Los países de la eurozona se alejan del riesgo de una profunda recesión en invierno: los precios, las temperaturas y las ayudas moderan los efectos, pero podrían crear un problema mayor a largo plazo

Vistas a la refinería de petróleo de Gazprom Neft en Omsk, Rusia.

REUTERS/Alexey Malgavko

  • La recesión en la eurozona será menos profunda de lo que se temía gracias a los precios más bajos en los combustibles, un otoño templado y el apoyo fiscal de los Gobiernos.
  • Sin embargo, las ayudas podrían estar provocando un problema mayor a largo plazo.

El abaratamiento de la energía y la reducción en el coste del combustible están dando tregua a la inflación, que en España se sitúo en octubre en el 7,3%, por debajo del 8,9% de septiembre. Esta tendencia, junto con las temperaturas del otoño y las ayudas fiscales están reduciendo las posibilidades de una recesión profunda en Europa este invierno

"No es probable que la recesión en la eurozona sea tan profunda como se temía", ha dicho a Financial Times Susannah Streeter, administradora de los archivos de Hargreaves Lansdown, una empresa de servicios financieros. 

"El bloque está listo para evitar una crisis energética en toda regla este invierno", asegura.

 

A pesar de que hay un 98% de probabilidades de que se produzca una recesión global el año que viene, la crisis de 2023 será la más pequeña de los últimos 40 años. España, de hecho, ni siquiera entrará en una recesión técnica, aunque será uno de los países que más sufra el recorte en las proyecciones.

Los economistas están corrigiendo sus estimaciones porque los precios más bajos de la gasolina, la reducción del riesgo de racionamiento —gracias a las temperaturas del otoño que pronostican que se usará menos energía y las instalaciones de almacenamiento se mantendrán cerca de su capacidad máxima— y las ayudas de los Gobiernos "darán lugar a una recesión menos profunda". 

No obstante, estiman que la recuperación sí que podría ser lenta y prolongada y algunos temen que las ayudas no delimitadas tengan efectos negativos a largo plazo

 

El 70% de las medidas tomadas para paliar los efectos de la crisis energética no cumplen con la regla de las 3 "T": "temporary, target and timely" —"temporal, específica y oportuna", en su traducción—, según declaraciones de la Comisión Europea recogidas por Bloomberg

"Es más fácil implementar medidas que afectan a todos: no discriminan a nadie. Si ayudas a todos, no ayudas lo suficiente a los pobres, que son los que sufren", dice a Bloomberg Gregory Claeys, miembro principal del grupo de expertos Bruegel. 

La extensión indiscriminada de medidas —como el alivio en las facturas de la electricidad para los ciudadanos y las empresas— pueden estar impulsando tasas de interés más altas en el futuro y una carga mayor del servicio en la deuda. Además, puede provocar un exceso en el consumo justo cuando Europa necesita reducirlo para evitar apagones, dicen los expertos al medio económico.

Algunos países ya están corrigiendo las medidas, que deben ser más específicas y temporales. Alemania está ahora incentivando los precios minoristas del gas y de la electricidad. Y Francia, que fue el primer europeo en limitar el coste de la energía hace un año, ha anunciado ya que las ayudas a partir de enero serán menos generosas.

Otros artículos interesantes:

Europa está gastando mucho dinero para hacer frente al problema de la energía, pero los economistas temen que eso pueda desatar una nueva crisis financiera

Ya no hace falta perder tu trabajo para no llegar a final de mes: la nueva crisis será de la 'clase media'

La Navidad no entiende de crisis: los españoles gastarán más este año que en 2021, según Deloitte

Te recomendamos