La estrategia de sostenibilidad de Glovo para ser neutral en carbono en 2021: logística inversa, un ecommerce de envases sostenibles y logística al servicio de los colectivos vulnerables

Sébastien Pellion, director de Sostenibilidad de Glovo
Sébastien Pellion, director de Sostenibilidad de Glovo
Glovo
  • Glovo quiere ser neutral en carbono en 2021 y se apoya en tres líneas de acción: el desperdicio alimentario, los plásticos y la movilidad de sus riders.
  • La empresa colabora con cadenas de supermercado para, aprovechando su logística, recoger los excedentes de comida y entregarla a colectivos vulnerables, explica Sébastien Pellion, director de Sostenibilidad de Glovo, en una entrevista con Business Insider España.
  • La compañía de delivery también ha lanzado una plataforma de ecommerce en donde los restaurantes pueden adquirir envases sostenibles hechos con materiales reciclados, una división que espera que termine siendo rentable en los próximos años.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Glovo quiere ser neutral en carbono en 2021. La plataforma de delivery refuerza su plan para ser una empresa más sostenible desde hace un año. Una hoja de ruta con la que pretende reducir su huella medioambiental apoyándose en tres líneas de acción: el desperdicio alimentario, los plásticos y la movilidad de sus riders.  

La compañía avanza paso a paso y este año se centra en reducir la cantidad de alimentos que se desechan: “Podemos maximizar la reutilización de excedentes de comida para reducir la desigualdad”, explica el planteamiento de la iniciativa Sébastien Pellion, Director de Sostenibilidad de Glovo, en una entrevista con Business Insider España.

La empresa catalana colabora con cadenas de supermercado para, aprovechando su logística, recoger los excedentes de comida y entregarla a colectivos vulnerables. “Forma parte de una nueva unidad de negocio: Glovo Access”, introduce Pellion. “Damos acceso a entidades sociales a nuestra logística de última milla. Es un servicio que prestamos a precio coste, es decir, Glovo no genera ningún ingreso de ello. Hemos hecho alianzas con compañías como Zurich o Procter&Gamble y ellos subvencionan los costes para que le salga gratis a las ONG y podamos llegar a colectivos aislados”. 

La compañía ya ha realizado 150.000 entregas solidarias de este tipo en todo el mundo, de las cuales, 75.000 han tenido lugar en España desde el inicio de la crisis del coronavirus, en marzo. 

Leer más: Glovo tiene un plan para ser rentable en 2021 y desmiente los rumores de compra por parte de Alibaba: así obtiene sus márgenes

También la reducción de envases de un sólo uso forma parte de la estrategia marcada por Glovo. Un primer movimiento fue dar la opción a los clientes de la aplicación de escoger si quieren o no cubiertos pero, en un paso más, la compañía trabaja con universidades y centros de investigación para desarrollar soluciones de envases reutilizables. “Tenemos que poder limpiar los envases para poder reintroducirlos en el sistema alimentario. Hay un reto sanitario ahí”, dice el responsable de Sosteniblidad de la empresa.

A Glovo le ha hecho falta poco tiempo para caminar en este sentido. Y es que ya ha lanzado una plataforma de ecommerce en donde los restaurantes que venden a través de la plataforma pueden comprar envases sostenibles hechos con materiales reciclados a partir de papel y plástico reciclado para las tapas para mantener el calor. 

Desde principio de año hemos vendido 300.000 envases sostenibles. En pleno crecimiento por el COVID-19, los restaurantes han pedido muchos envases de este tipo”, aclara Pellion. “Hoy no es un negocio rentable para Glovo, lo hacemos para incentivar que los restaurantes utilicen packaging sostenible, a precio de coste y a gran escala”.

En el futuro, la compañía espera obtener de esta vía una división de negocio rentable pero, de momento, parece que su objetivo es ayudar a pequeños restaurantes a reducir su impacto medioambiental.

Leer más: La relación con los 'riders' no tiene que pasar por un contrato laboral, según el cofundador de Glovo, que advierte de las consecuencias económicas de limitarla

La tercera de las áreas en las que se centra el plan de sostenibilidad de Glovo es la logística. Aunque hay que considerar, antes de nada, que los riders de Glovo no utilizan ninguna flota que dependa de la compañía sino que trabajan con su propio vehículo privado, sea bicicleta o moto. 

La propuesta de la compañía trabaja por maximizar las rutas de entrega, de tal forma que la tecnología es capaz de organizar los pedidos con el objetivo de que un mismo repartidor aproveche un viaje para satisfacer la demanda de varios clientes a la vez. 

Pero de cara al futuro, Glovo tiene en mente abordar la logística inversa. Se trata de “aprovechar la logística de última milla para poder recoger tipos de residuos no peligrosos como cápsulas de café”, explica el responsable de Sostenibilidad de la compañía.

Lo que plantea es un proyecto de economía circular con el que aprovechar el trayecto de la entrega para, en la vuelta, recoger productos reciclables y poder llevarlos hasta los puntos de tratamiento. “Estamos investigando la posibilidad de colaborar con entidades que son puntos de recogida”, dice Pellion. “No aumentarían los costes para Glovo y hay marcas de restaurantes que quieren poder buscar soluciones para recoger envases o residuos derivados de sus productos”.

Leer más: Glovo experimentó un fuerte impulso en el segmento de alimentación durante el coronavirus y está preparada en caso de rebrote, según el cofundador de la compañía

Hasta la fecha, la compañía ha lanzado otras iniciativas como la alianza con los supermercados ecológicos Veritas. “Vemos un creciente interés de los consumidores por los productos veganos y la comida sana”, revela Pellion. De hecho, Glovo Market, el supermercado de la compañía, acaba de crear una gama de productos veganos de la mano de Eura.

La compañía catalana pretende reducir su huella de carbono en toda la cadena de valor antes de finales de 2021. “En 2020 compensamos 35.000 toneladas de CO2 de la parte logística. A finales de 2021 queremos compensar también el packaging, el desperdicio alimentario y el delivery”, dice Pellion, que si bien reconoce que es un reto ambicioso pretende afrontarlo de la mano de todo el ecosistema en torno a la compañía. 

En cualquier caso, Pellion no deja pasar por alto que el mayor reto, actualmente, es el impacto del COVID-19 en lo que respecta a la sostenibilidad. Y ya no es sólo por el aumento del uso de los plásticos de un sólo uso: “Tenemos miedo a que haya una reducción de los recursos dedicados a estos temas”, revela el ejecutivo. “Las consecuencias del cambio climático se hacen sentir cada vez con más fuerza y esto es una vista previa de lo que pasará en 10 o 20 años. Tenemos que ser muy eficientes en el uso de recursos y enfocarnos a estos objetivos sociales y medioambientales”.

LEER TAMBIÉN: El 'delivery' cambia los supermercados por las estaciones de servicio: Glovo sigue los pasos de Deliveroo y Uber Eats y se alía con Carrefour para enviar la compra desde las estaciones de servicio de Cepsa

LEER TAMBIÉN: El Corte Inglés se atreve con el delivery: probará este año a llevar comida a domicilio

LEER TAMBIÉN: Just Eat y Takeaway se fusionarán para crear el mayor gigante del 'delivery' del mundo, mientras sus rivales pisan el acelerador para ser primeros en el mercado

VER AHORA: La guerra de la que nadie habla: qué está haciendo la Oficina de Patentes y Marcas para impulsar la soberanía industrial española frente a potencias como EEUU o China