Pasar al contenido principal

La Comisión Europea reprende a Booking: la 'última habitación disponible' debe ser realmente la última

Trabajadores de Booking en sus nuevas oficinas de Tourcoing, Francia
Trabajadores de Booking en sus nuevas oficinas de Tourcoing, Francia Reuters
  • Booking se ha comprometido a adaptarse a las exigencias legales de la Unión Europea y a decir la verdad.
  • La plataforma de reserva de viajes se desprende, así, de las prácticas comerciales dudosas como ocultar los patrocinios en las clasificaciones, presionar a los usuarios con el tiempo o falsear los descuentos.
  • A partir del próximo julio de 2020, la plataforma tendrá que proponer ofertas reales y ceñirse a los requisitos legales de consumo de la Unión Europea a la hora de presentar descuentos y ofertas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

“Última habitación disponible, reserve ahora”. “Habitación con descuento”. Estos mensajes que tan habituales se han vuelto en las webs de reserva de vuelos y alojamientos están abocados a desaparecer de la página de Booking.com.

La Unión Europea ha detectado que la mayor parte de estos anuncios o bien son falsos o bien implican una manipulación de los consumidores. Y es que la última habitación que se puede reservar, resulta no ser la última. El precio a punto de agotarse, resulta, que no se agota o la suite con descuento, finalmente, sólo tiene el precio especial por el periodo vacacional del que se trata. Estos mensajes que tantos años han desconcertado a los usuarios de Booking quedarán erradicados de su plataforma de viajes. 

Booking se ha comprometido a adaptarse a las exigencias legales de la Unión Europea y a decir la verdad, desprendiéndose de las prácticas comerciales dudosas como ocultar los patrocinios en las clasificaciones, presionar a los usuarios con el tiempo o falsear los descuentos. Por tanto, a partir del próximo julio de 2020, la plataforma tendrá que proponer ofertas reales y se ceñirá a los requisitos legales de consumo de la Unión Europea a la hora de presentar descuentos y ofertas. 

Leer más: Por qué Google se ha convertido en un quebradero de cabeza para Expedia (y Booking y Airbnb pasan a segundo plano)

A partir de esa fecha, el gigante tecnológico, nacido en 1996, tendrá que abandonar las “técnicas de manipulación”, cambiando sus procedimientos para:

  • Dejar claro a los consumidores que “última habitación disponible” se refiere a la oferta en la plataforma.
  • No describa una oferta como “tiempo limitado” si estará disponible más adelante
  • Aclarar cómo se clasifican los resultados y si los pagos de un proveedor han influido en la lista 
  • Que quede claro cuando una comparación de precios se basa en las circunstancias y no es un descuento.
  • Asegurarse de que los descuentos implican ahorros de precio reales, proporcionando detalles de la tarifa estándar
  • Mostrar de forma clara el precio que pagarán los consumidores, incluyendo impuestos y tarifas.
  • Indicar claramente si el alojamiento lo oferta un profesional o un anfitrión privado.

“Como líderes del mercado, es vital que compañías como Booking asuman sus responsabilidades y garanticen que no existen técnicas de manipulación detrás de los sistemas de reserva, como presionar a los usuarios o presentar descuentos falsos”, señaló Didier Reynders, comisario europeo de Justicia y Consumidores.

Por su parte, Booking apuntó que había “colaborado voluntariamente con la Comisión Europea para llegar a compromisos con los consumidores”. Los cambios deberán implementarse en la plataforma antes de julio de 2020, según lo establecido por Bruselas, y las autoridades nacionales de protección del consumidor deberán monitorizar su implementación.

Y además