Pasar al contenido principal

El exceso de stock lastra a H&M: así planea crecer para acercarse a Inditex

Una tienda H&M en Times Square, en Nueva York.
Una tienda H&M en Times Square, en Nueva York. Anna Webber/Getty Images
  • El número dos de distribución de moda registró un beneficio neto de 6.010 millones de coronas suecas (580 millones de euros); un 28% menos que hace un año.
  • Las empresa facturó 98.1656 millones de coronas suecas (9.475 millones de euros), un 0,2% menos.
  • Alemania y Estados Unidos son los principales mercados del gigante sueco, aunque también se han visto afectados por la reestructuración en la que está inmersa la compañia.

H&M continúa sin levantar cabeza y a rebufo de Inditex. El gigante sueco de moda ha hecho públicos sus resultados correspondientes al primer semestre del año, que constatan la tendencia de las últimas cuentas publicadas. El número dos de distribución de moda ha registrado un beneficio neto, después de impuestos, de 6.010 millones de coronas suecas (580 millones de euros), lo que supone una caída del 28% respecto a hace un año, cuando la empresa ganó 8.354 millones de coronas suecas (806 millones de euros). 

H&M mantiene, no obstante, el pulso de las ventas durante el primer semestre del año (el periodo comprendido entre el 1 de diciembre de 2017 y el 31 de mayo de 2018), que se situaron en 98.165 millones de coronas suecas (9.475 millones de euros), un 0,2% menos que el año anterior. 

Sin embargo, estas cifras no sorprenden al CEO de H&M, Karl-Johan Persson, que ha asegurado que ya estaba previsto que esta primera mitad del año fuera dura para la empresa. "Llegamos al segundo trimestre con mucho stock y todavía tenemos algunos desequilibrios en el surtido de H&M. Lo estamos corrigiendo  gradualmente ".

En cualquier caso el CEO,  no satisfecho con los resultados, argumentó que los niveles de inventario fueron muy elevados al final del segundo trimestre. Como consecuencia de ello, H&M ha experimentado algunas interrupciones que han repercutido directamente sobre mercados importantes como Estados Unidos, Francia, Italia Bélgica y los países nórdicos.

H&M, inmersa en una reestructuración, trata de coger carrerilla para hacer frente al gigante de distribución de moda Inditex, que le lleva unos cuantos pasos de ventaja. A cierre de 2017, la compañía sueca, que ya había puesto en marcha su nueva estrategia, anotó un crecimiento del 4%, hasta los 20.449 millones de euros mientras su beneficio se vio lastrado un 13%, hasta 1.655 millones de euros.

Por su parte, los resultados del grupo gallego fueron más halagüeños, que aumentó su beneficio del 7% a cierre del pasado ejercicio, hasta los 3.368 millones de euros y su facturación ascendió a 25.336 millones de euros, un 9% más que el año anterior. 

La lucha con Inditex 

En vista de las cifras, el gigante sueco ha desplegado un plan de reesctructuración por el que intenta ganarle terreno a Inditex, potenciando fórmulas más cercanas al fast fashion y acercándose a los nuevos hábitos de sus clientes a través del canal online y fortaleciendo y añadiendo nuevas marcas a su oferta.

Así es como la compañía nórdica tiene previsto subir la persiana de 390 tiendas en mercados emergentes y bajar la de otras 190 en mercados consolidados, en donde además reforzará su plataforma online. La compañía que expandió, en los primeros seis meses del año, su mercado online a la India, Arabia Saudí y Emiratos Árabes, planea entrar en la segunda mitad del 2018 en Uruguay y Ucrania. Ya en 2019 desembarcará en Bosnia-Herzegovina con tiendas físicas y en México irrumpirá en la escena online

H&M abrirá, además, nuevos establecimientos de sus nuevas marcas en los mercados en donde ya es fuerte y lo complementará con su apuesta por el canal online no sólo a través de su plataforma tradicional sino también con Tmall, de Alibaba. "La plataforma está contribuyendo a aumentar las ventas en China", señaló la empresa en un comunicado. 

En esta línea ya se había posicionado Inditex  (y, de hecho, también la propia H&M) para quien el canal online suponía a cierre de 2017 el 10% de las ventas y que entró con la versión digital de su buque insignia, Zara, en Australia y Nueva Zelanda el pasado marzo. Hace tiempo que ambas empresas de moda han virado su estrategia en el mundo físico hacia grandes tiendas flagships situadas en las principales calles de las ciudades que sirven, en cierto modo, como  escaparates para potenciar las visitas y afluencia de la tienda online. En paralelo, ambas empresas apuestan por cerrar establecimientos secundarios en las ciudades de mercados consolidados. 

La otra parte de la estrategia de H&M apunta hacia la cadena de producción. Si bien Persson asegura que el primer semestre del año ha sido más duro de lo que tenían previsto, ya con el punto de mira en los desajustes de stock, el ejecutivo señala que H&M será más fuerte durante la segunda mitad del año. Parte de ello, pasa por hacer de su cadena de producción incluso más rápida y eficiente siguiendo la estela de Inditex, que llega a aplicar ciclos de producción tan cortos como de quince días para sus colecciones. Lejos de generar excedente, la fórmula fast fashion promueve la expectación del consumidor y acelera los ciclos de compra. 

Alemania se configura como el principal mercado para el gigante sueco, y por detrás se sitúa Estados Unidos. Mientras Inditex concentra el grueso de su facturación en el Viejo Continente la compañía gana peso en Asia. 

El gigante sueco mantiene, además, su hegemonía en los países nórdicos y el este de Europa, mercados en los que anota cifras al alza y trata de complementar y la oferta entre el canal físico y el online en una fórmula por integrar ambos canales. Por otra parte, la compañía lanzó una nueva marca en Suecia, Afound, con múltiples marcas y producto a bajos precios. Además, la empresa planea potenciar su división de hogar en la segunda mitad del año introduciendo lámparas y muebles en su oferta.

Te puede interesar