Pasar al contenido principal

Eviation, la startup que sueña con convertirse en la Tesla de los aviones eléctricos

El avión eléctrico Alice Commuter de la startup israelí Eviation.
Eviation comenzó a construir el avión eléctrico Alice Commuter en 2017. Eviation
  • La startup israelí Eviation planea sacar al mercado un avión eléctrico, el Alice Commuter, en 2021.
  • El Alice tendrá capacidad para llevar a nueve pasajeros, volar hasta 1.046 kilómetros entre cargas y alcanzará una velocidad de crucero de 444,48 kilómetros por hora.
  • También podrá viajar sin conductor, algo que la compañía planea utilizar para transportar mercancías.

"Construir algo de este tamaño y con este nivel de complejidad es una locura".

El CEO de Eviation, Omer Bar-Yohay, habla sobre el Alice Commuter, el avión eléctrico que la startup israelí fundada en 2015 tiene previsto lanzar al mercado en 2021. El Alice tendrá capacidad para nueve pasajeros, tendrá una autonomía de hasta 1.046 kilómetros y alcanzará una velocidad de crucero de 444,48 kilómetros por hora. Aunque Bar-Yohay no ha revelado los clientes de la compañía, sí ha señalado que esperan vender "unas cuantas docenas" de aviones entre 2021 y 2022.

Pero primero, Eviation tiene que construirlos, un proceso que la compañía comenzó en 2017, y que presenta una serie de retos en cada paso.

"Es extremadamente difícil, extremadamente costoso, y el nivel de talento con el que hay que competir más el nivel de acuerdos de suministro que se necesitan es muy, muy significativo", ha explicado Bar-Yohay en una entrevista con Business Insider.

Las baterías, los mayores obstáculos para los aviones eléctricos

En la industria automotriz, existen variados proyectos con conceptos llamativos que nunca llegan al mercado. Según Bar-Yohay, Eviation no correrá la misma suerte.

"Tenemos la intención de construir el avión, que ya es una gran declaración", dijo.

La recompensa de hacerlo a un coste sostenible podría tener un impacto en la aviación regional al nivel de la transformación que Uber y Lyft han representado en la industria del transporte de pasajeros. Bar-Yohay ha apuntado que el Alice tendrá costes de operación y mantenimiento más bajos que los aviones tradicionales, lo que podría hacer que algunas rutas de corta distancia que sólo están disponibles para personas con jets privados sean asequibles para una gama más amplia de clientes.

Leer más: Así es el uso de la inteligencia artificial en el sector energético

Además de las ventajas económicas a largo plazo, los aviones eléctricos serán más silenciosos que los propulsados por el combustible tradicional y podrán mantener la estabilidad en condiciones meteorológicas difíciles. Pero hay un problema que necesita ser resuelto antes de que puedan hacer vuelos comerciales: las baterías. Gran parte de la tecnología que Alice necesita para operar ha sido ya desarrollada, pero no existe ninguna regulación internacional en la industria de la aviación para baterías de motores eléctricos. Bar-Yohay cree que llegará a fin de año.

"Sin un camino claro hacia la certificación, todo el mundo está perdiendo dinero", dijo. "Nadie sabe realmente lo que va a funcionar y lo que va a ser accesible para los reguladores, lo que realmente genera incertidumbre en cuanto al tiempo de comercialización".

"Mientras que los motores, la electrónica de alta potencia y muchas otras soluciones ya están más que establecidos, las baterías están todavía en un terreno un poco pantanoso".

La electrificación allanará el camino para la autonomía

Al igual que en la industria automotriz, se espera que la electrificación allane el camino para la autonomía. Bar-Yohay ha apostado por que el vuelo totalmente autónomo estará disponible en los próximos 15 años, pero antes de que eso pueda suceder, las compañías de aviación necesitan dominar la tecnología necesaria y convencer tanto a los reguladores como al público de que es seguro.

Según Bar-Yohay, es más fácil construir aviones autónomos que coches, ya que los aviones no tienen que lidiar con peatones y objetos inesperados que de repente bloquean su camino. Y gran parte de la tecnología necesaria para el vuelo sin piloto ya está disponible.

"Realmente es más fácil, desde el punto de vista tecnológico, construir un avión autónomo, y muchos de los componentes tecnológicos ya están ahí", dijo.

El Alice tendrá capacidad para viajar sin conductor en cuanto comience a funcionar, y Eviation planea usarlas para mover la aeronave sin pasajeros y transportar mercancías, con la esperanza de completar un vuelo confiable y autónomo para generar confianza con los legisladores y los pasajeros potenciales.

Eviation y sus competidores también utilizarán algo parecido a los sistemas semiautónomos de asistencia al conductor que compañías como Tesla, General Motors y Volkswagen han introducido en sus vehículos.

Eviation quiere igualar el éxito de Tesla, no su estrategia de fabricación

Cualquier startup que desarrolle transporte eléctrico diseñado para las vidas de los consumidores vive a la sombra de Tesla, que, bajo la guía del CEO Elon Musk, ha logrado una capitalización bursátil que rivaliza con la de General Motors y la de Ford sólo quince años después de su fundación.

Si bien Bar-Yohay espera que Eviation replique el éxito de Tesla, ha notado una diferencia significativa entre sus estrategias. Tesla ha desafiado las convenciones de la industria automotriz al controlar gran parte del proceso de fabricación de sus vehículos, pero Eviation no está tratando de alcanzar ese nivel de independencia por razones financieras y regulatorias.

Leer más: Así ha evolucionado el coche eléctrico en España en los últimos diez años

"No pretendemos hacerlo solos como hizo Tesla, porque no vemos el tipo de recursos financieros que tenían al principio", ha señalado Bar-Yohay. "En la aviación hay mucho más que respetar en el legado, porque se necesitan esas instalaciones certificadas y se necesita el nombre de la marca frente al regulador".

Eviation puede no reformar el proceso de fabricación del avión de la forma en que Tesla lo intentó (con gran dificultad) con los coches, pero según Bar-Yohay, ser capaces de trabajar con grandes nombres como Siemens y Honeywell sugiere que Eviation está en algo.

"Si quieren jugar con nosotros, es que algo estamos haciendo algo bien", dijo.

Te puede interesar

Lo más popular