Cría conocimientos y échate a dormir: un estudio sugiere que no le quites horas de sueño al estudio si quieres aprender más

Pato Donald durmiendo

Disney

Seguramente tú también te hayas quedado despierto hasta tarde para apurar las últimas horas de estudio y repasar el temario antes de un examen importante. ¡Craso error! Tu cerebro necesita que duermas las suficientes horas para consolidar el proceso de aprendizaje, tal y como confirma un nuevo estudio. 

Quitar horas de sueño para dárselas al estudio es una práctica académica que entorpece la fijación de conocimientos, han descubierto investigadores de la Universidad de Brown en los Estados Unidos y el Centro RIKEN para la Ciencia del Cerebro en Japón.

Los hallazgos de su investigación, que aparecen recogidos en The Journal of Neuroscience, aportan evidencias de que existe un proceso específico por el que el sueño te ayuda a absorber lo que aprendes mientras estás despierto.Cuanto más duermes, más tiempo tiene el cerebro para este procesamiento de datos.

Existen 2 modelos en conflicto por los que los científicos explican este fenómeno: el primero afirma que la cantidad que una persona aprende mientras duerme es el resultado de cómo funciona el cerebro cuando está despierta, mientras que el segundo establece que lo que retiene durante el sueño se relaciona con un proceso neuronal específicamente relacionado con el aprendizaje.

¿Eres delfín o león? Tu cronotipo guarda relación con la salud de tu corazón y el peligro de diabetes, obesidad y alteraciones metabólicas

Dirigidos por la doctora Yuka Sasaki, los investigadores utilizaron 2 conjuntos experimentales de voluntarios humanos para explorar cuál de ambos modelos tenía más probabilidades de ayudar en el aprendizaje. 

En el primer experimento, los sujetos aprendieron una tarea de aprendizaje de percepción visual (VPL) llamada tarea de discriminación de textura (TDT), que mejora la capacidad cognitiva para comprender lo que ven los ojos, optimizando capacidades como la percepción visual, la memoria visual y secuencial, la diferenciación de objetos y las relaciones visoespaciales.

Los participantes del primer grupo se sometieron a una prueba de preentrenamiento, un entrenamiento de TDT y una prueba de posentrenamiento. La segunda prueba fue seguida de una siesta de 90 minutos, tras que la que se llevó a cabo una tercera prueba para medir el aprendizaje. 

Los voluntarios del segundo grupo también realizaron la tarea TDT y se sometieron a pruebas antes y después de la siesta de hora y media. A diferencia de sus contrapartes, los científicos estructuraron la prueba, de forma que se interfirió en el proceso de aprendizaje.

El modelo dependiente del aprendizaje confirma que el sueño fija los conocimientos

Empleando el modelo dependiente del aprendizaje, los investigadores averiguaron que el sueño facilita la absorción de conocimientos. 

Los resultados muestran que los participantes del primer grupo experimental mostraron mejoras en su comprensión de la tarea VPL después de la siesta de 90 minutos. Mientras, los del segundo mostraron poca o ninguna mejora debido a la colocación de la condición de interferencia en su entrenamiento.

También se midieron las ondas cerebrales mientras los sujetos dormían, registrando 2 clases de señalización cerebral: actividad theta durante el sueño de movimiento ocular rápido (REM) y actividad sigma durante el sueño no REM, asociado con el proceso dependiente del aprendizaje.

Trucos para dormir si te desvelas en mitad de la noche

Las ondas theta guardan relación con aprendizaje y la memoria, mientras que la actividad Sigma es fundamental para consolidar recuerdos a largo plazo. 

La investigación sugiere que irse a la cama temprano y no robarle horas de sueño al aprendizaje es clave para apuntalar conocimientos.  "Si se pudiera modificar el horario escolar para que los niños duerman más tiempo por la noche, sería genial", dice la doctora Sasaki a Medical News Today 

Dado que el estudio abarcó principalmente el aprendizaje visual, el equipo pretende investigar otras áreas cerebrales durante el sueño. "Está por probarse si el hallazgo podría extrapolarse a cualquier tipo de aprendizaje". 

"El aprendizaje visual involucra principalmente la corteza visual, mientras que el aprendizaje motor involucra principalmente la corteza motora. Dependiendo de las redes neuronales involucradas, es posible que los mecanismos subyacentes difieran", concluye la autora.

Otros artículos interesantes:

El otro peligro de dormir poco: tu grasa abdominal aumenta y va directamente al compartimento más peligroso de tus vísceras, según un estudio científico

Baja las persianas y apaga la luz: dormir con iluminación afecta a tu salud cardíaca y aumenta tu riesgo de diabetes

El patrón de sueño que seguían tus ancestros no era de 8 horas seguidas, lo que podría dar pie a pensar que hay otras formas saludables de dormir

Te recomendamos