 es un documento de cerca de 400 páginas en el que decenas de expertos, catedráticos y agentes sociales han colaborado para fijar 50 objetivos con los que conseguir una España "más verde, más digital y, en consecuencia, más justa", remarcó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el acto de presentación.

Las propuestas no han tardado en generar rechazo por parte de algunos sectores. 

El sector aéreo ha señalado que las medidas relacionadas con la movilidad que plantea el Ejecutivo de Sánchez suponen un desincentivo para el sector turístico y, por ende, la economía española.

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA), patronal que representa al 85% del tráfico aéreo en España, defiende que medidas como vetar los vuelos de corto radio apenas tienen impacto para los objetivos de reducción de emisiones –a 2 millones de toneladas para 2050– y que, de hecho, desincentivan la innovación.

Entre las propuestas del Gobierno para lograr ese objetivo están: introducir una tasa de viajero frecuente, el establecimiento de impuestos sobre los billetes de avión según la cercanía del destino o la recomendación de prohibir los vuelos en aquellos trayectos que puedan realizarse en tren en menos de 2,5 horas (como las conexiones de Madrid con Barcelona, Valencia, Alicante, Sevilla y Málaga).

A cerca de este último punto, ALA da argumentos en contra que recoge El Confidencial. Según señala la patronal, los vuelos de corto radio suelen ser conexiones de trayectos más largos e internacionales, por lo que esta medida afectaría a los nexos entre vuelos a terceros países y provocaría el desplazamiento de viajeros a nuevos puntos de conexión aérea. Además, ALA recuerda que el sector privado ya trabaja en nuevas formas de viajar de forma más sostenible (uso de biocombustibles, motores propulsados con hidrógeno verde o aviones eléctricos) que se iban a probar en los viajes de corto radio.

La patronal argumenta que el impacto en las emisiones de estos viajes sería mínimo, ya que solo suponen el 1% del total de las emisiones aéreas en España (según los cálculos de ALA previos a la pandemia). 

Por qué las aerolíneas españolas no dejan libre el asiento del medio de los aviones como medida contra el COVID-19, según expertos y compañías del sector

Por otro lado, y según recoge El Confidencial, ALA considera que las medidas impositivas a los billetes de viaje desalentarían a los turistas a viajar. Esto dañaría directamente la economía española, señala la patronal basándose en un estudio que indica que el transporte aéreo sustenta, de forma directa e indirecta, 1,71 millones de empleos en España, con un peso sobre el PIB de 113.100 millones. 

Según dicho estudio, un 1% del impuesto sobre el combustible (a pagar por las compañías aéreas) produciría una pérdida económica al sector de 27 millones de euros y de 1.011 empleos. Sin embargo, si se plantea un impuesto al pasajero, directamente sobre el precio del billete aéreo, el impacto anticipado por el estudio es mayor, con una pérdida económica para el sector de 92 millones de euros y 3.370 empleos. 

En el plan España 2050, el Ejecutivo argumenta que “si bien el impuesto tendría un impacto negativo sobre el empleo y el valor añadido en el sector de la aviación, esto se vería compensado por un incremento casi idéntico en el empleo en otros sectores de la economía, de forma que el impacto neto sobre el empleo y el PIB es prácticamente nulo”.

LEER TAMBIÉN: Los 5 cambios que le esperan al sector aéreo en la era pos-COVID y cómo adaptarse a ellos

LEER TAMBIÉN: Qué no está haciendo España pero sí las otras potencias turísticas del Mediterráneo para situarse como destino seguro y atraer a los viajeros

LEER TAMBIÉN: Razones para ser optimista de cara a verano, según voces del sector sanitario, turístico, tecnológico y ambiental

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020