Mike Kramer, que hizo carrera evitando la quiebra de empresas y países como Hertz o Puerto Rico, revela quién corre mayor peligro con la inflación disparada

Mike Kramer es un reputado banquero especializado en quiebras que recibe muchas más llamadas ahora que la economía se está desacelerando.
Mike Kramer es un reputado banquero especializado en quiebras que recibe muchas más llamadas ahora que la economía se está desacelerando.

Warren Faidley

La mayoría de los que se dedican a la banca de inversión andan estos días deprimidos por el fin de la era del dinero fácil que alimentó las valoraciones de las acciones por las nubes y los volúmenes récord de fusiones y adquisiciones.

Michael Kramer no es uno de ellos.

Fundador del banco de inversión Ducera Partners, se ha hecho un nombre trabajando en quiebras, situaciones de crisis y ayudando a empresas con problemas a reestructurar su deuda para poder sobrevivir. También ha trabajado desde el otro lado, ayudando a los acreedores a obtener el reembolso de lo que les deben empresas en dificultades y gobiernos.

Así te afectará la subida de tipos de interés: suben las hipotecas, créditos más caros, beneficios para ahorradores y daños colaterales en renta variable

Kramer tiene fama en los círculos empresariales de ser alguien respetado o temido, según a quién se pregunte. Un hombre de la competencia lo describió a Business Insider como un "depredador", mientras que un compañero lo calificó de "pensador de élite" por su capacidad para encontrar soluciones para sus clientes en situaciones que a veces pueden ser conflictivas.

Su bufete ha representado a grandes prestamistas que buscaban proteger sus activos en numerosos casos de quiebra de alto perfil. 

Ducera respaldó a los acreedores de Hertz, la empresa de alquiler de coches que salió de la quiebra el pasado octubre. La empresa también apoyó a los acreedores en la reestructuración de la deuda de Puerto Rico, de casi 19.000 millones de dólares. 

Para entender lo largas y a veces desordenadas, que pueden ser las quiebras, Puerto Rico buscó el alivio de la bancarrota en mayo de 2017 y solo salió en marzo de este año.

Transacciones como esta hacen que los banqueros especializados en reestructuraciones sean rara avis. Ahora, después de años de poca actividad, parece que es el momento de que Kramer y de Ducera vuelvan a brillar.

Las empresas se enfrentan hoy a un mundo de tipos crecientes que pondrán a prueba sus resultados. Algunas, como Revlon, ya se han declarado en quiebra. Otras empresas pueden incumplir sus obligaciones de deuda, buscar financiación de rescate y emprender otras formas de revisión corporativa para sobrevivir.

Aunque las declaraciones de quiebra pueden tardar meses en empezar a acumularse, las grietas ya están empezando a aparecer. Y eso ha provocado una creciente afluencia de consultas para Kramer y su equipo, compuesto por aproximadamente 45 personas en Ducera.

Kramer, un orgulloso egresado de California State Northridge que luce un corte de pelo militar, se ganó sus galones de reestructurador en la boutique rival Houlihan Lokey. 

En la actualidad, cuenta con el apoyo de profesionales de la reestructuración como Scott Adelson, copresidente de Houlihan, y Alan Kornberg, socio de Paul Weiss, que copreside el departamento de Reestructuración del bufete.

Gran renuncia a la española: las dimisiones de trabajadores se disparan en marzo y rozan un máximo histórico

"Mike es el tipo que quieres tener en tu esquina cuando luchas por tu negocio", dice sobre el fundador de Ducera un alto banquero que no estaba autorizado a hablar públicamente.

Business Insider ha entrevistado a Kramer en las oficinas de Ducera en Times Square, en Nueva York.
Este diseccionó los sectores más expuestos a la reestructuración, la evolución del espacio de las criptomonedas y las herramientas que las empresas pueden utilizar para ajustarse a unos tipos de interés más altos y a una Reserva Federal centrada en enfriar una economía asfixiada por la inflación.

Mike Kramer, asesor financiero especializado en bancarrotas.

La presión recae sobre el comercio minorista, el ocio y los viajes

El aumento de la inflación hace que los sectores orientados al consumo como el comercio minorista, el entretenimiento, los viajes y el ocio se vean abocados a la desaceleración a medida que la gente reduzca su gasto.

