Pasar al contenido principal

Un exempleado de Uber llena San Francisco de patinetes eléctricos y acusa a la ciudad de querer prohibirlos

El fundador de Bird, Travis VanderZanden.
El fundador de Bird, Travis VanderZanden. Bird
  • Una startup de patinetes eléctricos envió una nota de prensa acusando a San Francisco de querer prohibirlos.
  • Un funcionario de la ciudad negó la acusación y dijo que San Francisco sólo consideraba regularlos.
  • La ciudad ha recibido numerosas quejas acerca de los patinetes eléctricos desde que tres compañías respaldadas por capital riesgo han llenado las aceras de ellos.


San Francisco tiene la reputación de ser una ciudad ultrarregulada. Pero eso no significa que esté pensando en prohibir los patinetes eléctricos, a pesar de la advertencia de una startup de que tal prohibición es inminente.

La empresa de patinetes eléctricos Bird acusó el jueves a la ciudad de San Francisco de intentar cerrarla. En un comunicado de prensa de "última hora" enviado al San Francisco Chronicle y SF Curbed, la compañía dijo que la Junta de San Francisco estaba a punto de instituir la prohibición de patinetes en la ciudad.

Lee más: Usé un patinete eléctrico durante un mes y así subió mi productividad

Pero el supervisor Aaron Peskin lo negó. Le confirmó al Chronicle que Bird estaba difundiendo información errónea. Peskin dijo que planea regular los patinetes, no prohibirlos.

"Las regulaciones no son prohibiciones, como afirma Bird", dijo Peskin en declaraciones a Business Insider.

Un portavoz de la Agencia de Transporte Municipal de San Francisco que trabaja con Peskin en el proyecto de ley y supervisaría el proceso de permisos para los scooters bajo él, también dijo que la agencia nunca tuvo planes para prohibir los patinetes.

Un portavoz de Bird, Ken Baer, se negó a nombrar la fuente de la supuesta prohibición. Dijo que la compañía respondía a "buena información, suficiente como para que sintiéramos que era importante salir".

"Esperemos que estén equivocados. Tal vez han cambiado de opinión porque lo hemos hecho público", dijo Baer. "En realidad no importa, siempre y cuando lleguemos al resultado correcto, que es no apresurarnos a prohibir esta opción de transporte para la ciudad".

Patinetes de Bird
Patinetes de Bird Bird

Sin embargo, los rivales de Bird están menos alarmados. Euwyn Poon, cofundadora de Spin, otra empresa de patinetes eléctricos, dijo a Business Insider que su empresa no había oído nada de la prohibición.


Numerosas quejas

Las aceras de San Francisco se han llenado de patinetes eléctricos en las últimas semanas. Tres startups con  capital riesgo (LimeBike, Spin y Bird) han lanzado servicios bajo demanda en la ciudad. Todos los servicios funcionan de forma similar: los clientes utilizan una aplicación para encontrar un patinete cercano que puedan pedir prestado. Luego los dejan en la acera, aunque la aplicación de Bird recomienda estacionar sus patinetes en estaciones de bicicletas siempre que sea posible y no bloquear las entradas.

A diferencia de algunas compañías de bicicletas compartidas, Bird y el resto de empresas de patinetes no proporcionan bases para que los clientes estacionen. Los usuarios pueden dejar los patinetes donde les plazca. Eso ha llevado a "numerosas" quejas, según afirmó John Cote, portavoz de la oficina del fiscal de la ciudad, a Business Insider.

Los residentes de San Francisco se han quejado de que los patinetes no se estacionan ordenadamente: 
bloquean las aceras y la gente se tropieza, además de hacerlas menos accesibles para personas en silla de ruedas. Los residentes también han informado que hay gente yendo en patinete por la acera a más de 25 km/hora, lo cual es ilegal.

El abogado de la ciudad de San Francisco, Dennis Herrera, dijo a Business Insider que su oficina consideraba  una acción legal contra las compañías de patinetes.

"El resultado final es que nuestras aceras deben ser seguras para los peatones", dijo Herrera en un comunicado. "No son vertederos de patinetes comerciales. Los niños, padres con cochecitos, personas de la tercera edad o personas en sillas de ruedas no deberían tropezar con los scooters ni verse forzados al tráfico para evitarlos".

Tales quejas necesitan ser sopesadas contra lo que Baer, portavoz de Bird, describió como beneficios que proporcionan los  patinetes: son amigables con el medioambiente y pueden ayudar a reducir la congestión del tráfico de los automóviles.

A Bird le gustaría trabajar con la ciudad en posibles regulaciones.

San Francisco no es la primera ciudad que lucha contra Bird

Bird ha recaudado 115 millones de dólares hasta la fecha, incluyendo una ronda de 100 millones de dólares liderada por Valor Equity Partners e Index Ventures. Se rumorea que su valoración asciende a 300 millones de dólares.

La empresa cuenta con numerosos empleados que se iniciaron en Uber y Lyft. Entre ellos se encuentra su fundador y director ejecutivo, Travis VanderZanden, que fue el primer director general de operaciones de Lyft antes de convertirse en vicepresidente de crecimiento de conductores en Uber.

Este conflicto no es el primero de Bird con una ciudad: también tuvo problemas en Santa Mónica al poco de lanzar, en septiembre del año pasado.

Bird comenzó a operar allí sin notificar a las autoridades municipales, según informó The Washington Post. Se ha presentado una denuncia penal contra la puesta en marcha por no haber obtenido el permiso para hacerlo.

En respuesta a las acusaciones de que Bird actúa como Uber, desacatando las ordenanzas locales, Baer dijo que Uber "claramente viola" las leyes locales y que Bird no.

"No veo cuál es el argumento para ser ilegal", dijo Baer. "Nadie señala una ley que diga que esto es ilegal".

 

Te puede interesar

Lo más popular