Pasar al contenido principal

Una exingeniera de Google del Proyecto Maven advierte sobre los peligros de las armas con Inteligencia Artificial y los posibles asesinatos masivos

An X-47B pilot-less drone combat aircraft is launched for the first time off the USS George H. W. Bush.
Primer vuelo de un dron de combate X-47B autotripulado frente al USS George H.W.Bush. REUTERS/Jason Reed
  • Una exingeniera de Google que abandonó el programa de drones conocido como Proyecto Maven advierte sobre la necesidad de crear leyes internacionales para prohibir el uso de los "robots asesinos" en guerras y evitar así asesinatos en masa.
  • Laura Nolan asegura que las armas autónomas pueden tener como resultado grandes atrocidades sin la vigilancia adecuada. 
  • El Proyecto Maven era el acuerdo entre Google y el Departamento de Defensa de EE.UU. para mejorar sus drones utilizando inteligencia artificial. Este fue cancelado por Google tras una protesta masiva de sus empleados. 
  • Nolan sostiene que es necesaria una legislación sobre Inteligencia Artificial para prohibir el uso de armas autónomas, igual que las armas químicas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una exingeniera de Google que trabajaba en el proyecto de drones de la empresa ha lanzado una alerta contra la creación de "robots asesinos"

Laura Nolan era una de las empleadas de la compañía reclutada durante 4 años para colaborar con el Departamento de Defensa de EE.UU. en el Proyecto Maven en 2017, según informa el diario The Guardian. Este consistía en usar inteligencia artificial para mejorar los drones militares mediante un sistema capaz de acabar con objetivos enemigos y de distinguir entre personas y objetos. 

Google lo cerró después de las quejas de sus trabajadores que presentaron una demanda común contra la iniciativa, e incluso una docena de ellos dimitieron de sus puestos en forma de protesta. La multinacional revocó el contrato en marzo de este año. Nolan, por su parte, ha comunicado que decidió abandonar el proyecto al sentirse "cada vez más involucrada éticamente" en él. 

Leer más: Por qué el polémico 'Proyecto Maven' ha generado una crisis de identidad a Google

Nolan describe su puesto como "ingeniera de confianza" y precisamente esa fue la razón por la que fue reclutada para el Proyecto Maven. "Aunque no estaba directamente relacionada en el lanzamiento del reconocimiento por vídeo, me di cuenta de que formaba parte de la cadena, lo que me hizo pensar que esto conduciría en última instancia a que más personas fueran atacadas y asesinadas por el Ejército de EE.UU. en zonas como Afganistán", ha declarado para The Guardian

Nolan teme que el siguiente paso que se dé en cuanto a Inteligencia Artificial aplicada en drones pueda ser la creación de armas completamente autónomas. "Lo que hay que tener en cuenta son las posibles atrocidades y asesinatos ilegales amparados en la leyes sobre conflictos armados, especialmente si estas se comercializan en masa por cientos o miles", afirma Nolan.

Ella asegura que hay un numero de factores que pueden interferir con el sistema del arma de formas impredecibles —como señales de radar no previstas, condiciones climáticas adversas, incluso podrían toparse gente llevando armas por motivos diferentes al de un contexto de guerra, como en una cacería. "El aparto no hace distinciones ni tiene sentido común como sí tenemos los humanos", concluye. 

Además Nolan asegura que el Proyecto Maven solo podría ser probado realmente en el campo de batalla. "El otro dato alarmante sobre esto es que para comprobar su funcionamiento, este sistema de guerra autónomo solo puede ser testado si se utiliza en una zona de combate real. Quizá sea lo que ocurre con la presencia rusa en Siria, quién sabe. Lo que sabemos seguro es que en la ONU Rusia se ha opuesto firmemente a cualquier acuerdo sobre este tipo de armas y mucho menos a prohibirlas". 

El barco autónomo Sea Hunter
El barco autónomo "Sea Hunter" (Cazador de mares) atracado en Portland, Oregon. REUTERS/Steve Dipaola

Aunque ningún país ha confirmado todavía el funcionamiento de armas robóticas autónomas, muchos si están construyendo inteligencia artificial más y más sofisticada para integrarla en sus cuerpos militares. La Marina de EE.UU. posee ya un barco de guerra autónomo, capaz de pasar meses en alta mar sin tripulación, e Israel presume de tener drones capaces de identificar y atacar objetivos autónomamente, aunque por el momento requieren de la mano humana para autorizar la operación. 

Nolan insta a los países a prohibir de manera total los robots asesinos autónomos, igual que se han firmado acuerdo respecto al uso de armas químicas.  

"Muy pocas personas están hablando de esto pero si no tenemos cuidado una o más de estas armas, de estos robots asesinos, podrían repentinamente empezar una guerra de manera accidental, destruir una central nuclear y causar atrocidades a grandes masas de población", concluyó. 

Business Insider UK ha tratado de ponerse en contacto con Nolan pero aún no ha recibido respuesta.

Y además