Pasar al contenido principal

Este niño robot que sangra, llora y orina de verdad es la solución perfecta para la prácticas de los estudiantes de Medicina

  • Pediatric HAL es un robot que es capaz de sangrar, llorar, orinar e imitar ciertos comportamientos humanos.
  • Los estudiantes de Medicina pueden usar a HAL para aprender a diagnosticar.
  • Pediatric HAL es parte de la línea de robots de Gaumad, que también tiene robot que simula a una mujer embarazada y a un recién nacido.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: Este robot médico sangra y llora de verdad. Su nombre es Pediatric HAL.

HAL: Hola, soy Pediatric HAL. Puedo mostrarte lo que siento por cómo muevo la cara y los ojos.

Narrador: HAL es parte de una línea de robots de entrenamiento médico fabricados por una empresa llamada Gaumad. Gaumad fabrica robots con aspecto humano capaces de simular un parto, el cuidado de un recién nacido, cirugía y las heridas por traumatismos. Pediatric HAL ha sido diseñado para imitar las reacciones de un niño que ronde los 5 años de edad. Durante la formación, los médicos, las enfermeras y el personal de primeros auxilios practican varias situaciones con HAL antes de tratar con pacientes reales.

James Archetto: Respira, llora y habla. Mueve la cabeza hacia adelante y hacia atrás. Mueve los ojos. Tiene presión sanguínea, pulso, oximetría, se le puede medir la glucosa... 

Narrador: En muchas situaciones, los estudiantes de Medicina practican con ciertos “pacientes” que realmente son actores que fingen ciertos síntomas, pero estos actores probablemente no quieran ser pinchados con una aguja una y otra vez. En cambio, los estudiantes pueden usar a HAL para aprender a realizar ciertos procedimientos físicamente más invasivos, como colocar un tubo de respiración o introducir una vía intravenosa. Y gracias a que su cuerpo es programable, HAL es capaz de mostrar distintos estados de salud que un actor no sería capaz de imitar.

Cuando pasas una luz por delante de los ojos de HAL, sus pupilas pueden o no dilatarse. Ni siquiera los actores verdaderamente brillantes pueden controlar sus pupilas. HAL también responde a equipos reales. Si presenta una línea plana, una enfermera puede emplear un desfibrilador para darle un choque a su corazón para que vuelva a la acción. HAL también tiene una gran variedad de motores internos y bombas que mueven el aire y los fluidos, ayudando a imitar funciones corporales como la respiración, o necesidades fisiológicas.

Leer más: A la gente le cuesta apagar robots que ruegan no ser apagados: "Me dan lástima" 

Archetto: Tiene un pequeño depósito en el dedo izquierdo, el dedo corazón izquierdo, para medir la glucosa. Así que puedes coger un glucómetro y poner una solución de glucosa de verdad, pinchar su dedo y obtener una lectura real de la glucosa.

Narrador: HAL también tiene compartimentos donde contiene orina falsa, sangre falsa e incluso tiene uno en la cabeza que contiene lágrimas falsas. Tiene sangre artificial. Realmente se trata de un polvo al que se le agrega agua y se crea un fluido rojo, pero también hay orina, y como ya he dicho, hay lágrimas. Para las lágrimas, está el agua.

Narrador: El profesor puede también ir modificando las reacciones de HAL sobre la marcha. Si el equipo que lo trata está trabajando lo suficientemente rápido, el formador puede programar el software de HAL para que su presión arterial suba o que su respiración se acelere.

Archetto: Nunca nada sucede como está planeado en una sala de urgencia o cuidados intensivos. Así que, aunque tengas un plan de acción para un paciente en particular, algo puede cambiar y todo puede salir mal de repente. Podemos hacer que HAL responda como lo haría un paciente de verdad. Esto se ha convertido en algo maravilloso y muy valorado en los entornos de aprendizaje.

Narrador: Pero HAL no solo enseña a los médicos y a las enfermeras a realizar procedimientos médicos. Ayuda a todos los estudiantes a aprender a interpretar y responder adecuadamente al comportamiento de los pacientes más jóvenes. Cuando miras a HAL, puedes ver que no es un niño de verdad, pero sus expresiones faciales y sus emociones simuladas siguen teniendo efecto en los médicos y enfermeras en formación.

Henry Henao: Tenemos un concepto llamado suspensión de la incredulidad. Es el hecho de que, vale, sé que es un maniquí, un simulador. Saben que es un maniquí y que está hecho de plástico y de partes electrónicas, pero hay que mirar más allá de eso. Así que, les pedimos que obvien el hecho de que no es un paciente real, y una vez ignoran esto comienzan a establecer conexiones muy humanas con el paciente que tienen enfrente. Y ellos acaban empatizando.

Narrador: La gente no siempre se comunica verbalmente, especialmente los niños más pequeños, y es por eso que los creadores de HAL lo programaron para que también tuviera reacciones no verbales.

Archetto: Cuando llora, llora con lágrimas de verdad y eso es muy importante porque, de nuevo, es una forma de comunicarse.

Narrador: A veces, las respuestas de HAL son tan reales que la gente acaba respondiéndole como si fuera un ser humano.

Archetto: HAL estaba allí, sentado en su cama y provocamos que llorara. Una de las enfermeras que estaba presente, se agachó, lo levantó y trató de consolarlo. Ella acabó abrazándolo. Ese es el impacto que tiene sobre los cuidadores. Esto hace que el escenario sea más realista.

HAL: Mi familia dice que soy uno de los niños más listos de la zona. Puedo enseñarte como me siento por como muevo la cara y los ojos, y si me hablas, te responderé.

Te puede interesar