Europa podría quedarse sin gas si hay un invierno muy frío: las reservas están en su cifra más baja de los últimos 10 años

Un técnico en una planta de gas natural
Reuters
  • Las reservas nacionales de gas de Europa están en su cifra más baja de los últimos 10.
  • Antes del invierno suelen llenarse alrededor del 90%, pero este año apenas superan el 75%.
  • Expertos del sector energético advierten de que podría haber cortes en el suministro si resulta siendo un invierno muy frío, según La Vanguardia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Europa puede no estar lo suficientemente preparada para afrontar el invierno. O al menos no un invierno que parece que va a ser muy frío. Por si la crisis energética no estaba generando suficientes quebraderos de cabeza a hogares y empresas, ahora se suma la posibilidad de que el continente sufra cortes en el suministro de gas.

Las reservas de gas de los países europeos se encuentran en su índice de capacidad más bajo de la última década. En circunstancias normales, la media de las reservas de gas del continente ronda el 90% cuando el otoño deja paso al invierno, pero este año apenas supera el 75%, según los datos que aporta AGSI+.

Las reservas nacionales de gas se van rellenando a lo largo del año para afrontar el invierno con un gran nivel de almacenaje, por si acaso. Durante el invierno los tanques se van vaciando hasta que la primavera ya ha dado sus primeros pasos y no es necesario acudir a las reservas.

En los últimos inviernos Europa ha quemado de media algo más del 70% de sus reservas. Por eso han comenzado a surgir las dudas respecto a si el actual nivel de almacenaje puede suficiente hasta el mes de abril.

China crece menos de lo esperado en el tercer trimestre: su PIB avanza un 4,9% ante el frenazo de la producción industrial por la escasez energética

El consejero de seguridad de la Casa Blanca, Amos Hochstein, ha mostrado su desconfianza. Según recoge El Confidencial, de resultar ser un invierno frío puede que no haya "suficientes recursos" para calentar algunos lugares de Europa".

En el mismo sentido se ha expresado el vicepresidente de Wood Mackenzie, Massimo di Odoaron, quien augura que de ser unos meses fríos en Europa y en Asia, "no habrá gas para satisfacer la demanda".

De cumplirse estos temores, cuando nos encontremos en los últimos coletazos del invierno y con las reservas a cero, los cortes en el suministro serían una realidad "inevitable", según el analista energético John Kemp.

No todos los países están igual de preparados para un posible invierno frío

Al contrario que sucede con el petróleo, no todos los países cuentan con reservas nacionales de gas, ni están obligados por la Unión Europea a tener una capacidad de reserva determinada.

La media Europea se sitúa algo por encima del 75% actualmente, pero hay varios países por encima o por debajo. 

Los tanques de países como Francia, Bélgica, Polonia e Italia acarician o superan el 90% de su capacidad de almacenamiento. En contrapartida a esto están países como Portugal o Austria, que no llegan al 60% de su capacidad máxima.

Los datos que arrojan las reservas de España sugieren que está ligeramente por encima de la media europea con un 77% de su capacidad llena.

El gas se ha convertido en una parte importante del consumo energético de Europa mientras ésta está sumergida en la transición ecológica hacia una economía neutra en emisiones de CO2 para 2050.

4 de cada 10 empresas paran sus obras por el encarecimiento y la escasez de las materias primas: la patronal advierte que los fondos europeos están en peligro

La crisis energética actual, provocada por los altos precios que está registrando el gas en el mercado europeo y asiático, está generando estragos a la economía del Viejo Continente.

Los precios del megavatio hora en máximos históricos han llevado a varias industrias, especialmente las electrointensivas, a parar su producción durante varios días para evitar que los costes se disparen.

Este encarecimiento de la energía afectará a las cuentas de resultados de las empresas de todo el mundo. Se espera que la crisis energética reduzca los ingresos y beneficios empresariales en el último trimestre de 2021 y el primero de 2022.

La altísima demanda global del gas surgida a consecuencia de la reapertura de la economía tras la pandemia y la reorientación de las inversiones energéticas de los países europeos hacia las fuentes renovables han provocado una subida del gas de un 350% en tan solo un año.

Otros artículos interesantes:

El precio del gas natural se dispara y complica la transición hacia energías renovables, mientras Rusia ejerce su poder

Las reservas de gas y petróleo del Ártico se alzan como la nueva disputa entre Rusia y la Unión Europea en plena crisis energética

El encarecimiento energético eleva la inflación a máximos de la anterior crisis: electricidad, gas y carburantes disparan los precios un 4% en septiembre

Te recomendamos

Y además