La prueba clave para dar el visto bueno a la compra de Activision por Microsoft por 60.000 millones es si retiran los futuros juegos de PlayStation, advierten los expertos

El jugador de la Roma Tammy Abraham jugando a 'Call of Duty: Modern Warfare'.
El jugador de la Roma Tammy Abraham jugando a 'Call of Duty: Modern Warfare'.

Nick England/Getty Images for Activision

  • La compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft por unos 60.000 millones de euros todavía tiene que ser estudiada por los reguladores. 
  • La principal preocupación de los regulares pasa por sí títulos como Call of Duty se convierten en exclusivos de Xbox.
  • Una investigación "está fuera de toda duda", según un experto en competencia de la UE.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Es probable que los reguladores antimonopolio de la Comisión Europea busquen las cosquillas al acuerdo de compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft por 60.000 millones de euros, según varios expertos en competencia. 

Andrea Collart, especialista en competencia de la UE en Avisa Partner que pasó 6 años en la Dirección General de Competencia de la Comisión Europa deja claro a Business Insider que la investigación es "está fuera de toda duda"

Hasta la fecha, la Comisión ha multado a Google y otras empresas tecnológicas con miles de millones de euros por infracciones de este tipo.

Según el anuncio, el acuerdo hará que Microsoft se convierta en la tercera empresa más grande en juegos por ingresos totales, detrás de Sony y Tencent. Esa posición podría jugar a su favor. 

Microsoft ha actuado con inteligencia para asegurar un acuerdo en una industria en la que no se le ve como el jugador dominante, lo que reduce el riesgo antimonopolio, explica Collart. 

Sin embargo, el precio de la compra puede llamar la atención. El valor de mercado de Sony se desplomó ayer 17.000 millones tras conocerse el acuerdo. 

¿Es cara la compra de Activision por parte de Microsoft? Este es el precio de algunas compañías de videojuegos y la primera costaría poco más de la mitad

Activision Blizzard cuenta con franquicias tan populares como Call of Duty, World of Warcraft o Candy Crush. Su último informe de ganancias registró 390 millones de usuarios activos mensuales para el tercer trimestre de 2021. 

Dado que el acuerdo no se espera cerrar hasta 2023, hay un amplio margen para resolver cualquier tipo de contratiempo regulatorio de la UE. "Creo que lo planearon de manera que tuvieran tiempo para resolver posibles problemas", asegura Collart.

La atención que la UE presta a Microsoft puede reducirse a la integración vertical de Activision Blizzard en sus ecosistemas existentes de consola, móvil, PC y nube. 

Si Call of Duty y otros títulos están restringidos a las plataformas de Microsoft, esto limitaría la elección del consumidor. Xbox Game Pass también es una gran ventaja estratégica, ya que permite a los jugadores suscribirse y jugar a grandes títulos por una cantidad de precio muy baja, apunta Matt Stoller del American Economic Liberties Project en una publicación del pasado miércoles. 

Si Microsoft mantiene el acceso abierto a títulos clave de Activision, esto podría alejar a los reguladores, opina Collart. Por su parte, Sony espera que Microsoft cumpla los contratos con Activision y se asegure que los títulos sigan siendo multiplataforma, informa Wall Street Journal

En este sentido, parece que la intención de Microsoft es seguir dando estos títulos a Sony en el futuro. Así lo ha reflejado Phil Spencer, CEO de Xbox, en un tuit.

La Autoridad de Mercados y Competencia del Reino Unido está investigando si el control de Google y Apple sobre los sistemas operativos, las tiendas de apps y los navegadores constituyen un duopolio. Si Microsoft integra juegos exclusivamente en su ecosistema propio, podría generar preocupaciones similares

El pasado miércoles, Lina Khan, presidenta de la FTC de EEUU comparó el reciente frenesí de fusiones con un caso de 2001 que también implica a Microsoft en donde el gobierno acusó al gigante tecnológico de ejercer control sobre los fabricantes de PC al combinar Internet Explorer con Windows. 

"Cada vez que vea posibles momentos de transición, es cuando los ejecutores deben estar especialmente atentos porque es cuando los titulares a menudo entran en pánico y se dan cuenta de que para seguir siendo relevantes, para seguir siendo dominantes, es posible que tengan que involucrarse en tácticas que finalmente terminan siendo ilegales", comentó Khan.

Microsoft ha logrado evitar la mirada regulatoria hasta el momento, a diferencia de Facebook y Google, pero Activision es su mayor compra hasta la fecha y la adquisición más cara en la industria de los videojuegos.

Y los reguladores tanto en Europa como en los EEUU han estado prestando más atención a los gigantes tecnológicos que barren a las empresas más pequeñas bajo su paraguas.

Microsoft aún tiene que notificar formalmente a la Comisión Europea sobre el acuerdo. El organismo de control de la competencia del Reino Unido se negó a comentar nada el pasado el miércoles.

"¿Puede Microsoft mantener su posición de volar en gran medida por debajo del radar de los reguladores después de una adquisición tan importante? Bueno, posiblemente con esta todavía, tal vez, sí", afirma Collart, y agrega: "La próxima sería más problemática con seguridad".

Otros artículos interesantes:

Bobby Kotick, CEO de Activision, dejará la compañía cuando se cierre la adquisición por parte de Microsoft, según los informes

El metaverso de Microsoft podría estar más cerca que nunca tras la compra de Activision Blizzard, según expertos de la industria

Xbox Game Pass alcanza los 25 millones de suscriptores y podría generar 4.000 millones para Microsoft en 2022 si mantiene el ritmo

Te recomendamos