Pasar al contenido principal

Europa podría multar a Facebook con 1.400 millones de euros por su brecha de seguridad

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook
Reuters / Stephen Lam

El mayor perro guardián de la protección de datos en Europa pide cuentas a Facebook por el fallo de seguridad en su red social que ha afectado a más de 50 millones de usuarios. La Comisión de Protección de Datos de Irlanda tiene el cometido de vigilar las políticas del gigante tecnológico y ha anunciado que está investigando la responsabilidad de Facebook en su brecha de privacidad, según informa The Wall Street Journal.

El hackeo que ha sufrido Facebook pone a prueba la nueva ley europea que regula la protección de datos, el GDPR, con la que la compañía ya se ha visto las caras pero nunca por una materia tan grave. 

Aunque una brecha no es motivo de multa por sí misma, si la investigación determina que el hackeo se ha producido por una negligencia en las políticas que deberían proteger a los usuarios, el GDPR establece sanciones de hasta 20 millones de euros o del 4% de los ingresos anuales de la compañía. En el caso de Facebook, esto se concreta en el peor de los escenarios en una multa de hasta 1.630 millones de dólares (unos 1.400 millones de euros), según estima The Wall Street Journal.

La normativa normativa europea también prevé sanciones si las brechas no son notificadas a los reguladores en un plazo de 72 horas. Aunque técnicamente Facebook si cumplió con el requisito y emitió un comunicado a tiempo, la Comisión de Protección de Datos de Irlanda se queja de que le faltaban detalles, según revela The Wall Street Journal.

Leer más: Los perfiles sombra: el truco de Facebook para compartir datos que no quieres que se sepan con anunciantes

Si bien la información inicial de la compañía no fue muy completa y el comunicado advertía de que la "investigación estaba aún en sus primeras etapas", han ido actualizando los datos a medida que se descubrían más detalles, llegando a revelar que el hackeo también afectaba a Tinder, Spotify e Instagram y que entre las víctimas estaban el propio Mark Zuckerberg y la COO, Sheryl Sandberg. 

Por lo tanto, la mayor preocupación de Facebook debería ser acreditar que se ha esforzado lo suficiente por proteger los datos de los usuarios. Las recomendaciones del GDPR a las grandes compañías incluyen minimizar el volumen de información que recogen de los usuarios, ya que cuanta más recogen, mayor es el riesgo en caso de producirse una brecha.

Esto no deja a Facebook en una posición cómoda, y desde luego supone un nuevo golpe para una compañía que intenta volver a ganarse la confianza de los usuarios después de la factura que le están pasando los sucesivos escándalos

Te puede interesar