El próximo impulso al coche eléctrico podría ser la normativa europea Euro 7, que convertirá fabricar vehículos de combustión en un "desafío tremendo", según un directivo de Volkswagen

Tráfico coches atasco
  • La normativa Euro7, que debería aprobarse durante este año y entrar en vigor en 2025, hará más estrictos los límites de emisiones de los vehículos.
  • Estos límites podrían convertir la fabricación de vehículos de combustión en "un desafío tremendo", según el director de desarrollo de Volkswagen.
  • En España, el Gobierno invertirá 4.300 millones en un PERTE para el desarrollo del vehículo eléctrico.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El desarrollo del coche eléctrico en Europa —que tomada en conjunto ya es el primer mercado mundial de este tipo de vehículos, porque en 2020 superó en ventas a China— tendrá un nuevo espaldarazo más allá de los subsidios estatales o las inversiones de las marcas en vehículos y baterías. Se trata de la nueva normativa sobre emisiones de vehículos de combustión, conocida como Euro 7 y que está en tramitación, que podría dificultar en gran medida el desarrollo de los coches de gasolina y diésel.

La Euro 7, que delimitará los máximos de emisiones contaminantes permitidos por parte de automóviles, furgonetas, camiones y autobuses impulsados por gasolina y diésel, debería aprobarse durante el cuarto trimestre de 2021 según la Comisión Europea, y podría situar el máximo de emisiones entre los 10 y los 30 miligramos al kilómetro de óxido de nitrógeno (NOx), este segundo límite fruto de la presión de los fabricantes. Actualmente la norma Euro 6D Temp exige entre 60 y 80 mg/km para los vehículos de gasolina y diésel, respectivamente.

Estos límites, aún bajo discusión, podrían tener como resultado que fabricar coches impulsados a la manera tradicional se convierta en "un desafío tremendo", según el director de desarrollo de Volkswagen, Thomas Ulbrich.

"Si nos preguntamos cuál será el punto en el que los beneficios de producir un vehículo eléctrico y uno de combustión se igualen, hay que tener en cuenta que con la Euro 7 se producirán tremendos desafíos para el conjunto de los motores de combustión interna", consideró el ejecutivo de la marca alemana en declaraciones al Financial Times.

Euro 7: así es como Europa puede acabar con los coches diésel y gasolina en 2025

La presidenta de la VDA, la organización que agrupa a los fabricantes de la industria automovilística alemana, Hilldegard Müller, consideró en abril que la Euro 7, aunque ha rebajado sus exigencias respecto a su propuesta inicial, está "en los límites de lo tecnológicamente posible" y señaló que su organización estará "vigilante" para que "construir vehículos de combustión interna no sea imposible con la Euro 7".

Lo que sí podría dificultarse sobremanera con esta nueva normativa es que se vuelvan a construir coches pequeños de combustión de tipo urbano. Según la propuesta del grupo asesor de la Unión Europea en emisiones de vehículos (AGVES, por sus siglas en inglés), los vehículos que circulan a velocidades inferiores a 50 kilómetros por hora superan los 50 miligramos al kilómetro de NOx, lo que les obligaría a incorporar una batería adicional para alimentar varios sistemas del vehículo, como el aire acondicionado, para depender menos del motor y reducir emisiones. Esto los haría inviables económicamente, lo que supondría la eliminación de este segmento pequeño en motor de combustión, que tendría que ser híbrido o eléctrico, según El Mundo.

España anuncia un plan de 24.000 millones para impulsar el vehículo eléctrico

A los paquetes de ayudas aprobados por varios gobiernos europeos —en España el Moves III— y las iniciativas de grandes compañías automovilísticas del continente como Volkswagen, Mercedes, Renault o Volvo se sumó este martes un plan de inversiones en vehículos eléctricos vinculado a las ayudas europeas de recuperación tras la pandemia, anunciado por el gobierno español.

Este Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) supondrá la inversión de 4.300 millones de euros en fondos públicos, que activarán una inversión privada de 19.700 millones en el sector, para sumar 24.000 millones según las previsiones del Gobierno.

El objetivo del plan es que el sector automovilístico añada una contribución al Producto Interior Bruto de entre el 1 y el 1,7% y sume 140.000 puestos de trabajo relacionados con el vehículo eléctrico y el desarrollo y fabricación de baterías, con nuevos programas de formación profesional y cualificación digital vinculados a este sector. 

Con este plan, el Gobierno prevé que en 2023 se hayan matriculado 250.000 vehículos eléctricos y se desplieguen entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga.

Otros artículos interesantes:

Euro 7: así es como Europa puede acabar con los coches diésel y gasolina en 2025

Un 70% de los puntos de carga de coches eléctricos instalados en la Unión Europea están concentrados en 3 países: los fabricantes llaman a la acción para evitar una Europa de dos velocidades

El coche autónomo transformará la industria "mucho más" que el eléctrico, según el CEO de Volkswagen: "El coche cambia mucho con la conducción autónoma"