Pasar al contenido principal

Un estudio demuestra que las aerolíneas esquivan pagar indemnizaciones por retrasos alargando los tiempos de vuelo

Colas aviones avión Air France aeropuerto
Colas de aviones de Air France, en el aeropuerto Charles de Gaulle de Roissy, cerca de París, Francia, el 26 de agosto de 2018. REUTERS/Christian Hartmann

Una investigación de la revista especializada en viajes Which? Travel revela que los vuelos tardan, de media, 35 minutos más que hace 10 años en llegar a sus destinos.

Es lo que al menos muestran los horarios de estos vuelos. Según la investigación, 76 de los 125 vuelos analizados tardaron más que en 2008 en llegar a su destino, siempre teniendo en cuenta los horarios.

Y los datos de Which? no son los únicos que apuntan en ese sentido: cifras de los analistas de aviación OAG muestran que 9 de 11 rutas de Ryanair tienen hoy día una duración mayor. Incluso uno de los trayectos más cortos de la compañía, el de Londres Stansted a Berlín Schönefeld es 10 minutos más largo, de media.

Otras rutas como la de Londres Gatwick al JFK de Nueva York o la de Londres Heathrow a Bangkok y Singapur también tardan, de media, 20 minutos más.

También es el caso de 9 de las 12 rutas de Virgin Atlantic analizadas. Por ejemplo, la de Londres Heathrow a Newark Liberty International, en Nueva Jersey, duraba 35 minutos más. Igualmente 16 de los 26 vuelos de Easyjet estudiados tardaban más: el de Londres Gatwick a Berlín, en este caso, 19 minutos más. 

La duda es lógica: ¿tardan los aviones más en realizar los mismos recorridos? ¿Cuáles son las razones por las que, aunque la tecnología avance hacia sistemas de transporte de muy alta velocidad, los viajes en avión sean, aparentemente, más lentos?

Las razones no están claras: van desde la saturación del espacio aéreo, que crece con el desarrollo de esta industria, a que algunas rutas dan rodeos por razones de seguridad o a que los aviones vuelan más lento para reducir su consumo de combustible, pasando porque las compañías podrían estar dándose más tiempo en los mismos trayectos.

Leer más: Las 15 mejores aerolíneas de Europa, según uno de los ránkings más prestigiosos del mundo

British Airways, por ejemplo, ha declarado haber cambiado algunas de sus rutas que pasaban por el este de Europa por razones de seguridad, como la ruta que hacía el avión de Malaysia Airlines que fue abatido al pasar por Ucrania en 2014.

Entre las aerolíneas que reconocen estar volando a una menor velocidad para ahorrar combustible están British Airways, Ryanair y Virgin Atlantic. Ryanair llegaba a sugerir que este gesto les permitía hacer los vuelos más eficientes, y, por tanto, reducir tarifas, por ejemplo en 12,99 libras (14,37 euros) en su vuelo de Londres a Berlín.

Leer más: Las 6 empresas que aspiran a liderar el futuro de los aviones eléctricos 

Por otro lado, otras fuentes consultadas por el mismo medio apuntaban a que las aerolíneas podrían estar "ampliando" sus horarios, sobre el papel, debido a que las consecuencias de que un vuelo se retrase son enormes (y provocan un efecto dominó, sobre todo en el resto de los vuelos).

En cambio, si está previsto que un avión llegue a una hora determinada y lo hace antes, las aerolíneas mejoran en los ránkings de puntualidad: win-win. Por eso podría parecer que los vuelos ahora tardan más, cuando tardan lo mismo: simplemente los viajeros notarán que no llegan a la hora que aparecía en sus billetes, sino minutos antes, y así se reducen las posibilidades de que los vuelos lleguen con retraso.

Te puede interesar