Pasar al contenido principal

Un excéntrico inversor propone una loca idea para que cualquiera pueda estudiar la carrera o máster que quiera sin tener que invertir ni un euro

La deuda de los estudiantes ha marcado un nuevo récord en 2018 [RE]
Larry Downing/Reuters
  • Los estadounidenses deben 1,5 billones de dólares en préstamos estudiantiles y el problema no está desapareciendo mientras los precios de matrícula aumentan y la demanda de estudios superiores sigue siendo alta.
  • James Altucher, un inversor y gurú de la autoayuda, asegura que los jóvenes deberían considerar permitir a mecenas particulares u organizaciones invertir en su futuro a cambio de un porcentaje de sus futuras ganancias. Esto les evitaría endeudarse masivamente con cantidades que podrían no ser capaces de devolver nunca.
  • La idea ha despertado críticas en los últimos años por parte de quienes creen que "los contratos de capital humano" son una forma moderna de servidumbre o esclavitud.
  • Le hemos preguntado a Altucher por qué cree que esta idea podría solucionar el problema de las deudas de estudiantes.

En Startupland, donde los desertores universitarios tienen fama de convertirse en la realeza de Silicon Valley, un inversor de tecnología adinerado tiene un consejo sorprendente para los jóvenes.

Dejad la universidad, dice James Altucher. Es una pérdida de tiempo. Pero si decides que la educación superior es indispensable para tu éxito futuro, Altucher asegura que tiene una idea extravagante que ayudaría a los jóvenes que quieran cursar estudios superiores pero sin gastar ni un euro.

En un post que originalmente aparecía en Quora, Altucher, un gestor de inversiones, autor y gurú de la autoayuda, explica que los jóvenes estarían mejor si dejasen que mecenas particulares u organizaciones invirtiesen en su futuro a cambio de una parte de su éxito.

"Qué pasaría si me licencio y luego digo: 'Venderé el 10% de todas mis futuras ganancias'", explica Altucher.

Leer más: 5 consejos clave para los inversores novatos

"Esto crea un intercambio donde yo puedo invertir en jóvenes que parecen tener un gran futuro (o algunas organizaciones podrían hacerlo por razones de caridad), y luego obtengo una parte de las ganancias de todos los jóvenes en los que invierto", argumenta, añadiendo que invertir en jóvenes podría ser "una gran fuente de ingresos para gente mayor en un entorno de bajo interés".

Altucher explica en su post que "también puede ayudar a los jóvenes a monetizar sus futuras ganancias (del modo en que una empresa hace cada día) para ayudar a amortizar sus préstamos estudiantiles".

Los estadounidenses deben 1,5 billones de dólares en préstamos estudiantiles, sobrepasando la deuda en el sector del automóvil (1,1 billones de dólares) y de tarjetas de crédito (977.000 millones) en EE.UU. Según Altucher, el problema no desaparecerá mientras los precios de matrícula continúen aumentando y la demanda de estudios superiores se mantenga alta.

James Altucher [RE]
James Altucher. Frazer Harrison/Getty

Su controvertida solución ha sido considerada antes.

En 2013, una nueva horda de startups dejaba a la gente sellar "contratos de capital humano", en los cuales un particular reúne dinero de inversores a cambio de invertir en sí mismo. Quienes recibían el dinero, a menudo referidos como "talento" o "promesa," podían ganar potencialmente 20.000 dólares por cada 1% de los futuros ingresos. Debían usar el dinero para pagar sus deudas estudiantiles o cubrir los gastos personales mientras empiezan un negocio.

Los contratos de capital humano nunca se desarrollaron como sus acérrimos esperaban. Los críticos argumentaban que no eran préstamos, sino una "forma de servidumbre tecnológica", según escribía Vice en 2013.

Leer más: Reino Unido sigue siendo el principal inversor europeo en España pese al Brexit

Altucher, quien quizás es mejor conocido como la cara visible de los anuncios de "bitcoin genius" que están presentes por todo internet, ha propuesto poner un límite al número de años que el deudor tiene para devolver parte de sus ingresos, por lo que no estarían en deuda por el resto de sus vidas.

"Lo que no es consensuado es la deuda estudiantil", contesta Altucher en respuesta a sus críticos.

"De un modo extraño, los estudiantes sienten que tienen que ir a la universidad porque defraudarán a sus amigos, o sus compañeros, o a sus futuros empleadores, o a sus padres", explica. "Así que se sienten forzados a ir a la universidad y están forzados a pedir préstamos estudiantiles y luego el gobierno te quita dinero de tu nómina ─sin tu consentimiento─ durante el resto de tu vida, porque es la única deuda que puedes tener sin caer en la bancarrota".

Actualmente, es casi imposible quitarte la deuda estudiantil declarándote en bancarrota. Para tener éxito, el deudor debe contratar a un abogado, lo que puede ser caro, y probar que ser forzado a reponer el dinero del préstamos supone una "dificultad excesiva".

Una graduada [RE]
Brian Snyder/Reuters

Otros críticos no están convencidos de que los inversores puedan adivinar si una persona va a tener éxito basándose en cómo son durante la etapa universitaria. También corren el riesgo de que su inversión tenga un bajo retorno ─o peor, que no merezca la pena─ en el caso de que una persona sufra un evento que corte su carrera, como un escándalo de abuso sexual o una enfermedad grave.

En 2013, una de esas compañías especializadas en contratos de capital humano llamada Fantex le dio a los inversores la posibilidad de comprar y vender intereses en atletas profesionales. Cerró el año pasado después del desinterés de los inversores y la escasa actividad en el mercado.

Un profesor universitario de gestión deportiva advertía sobre las potencias pérdidas para los inversores en 2013, en una entrevista con The New York Times: "Estás potencialmente a un paso de perder tu dinero. En cualquier domingo, cualquier cosa le puede pasar a cualquier jugador".

Leer más: Una empresa de patinetes creará su propia criptomoneda para no pedir dinero a inversores de la forma tradicional

Altucher admite que no todas las apuestas darían grandes retornos, a pesar de lo cual es optimista.

"Seguro, algunas de esas inversiones no funcionarán, pero algunas lo harán, creando una fuente de ingresos para las generaciones más viejas y eliminando la deuda para las más jóvenes, permitiéndoles ser los emprendedores e innovadores que se supone que deben ser" argumenta Altucher.

"¿Ocurrirá? No lo sé. ¿Por qué no llevar a cabo este negocio? Conviértete en multimillonario".

Puedes leer el post completo de Altucher en Business Insider USA.

Te puede interesar