Pasar al contenido principal

Los eurobonos resucitan gracias al coronavirus: Alemania ya no se opone frontalmente a emitir deuda conjunta de la eurozona

La canciller alemana Angela Merkel en una reunión extraordinaria de su gobierno sobre el coronavirus

Reuters

  • En 2011, la Comisión Europea propuso la emisión conjunta de deuda de los países de la eurozona, los llamados eurobonos, para paliar los efectos de la crisis económica.
  • La iniciativa se desestimó por el rechazo de Alemania, Países Bajos y otros estados miembros del norte de Europa.
  • El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha propuesto este martes a sus homólogos comunitarios volver a estudiar la emisión de eurobonos ante el impacto económico del coronavirus.
  • La canciller alemana, Angela Merkel, ha respaldado que los ministros de Finanzas comunitarios debatan la propuesta, abriendo la puerta a su posible puesta en marcha.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El impacto económico del coronavirus está llevando a la Unión Europea y a sus miembros a un escenario que cada vez recuerda más al de la crisis financiera que comenzó en 2008. Los gobiernos anuncian planes de gasto, la deuda se dispara, el BCE lanza medidas de estímulo y liquidez, las bolsas se despoman a niveles que no se registraban desde hace 10 años y las autoridades de la eurozona vuelven a estudiar la posibilidad de emitir deuda conjuntamente.

En este último caso, los conocidos como eurobonos han vuelto a la actualidad en pleno debate en la UE sobre el volumen de su fondo de respuesta a la pandemia. La semana pasada, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció un paquete de 25.000 millones de euros, que después aumentó a 37.000 millones y que finalmente podría concretarse en un fondo de emergencia de 400.000 millones de euros a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Leer más: El BCE alerta de que el coronavirus puede provocar una gran crisis financiera como la de 2008 "si no se toman medidas urgentes en Europa"

Rescatar la propuesta de los eurobonos supone ahondar más en las divisiones en la UE entre países partidarios de mantener una estricta austeridad fiscal y presupuestaria, como Alemania, Países Bajos, Austria y los países nórdicos, y los que reclaman mutualizar la deuda y eliminar las restricciones de gasto público para atajar la crisis, con Italia, España y los socios del sur de Europa. Y, sin embargo, Alemania se ha mostrado dispuesta por primera vez a considerar esta propuesta.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha sido el responsable de volver a poner de actualidad los eurobonos, proponiendo este martes a sus homólogos comunitarios rescatar la propuesta de emitir deuda conjunta de la eurozona para paliar el impacto del coronavirus. La canciller alemana, Angela Merkel, ha recogido esta propuesta, respaldado que los ministros de Finanzas comunitarios debatan la propuesta y abriendo la puerta a su posible puesta en marcha.

La respuesta de Merkel contrasta con la reticencia que ha mostrado el Gobierno alemán desde 2011 hacia la mutualización de la deuda de la zona euro. Esta medida, que propusieron en 2010 los economistas Jakob von Weizsäcker y Jacques Delpla como respuesta a la crisis de deuda en la eurozona, fue planteada por la CE en 2011 pero se desestimó el año siguiente por el rechazo frontal de Alemania, Austria y Países Bajos.

Alemania volvió a posicionarse en contra de los eurobonos en 2017, después de la llegada a la presidencia de Francia de Emmanuel Macron, partidario de reforzar las estructuras de la UE. Hasta este pasado martes, el rechazo germano a la deuda conjunta de la eurozona ha sido firme, pero su postura parece haberse relajado debido al coronavirus, aunque por el momento se limite a consentir que el Eurogrupo debata la propuesta.

Leer más: Una pandemia de coronavirus podría restar un billón de dólares a la economía mundial y arrastrar a Europa y Asia a una recesión

De hecho, aunque el Gobierno alemán haya relajado su negativa a los eurobonos, no implica que Berlín vaya a apoyar su puesta en marcha. Además, otros socios como Países Bajos, Austria, Dinamarca, Finlandia, Suecia y las repúblicas bálticas, que forman un grupo denominado la Nueva Liga Hanseática, también se han mostrado en contra de mutualizar la deuda de la eurozona y podrían sumar suficientes apoyos para volver a paralizar el proyecto.

En el campo contrario, España, Italia, Bélgica y los países del sur de Europa intentarán buscar el respaldo del Gobierno francés a la emisión de eurobonos. Emmanuel Macron no ha respaldado públicamente la propuesta, pero su Gobierno ha apoyado reformar la eurozona mediante el refuerzo de la unión bancaria y fiscal y puede decantar la balanza con su postura sobre la deuda conjunta de la zona euro.

Y además