Pasar al contenido principal

Un ex ingeniero de Apple revela cómo reaccionó cuando Steve Jobs calificó su trabajo como una "mierda de perro"

El antiguo CEO de Apple Steve Jobs.
Former Apple CEO Steve Jobs. Justin Sullivan/Getty Images
  • Steve Jobs calificó una vez el trabajo realizado por el ex ingeniero de software de Apple Ken Kocienda como "una m**rda de perro".
  • Kocienda estaba trabajando en una nueva fuente para sacar lo mejor de la nueva pantalla retina del iPhone 4. Jobs no aprobó sus primeros ocho intentos.
  • Kocienda finalmente encontró una solución y dice que la crítica de Jobs podía ser efectiva, aunque no siempre era constructiva.

¿Qué haces cuando uno de los mayores CEOs que jamás haya existido califica tu trabajo como una "m**rda de perro"?

Ese es el enigma al que se enfrentó el ingeniero de software de Apple Ken Kocienda cuando estaba ayudando a desarrollar el iPhone 4 durante sus 16 años en el gigante de tecnología valorado en un billón de dólares.

En un artículo de opinión para The Wall Street Journal, Kocienda recordó haber trabajado en una nueva fuente para sacar lo mejor de la nueva pantalla retina del iPhone 4. Preparó ocho rutas diferentes, todas basadas en la antigua fuente Helvetica de iPhone, pero había problemas con cada una, lo que las hacía parecer "borrosas en vez de nítidas".

Así es como Kocienda recuerda que Jobs reaccionó a las opciones:

"Steve miró la pantalla de cada teléfono, se colocó las gafas sobre la frente, volvió a mirarlo de cerca, luego bajó las gafas y devolvió cada teléfono a la mesa frente a él. Luego expresó lo que pensaba. Me quedé deseando tener una bolsa de plástico en el bolsillo para limpiar mi trabajo ".

Ken Kocienda.
Ken Kocienda. Ken Kocienda

Kocienda finalmente encontró una solución utilizando Helvetica Neue, que Jobs aprobó. Pero el ex ingeniero afirma que aprendió dos lecciones valiosas de la experiencia:

La respuesta abrupta de Jobs fue a menudo muy útil. "La crítica puede ser efectiva incluso si no es constructiva. Steve no tuvo problemas para emitir un rechazo sin explicación", explica Kocienda.
El trabajo nuevo es "con frecuencia no bueno". Afirma que a menudo se requieren rondas de iteración para producir un resultado final pulido.

Reflexionando sobre el estilo de gestión de Jobs, Kocienda añade: "Steve podría ser impredecible y malhumorado, y afortunadamente, nunca fui el receptor de una de sus arengas completas".

"Pero seamos honestos: la mayoría de nosotros hablamos mal. La clave para hacer que las palabras duras cuenten es tener un entorno de confianza donde todos sepan que los comentarios son sobre tu trabajo y no sobre ti".

Puedes leer su artículo de opinión completo en el Wall Street Journal aquí

Te puede interesar