Estas áreas, junto con sectores expuestos a las oscilaciones de los precios de las materias primas, presentan un gran número de oportunidades para personas profesionales como Kramer.

Gran renuncia a la española: las dimisiones de trabajadores se disparan en marzo y rozan un máximo histórico

"El tema de moda es la inflación, por lo que cualquier tipo de negocio que esté en contacto con el consumidor va a tambalearse", dice Kramer. "Los productos no perecederos y el entretenimiento se van a sentir presionados a medida que el gasto del consumidor se reduzca. Las empresas que están expuestas al petróleo o al gas y no tengan capacidad de repercutirlo tendrán problemas".

Y aunque las reestructuraciones son un ejercicio caro compuesto por costosos préstamos y financiaciones respaldadas por garantías o títulos, son necesarias para las empresas que se encuentran bajo estas presiones.

"A medida que las empresas se enfrenten a desafíos y no generen tantos beneficios van a necesitar capital para refinanciar sus estructuras de capital", explica Kramer. "La liquidez es la sangre de cualquier empresa, y el acceso al capital es importante".

Una herramienta es lo que se conoce como financiamiento del deudor en posesión (DIP, por sus siglas en inglés), que suelen ser préstamos que las empresas reciben durante el procedimiento de quiebra. 


Esta deuda suele tener prioridad sobre otras financiaciones que la empresa debe a sus acreedores, lo que significa que los prestamistas DIP serán los primeros en ser reembolsados. Dado que se conceden a una empresa en el momento más incierto, las financiaciones DIP suelen tener tipos de interés elevados.

También hay inyecciones de capital de los acreedores. Pueden provenir de los accionistas ya presentes o de nuevas empresas de inversión que estén dispuestas a apostar por una empresa en dificultades a cambio de acciones o quizás de puestos en el consejo de administración. 

Las empresas de capital privado, por ejemplo, podrían intervenir (a veces de forma oportunista) y tomar participaciones en empresas vulnerables.

Si la economía de China sigue tambaleándose, no sólo caerá Pekín: el mundo entero se derrumbará con ella

"Habrá oportunidades para que el capital privado ayude a las empresas a desapalancarse", vaticina Kramer en relación con las oportunidades para los inversores con liquidez. "Estamos saliendo de un periodo de los últimos dos o tres años en el que hubo una disponibilidad sin precedentes de capital de deuda. Aunque es un capital de bajo coste, las empresas siguen teniendo que devolverlo". 

Por otra parte, si las empresas intentan devolver el dinero a los prestamistas cuando sus beneficios se vean mermados, les resultará más difícil justificar el mantenimiento de elevadas cantidades de apalancamiento, dice Kramer.

Aprovechar el fenómeno de las criptomonedas

El cripto, y todo el espacio de los activos digitales, es otra cuestión interesante para Kramer.

Cuando los precios de las criptomonedas estaban en alza, Ducera comenzó a afinar su estrategia hacia esta floreciente clase de activos.

El pasado noviembre, Ducera asesoró a Digital Currency Group (DCG) en una transacción de 600 millones de dólares en los mercados de capital de deuda. DCG, una empresa de tecnología blockchain, es la matriz de la empresa de datos CoinDesk y de la plataforma de criptomonedas Luno, entre otras.

Para Kramer, el acuerdo con DCG puso los cimientos para que Ducera pudiera acceder a más empresas relacionadas con los activos digitales.

Ahora, con el desplome de los precios de las criptomonedas, la empresa de reestructuración ve la oportunidad de ayudar a apuntalar negocios en dificultades

Burbuja 'light': por qué el nuevo 'boom' de la vivienda será diferente al pinchazo de 2008

El desplome del valor de las criptomonedas ha llevado a los prestamistas del sector Celsius y Babel Finance a impedir que sus usuarios retiren sus participaciones, mientras que Coinbase despidió a más de 1.000 empleados a principios de este mes.

"No cabe duda de que cuando los precios bajan es más difícil conseguir que la gente se entusiasme con la inversión en el producto", comenta Kramer sobre el descenso del valor de las criptomonedas.

La volatilidad no ha disminuido el interés de Kramer por el mundo cripto. En todo caso, ha reforzado el compromiso de Ducera con las empresas cripto que se están viendo ya afectadas por este desplome de precios, dice Kramer.

