Pasar al contenido principal

Estudios relacionan la contaminación del aire con un mayor riesgo de padecer diabetes

la contaminación del aire contribuye a la diabetes
PxHere

La contaminación del aire es una amenaza mundial que de acuerdo a los datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es causante cada año de alrededor de siete millones de muertes anuales relacionadas tanto por la calidad del aire que se respira.

Desde esta organización se advierte que la mala calidad del aire es causante de numerosos y serios problemas de salud y está relacionado con el riesgo de padecer apoplejía, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias crónicas y agudas, incluido el asma.

Ahora un nuevo estudio revela que existe una relación directa entre la contaminación del aire, incluso a niveles considerados seguros, con un riesgo más elevado de padecer diabetes.

Concretamente la investigación ha establecido que esta relación se establece incluso en niveles bajos considerados seguros por organismos como la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) y la Organziación Mundial de la Salud (OMS). Un dato significativo en la línea de otros estudios que muestran que estos índices marcados pueden ser muy perjudiciales.

Leer más: Estas son las ciudades más pobladas con mayor contaminación del mundo, según la OMS

Según las estimaciones, actualmente más de 420 millones de personas en todo el mundo padecen diabetes. Una cifra que en nuestro país afecta a un total de 6.000.000 personas según la Federación española de diabetes (FEDE). Cada año cerca de 400.000 personas desarrollan diabetes tipo 2 en España.  La OMS estima que para 2030 la diabetes será a nivel mundial la séptima causa de defunción.

Entre los motivos que favorecen la aparición de esta enfermedad se encuentran llevar una vida sedentaria y una dieta poco saludable, así como padecer obesidad. Ahora se ha demostrado que agentes exteriores como la calidad del aire pueden tener una estrecha relación con el desarrollo de diabetes. Los análisis indican que la contaminación reduciría la producción de insulina en el organismo.

Contaminación

En general, los investigadores estimaron que la contaminación contribuyó a 3,2 millones de nuevos casos de diabetes a nivel mundial en 2016,  aproximadamente el 14% de todos los nuevos casos de diabetes a nivel mundial ese año. Para ello se basaron en el índice PM 2,5 que mide las calidad del aire a partir de las partículas en suspensión de un diámetro inferior a 2,5 µm presentes en la atmósfera.

Publicado el pasado 29 de junio en la publicación científica The Lancet Planetary Health, el estudio ha sido realizado por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en colaboración con  científicos del Centro de Epidemiología Clínica del VA St. Louis Health Care System, (Sistema de Cuidados para la Salud de los Veteranos del ejercito estadounidense)

Para llevar  a cabo estos datos la investigación se centró en 1,7 millones de veteranos de EE. UU., sin antecedentes de diabetes, a los que se siguió durante una mediana de 8 años y medio. Los datos obtenidos de este periodo fueron vinculados después a los sistemas terrestres de monitorización del aire de la EPA, así como con los satélites espaciales operados por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA). Para evaluar la contaminación del aire exterior, los investigadores analizaron partículas microscópicas de polvo en el aire, suciedad, humo, hollín y gotas de líquido.  Con estos datos diseñaron un modelo capaz de evaluar el riesgo de diabetes con distintos niveles de contaminación.

Mayor riesgo de diabetes en países pobres

Según los resultados indicados, una muestra de participantes expuestos a la contaminación a un nivel de entre 5 y 10 microgramos por metro cúbico de aire, alrededor del 21% desarrolló diabetes. Cuando esa exposición aumentaba de entre 11.9 a 13.6 microgramos por metro cúbico de aire, el porcentaje que desarrolló la enfermedad fue del 24%.

Entre los hallazgos obtenidos, el estudio indica que el riesgo de desarrollar diabetes por la calidad del aire se incrementa en los países con menores ingresos, ya que estos carecen de políticas de aire limpio y sistemas que minimicen el impacto de la contaminación atmosférica en sociedad. Las tasas de años de vida ajustados por discapacidad (DALY o AVAD) aumentaron a medida que disminuía la clasificación de ingresos del Banco Mundial, y el índice sociodemográfico.

Los años de vida por discapacidad es una medida de carga de la enfermedad global, que se aplica a la hora de estimar la salud general y la esperanza de vida en los países. Los resultados  estimaron que 8,2 millones de años de vida sana se perdieron en 2016 debido a la diabetes relacionada con la contaminación

El mapa A muestra la carga de diabetes incidental estandarizada por edad atribuible a PM2,5 por cada 100.000 habitantes. El mapa B refleja los años de vida ajustados por discapacidad (DALY) estandarizados por edad debido a diabetes incidental atribuible a PM2,5 por 100.000 habitantes. El índice de calidad de aire PM 2,5 mide las partículas en suspensión de un diámetro inferior a 2,5 µm .

De acuerdo a esto, los países afectados por la pobreza que enfrentan un mayor riesgo de contaminación por diabetes incluyen Afganistán, Papúa Nueva Guinea y Guyana, mientras que los países más desarrollados, entre los que se encuentra nuestros país, experimentan un menor riesgo.

El estudio ha determinado también que a nivel mundial en 2016 hubo 206.105 muertes por diabetes atribuibles a la exposición a PM2,5. Este tipo de partículas de pequeño tamaño se ha demostrado que pueden resultar muy perjudiciales para la salud. A nivel europeo la introducción de niveles de PM 2,5 como contaminantes a controlar no se aprobó por el Parlamento hasta 2010.

Te puede interesar