Estrés laboral: cómo identificarlo y gestionarlo eficazmente, según una experta psicóloga

Las interrupciones en el trabajo son una de las causas de estrés laboral.

Malte Mueller/Getty Images

Cada vez más, los trabajadores están experimentando gran malestar en sus lugares de trabajo. No importa el sector laboral, en todos ellos los empleados están tomando la decisión de renunciar a su puesto debido, principalmente, a razones de estrés. 

Esta tendencia, que ha sacudido el mercado laboral de Estados Unidos y que ha llegado a España, se conoce como la gran dimisión

Franziska Lauter es una psicóloga que imparte seminarios contra el estrés y trabaja como consultora de particulares y empresas. Para ella, el estrés se convierte en un problema cuando no se satisfacen las necesidades básicas. 

Algunas de forma general, como la necesidad de no tener dolor o de comer, pero otras necesidades son específicas a cada individuo. "Muchas personas también tienen una necesidad de reconocimiento o de autorrealización", explica la experta. 

Sentirse infravalorado o sin retos en el trabajo puede generar estrés, agotamiento, aburrimiento e incluso depresión, desencadenantes de estrés interno. En el lugar de trabajo se producen los desencadenantes externos del estrés, como la presión del tiempo o las interrupciones, comenta Lauter. 

Si tu trabajo ya no te motiva, estos consejos te harán más llevadera una crisis laboral

Los desencadenantes más comunes del estrés laboral se dan cuando existe una sobrecarga de trabajo, cuando no hay suficiente tiempo o cuando las expectativas de trabajo son muy altas. 

Según la experta, las interrupciones en la dinámica de trabajo producidas por las notificaciones del móvil o el correo, o la solicitud repentina de información, son también otra de las principales causas de estrés. "Esto produce un efecto similar al de tener a alguien de pie a tu lado pinchándote constantemente". 

Cómo identificar tus factores de estrés

La principal tarea ante este sentimiento de malestar es identificar cuál es su causa. 

"Hay que preguntarse qué es lo que produce estrés, si son las conferencias o si las demasiadas responsabilidades, si el trabajo es demasiado para una sola persona, o si el trabajador no se siente suficientemente desafiado. En una situación así, hay que escucharse a uno mismo con atención", explica Lauter. 

Una de las técnicas que se utilizan para identificar los elementos de estrés es recordar las situaciones concretas en las que se siente ese estrés y preguntarse qué o quién lo provocó. 

Cómo combatir el estrés en el trabajo

Según la experta psicóloga, es fundamental para combatir el estrés que si un empleado se da cuenta de que algo está fuera de su control y le está generando malestar, tiene que comunicárselo con sus supervisores y su equipo. 

"Las reuniones se suelen percibir como elementos de estrés", explica. La carga de trabajo hace mirar a las reuniones como tiempo que se pierde para sacar adelante las tareas. 

Una solución a esto es reestructurar las reuniones y hacerlas más específicas, añade Lauter, que recomienda que los trabajadores sean directos y sugieran cómo creen que sus jefes podrían dirigir las reuniones de forma más eficiente o que el equipo cancelase reuniones no necesarias. 

Otro enfoque está en la organización del propio empleado. "Las personas escrupulosas tienden a ir más allá de sus límites", afirma la psicóloga. Aquellos que utilizan su carrera para definirse a sí mismos suelen trabajar en exceso, añade. Esto puede conducir a un agotamiento a largo plazo y a un descenso del rendimiento. 

La experta ayuda a los trabajadores a definir cómo es un buen día de trabajo, y les anima a plantearse cómo hacen sus tareas y cuándo, si su momento de creatividad es por las mañanas o por las tardes, y si hacen las pausas adecuadas. 

Un empleado que optimice su horario le ayudará a mantener el límite entre el trabajo y el descanso, añade. Algunos de los métodos para lograrlo son:

Comerse la rana primero: hacer en primer lugar las tareas desagradables para liberar la mente el resto del día. 

Hacer las tareas más urgentes: priorizar los trabajos que requieren una solución rápida e intentar hacerlas inmediatamente. De este modo, la lista de tareas pendientes se acorta y se clarifica, reduciendo los niveles de estrés. 

La Matriz Eisenhower: Se trata de un mecanismo que divide las tareas pendientes en cuatro campos, lo "importante y urgente", "importante, pero no urgente", "urgente, pero no importante" y "no urgente y no importante". 

Las tareas relevantes y urgentes son las que tienen que tener prioridad, mientras se pueden programar las que son importantes pero no urgentes para una fecha y hora precisas. 

También, para los que tienen cargos de responsabilidad, una opción es delegar todo lo que es urgente, pero no relevante, pudiendo incluso ignorar todo lo que no corre prisa o no tiene mayor relevancia. 

Dedicar cinco minutos al principio del día a escribir o actualizar la lista de tareas, ayuda a estructurar las necesidades y recordar cuáles son las prioridades, añade la experta. 

La mala gestión del tiempo es un clásico factor del estrés. Si los trabajadores tienen la sensación de haber trabajado mucho, pero rendido poco, tienen que analizar su organización respecto al tiempo, explica Lauter. 

La técnica de gestión de tiempo que te ayudará a organizar tu jornada laboral para que no tengas tareas pendientes

Esta mala gestión de los tiempos puede provenir de una idea errónea de la multitarea. "Hay cosas que podemos hacer en paralelo, pero no se puede estar al teléfono y leer un correo o un mensaje de WhatsApp al mismo tiempo", explica la psicóloga. 

Si se intenta hacer esto, a menudo se acaban volviendo a hacer las mismas tareas, lo que resulta en una pérdida de tiempo. Esto implica también no responder a todas las demandas al mismo tiempo, establecer "periodos de silencio fijos" para no estar localizable, tras comunicarlo al resto de compañeros. 

Lauter también señala que es importante hacer frente a los factores de estrés en el trabajo y no limitarse a esperar a los fines de semana o las vacaciones para aliviar el malestar. Muchas personas intentan compensar el estrés laboral con una relajación extra en su tiempo libre, en vez de pensar cómo cambiar o afrontar los factores que lo producen. 

La desintoxicación de la dopamina o "desconexión digital" es saludable, pero no resuelven los problemas de estrés en el trabajo de los empleados. Al fin y al cabo, añade, todo vuelve a empezar cuando llega el lunes o se acaban las vacaciones. 

Otros artículos interesantes:

¿Has sentido una emoción especial al disfrutar de una serie por la que no dabas dos duros? La dopamina es la causante de lo que sentimos cuando vemos series en plataformas

La forma más simple y efectiva de evitar que el estrés en el trabajo afecte a tu relación, según una psicoterapeuta

9 consejos para gestionar mejor el tiempo y ser más productivo, según varios directivos de Recursos Humanos

Te recomendamos