"Los momentos de alta volatilidad son cuando la gente necesita más a los banqueros. Los acontecimientos de verdad transformadores ocurren cuando los precios se desploman y los prestamistas se ven en dificultades. Es entonces cuando se requiere más asesoría", dice Kramer.

Contratando personal

Kramer fundó Ducera en 2015 después de separarse de Perella Weinberg Partners, una boutique a la que Kramer se unió en 2007 para construir una empresa de reestructuración.

Perella despidió a Kramer junto con Derron Slonecker, Joshua Scherer y Adam Verost, todos ellos socios de Ducera en la actualidad. La empresa también demandó a Kramer alegando que había conspirado para dejar el bufete e ir lanzando una empresa que les iba a hacer competencia mientras estaba todavía en la nómina de Perella. 

Qué debes saber antes de pedir una hipoteca en 2022: vuelve la guerra hipotecaria, los créditos de hasta el 100%, el riesgo del tipo variable y la ventaja de subrogar

Kramer contrademandó y negó que él y sus socios hubieran planeado dejar Perella  al tiempo que alegó que la compañía les había difamado y retenido millones de dólares en capital que se les debía.

Debido a la demanda en curso contra su antiguo empleador, Kramer se mantiene al margen de los procedimientos contra Perella. Sí afirma que sigue comprometido con trabajar con los compañeros de Perella que fueron despedidos con él.

"Me echaron de Perella. Tuve que ponerme manos a la obra", comenta Kramer a Business Insider.

Ese trabajo ha sido fructífero. Con Ducera cumpliendo apenas un año de vida, Kramer asesoró a Monsanto en su alianza de 63.000 millones de dólares con la alemana Bayer en 2016. Ese trabajo le reportó a Ducera entre 50 y 55 millones de dólares en honorarios de asesoramiento.

Monsanto insistió en trabajar con Kramer, con quien ya había trabajado en otras operaciones que los vincularon con otras firmas. Tras su destitución de Perella, Monsanto suplicó al antiguo empleador de Kramer que le permitiera al menos seguir trabajando en su caso.

"Todo empezó con Monsanto. Llamé al entonces director financiero Terry Crews, nos abrimos camino con ellos, desarrollamos una relación y nos quedamos", recuerda Kramer, añadiendo que el vínculo comenzó en 1998. "Hay que empezar por algún sitio, y la de Monsanto es una relación que ha trascendido a otras empresas".

Lo que empezó como un equipo muy unido de seis expertos en reestructuración se ha transformado en una plantilla de 45 personas. Y en los próximos 12 meses, Kramer quiere aumentar a 60 o 65 personas sus oficinas de Nueva York y Los Ángeles.

Además de la reestructuración, Kramer quiere abordar más servicios de asesoramiento en materia de fusiones y adquisiciones no solo para las empresas en dificultades, sino también para las que deseen deshacerse de activos o fusionarse con otras empresas.

5 amenazas para la economía española en 2022

También está tratando de ganar negocio en los mercados de crédito privado, una parte floreciente de los mercados de capitales que está ganando cuota frente a los bonos y préstamos bancarios.

Este verano, Ducera también ha contratado a nueve becarios y está considerando la posibilidad de contratar a nuevos banqueros de nivel medio en los próximos meses a medida que el flujo de trabajo vaya aumentando, dice Kramer.

Y aunque Ducera, como la mayoría de las boutiques, es conocida por presionar a su personal con jornadas de trabajo más largas de lo habitual, la empresa remunera a su equipo generosamente. Según efinancialcareers, la remuneración total puede superar los 300.000 dólares para un analista de tercer año, mientras que los asociados pueden embolsarse más de medio millón de dólares.

"He oído que tenemos reputación de eso", dice Kramer cuando se le pregunta por las largas jornadas de trabajo de su equipo. "No estoy seguro de que esté justificado, pero tenemos nuestra cultura, nos gusta y estamos cómodos con ella".

Otros artículos interesantes:

Los precios de los hoteles son ya un 15% más caros que en 2019 por la inflación

España, sin ahorros: la inflación lleva la tasa de ahorro de los hogares a números rojos por primera vez en 3 años

El PIB se frena en seco en 2022 por la inflación: de crecer un 2,2% a sólo un 0,2% en el primer trimestre

Te recomendamos