Pasar al contenido principal

Qué es un ETF o fondo cotizado y cuáles son sus ventajas

Un agente de bolsa trabaja en el parqué de la New York Stock Exchange
Un agente de bolsa trabaja en el parqué de la New York Stock Exchange Reuters
  • Una alternativa de inversión, sin lugar a dudas, es la de un ETF como se conoce por sus siglas en inglés a los fondos cotizados.
  • Un factor que beneficia a los ETF con respecto a otros vehículos como los fondos de inversión son las bajas comisiones debido a los bajos costes de transacción.
  • En el plano de las desventajas encontraríamos los costes adicionales que suponen las comisiones de compra, venta y custodia.

Hay múltiples vehículos de inversión más allá de acciones tradicionales o de bonos. También, incluso más allá de los fondos tradicionales. En este sentido, una alternativa, sin lugar a dudas, es la de un ETF (por sus siglas en inglés) o fondo cotizado, que es un conjunto diversificado de activos (similar a un fondo de inversión), pero que cotiza en bolsa con las mismas características que una acción

Así las cosas, la meta que tiene un ETF se puede resumir en tres conceptos: 

  • Generar rendimiento de algún índice en concreto.
  • Beneficiarse de la liquidez y transparencia que ofrece su cotización en el mercado;
  • Ofertarse con menores costes en comparación con otros activos. 

Este producto puede ser un índice de acciones, de renta fija, de materias primas, aunque puede ser una cesta de valores e, incluso, un abanico de fondos de inversión aglomerados en un ETF. La rentabilidad conocida por parte de todo el público y puede contrastarse sin ningún problema, lo cual permite observar un mayor grado de transparencia

Mediante un fondo de inversión clásico el valor de mercado se determina cuando cierra el mercado para establecer las suscripciones y reembolsos que ha habido. Por el contrario, en un ETF funciona de otra manera: Se calcula en el mismo momento, normalmente a través de la institución financiera propietaria de la gestora del ETF, y se fija un abanico de precios en torno al valor liquidativo con un volumen suficiente para responder al flujo habitual de órdenes realizadas.

Leer más: 5 conceptos básicos que debes conocer para comenzar a invertir en bolsa

Ventajas de los ETF con respecto a los fondos de inversión

Sin lugar a dudas, si hay que destacar un factor que beneficia a los ETF con respecto a otros vehículos como los fondos de inversión son las bajas comisiones debido a los bajos costes de transacción. 

Otra de las ventajas se puede considerar el hecho de que cotiza en los mercados. Es decir, se puede comprar a un precio concreto con una orden limitada (igual que las acciones) o bien adquirirlo cuando alcance el precio que tenemos estimado. Se puede jugar con la cotización del mercado, mientras que los fondos se compran en el momento al término de la sesión. 

Asimismo, son productos que se ajustan a la tendencia general del mercado. Para un inversor pasivo y que sigue los movimientos de largo plazo, este tipo de inversiones le puede resultar bastante interesante. 

Incovenientes de los ETF

En el capítulo de desventajas de estos activos se encuentran principalmente dos. En primer lugar, los costes adicionales que suponen las comisiones de compra, venta y custodia. Hay que equilibrarlos midiendo el diferencial de comisiones del fondo. 

Como contrapartida nos encontramos con el tema de la fiscalidad, que es más desfavorable por los "traspasos". Estos hacen que difiera de la tributación de los fondos de inversión, lo cual hace que sea el principal caballo de batalla de las gestoras que ofrecen los ETFs a sus clientes. 
 

Y además