Pasar al contenido principal

La evolución de Telefónica en bolsa en 2019 dependerá de la reducción de su deuda, según los analistas

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica. Telefónica
  • Los expertos creen que la operadora debe seguir reduciendo su ratio deuda neta / OIBDA para que llegue en el medio plazo a las 2,5 veces.
  • El consenso de mercado apuesta ampliamente por comprar los títulos de Telefónica, aunque condicionan su comportamiento a la disminución del apalancamiento.
  • Por valoración y rentabilidad por dividendo, banca privada y gestores creen que la compañía puede ser un gran activo para tener en cartera en 2019.

La firma que preside José María Álvarez-Pallete ha pasado de la nada a ver algo de luz en su futuro. La última revisión al alza en su previsión de crecimiento de ingresos para el conjunto del pasado año fue la constatación de su recuperación. Una mejora que se estima "cerca del 2%", según la propia compañía, pese al impacto negativo de la regulación.

El grupo telefónico explicaba que las mejores tendencias de crecimiento, la fortaleza y solidez del negocio en el último trimestre y el buen posicionamiento operativo en los principales mercados les permitieron revisar al alza su “objetivo de crecimiento de ingresos para 2018”. Algo que también se ha terminado trasladando a las bolsas.

El valor pasó de los mínimos a los que llegó al cotizar en 6,68 euros por acción a rebotar más de un 14% desde ese momento. Todo ello, debido a esa estimación de cifras de negocio y a un panorama algo más despejado en el sector de las telecomunicaciones. Sin embargo, los expertos piensan que, de cara a consolidar ese resurgimiento en el parqué, tendrá que seguir la línea emprendida sobre la reducción de su deuda. 

La operadora española ya ha disminuido su apalancamiento en 9.932 millones de euros desde que Álvarez-Pallete tomara los mandos de la compañía. Pasó de los 52.568 millones de euros de deuda a finales de marzo de 2016 a los 42.636 millones de euros de finales del pasado mes de septiembre. 

Leer más: Por qué Banco Santander aún no genera consenso en los analistas para invertir en 2019

No solo eso, sino que el saneamiento ha ido de la mano con el pago del dividendo en el que ha empleado 7.000 millones de euros en los últimos años, sin añadirle la importante suma acometida en su plan de recompra de acciones. Pero los analistas creen que debe seguir recortando su ratio deuda financiera neta / OIBDA, que, a día de hoy, se sitúa en las 2,68 veces y situarla, en el medio plazo en las 2,5 veces.

Con todo, Telefónica posee un ratio PER de 12 veces los beneficios y una rentabilidad por dividendo esperada del 5,27% esperada para el 2019. Por eso, la banca de inversión y las gestoras de fondos consideran que puede cotizar con un descuento importante, aunque debe seguir en esa línea de saneamiento de sus resultados. 

Positivismo contenido

El consenso de mercado es optimista con los títulos del grupo, puesto que dispone de una recomendación global de compra, con un potencial medio que ronda el 15% hasta los 8,87 euros por acción. En torno al 30% apuesta por ser neutral, mientras que cerca del 10% cree que la mejor opción es infraponderar sus acciones en cartera. 

No obstante, hay firmas que han mostrado últimamente su pesimismo en cuanto a la teleco española. La última, JP Morgan, que incrementaba el precio objetivo de las acciones de Telefónica desde los 6,2 euros a los 6,7 euros por acción, tras su anterior informe en el que mostraba un tono más pesimista, lo que le otorgaría potenciales caídas de más del 13%. 
 

Y además