Pasar al contenido principal

Un experto del sueño explica por qué las siestas pueden ser dañinas para la salud

El experto en sueño Matthew Walker explica cómo las siestas pueden afectar negativamente a tu cuerpo. Lo que sigue es la transcripción del vídeo.

Me llamo Matthew Walker. Soy profesor de neurociencia y psicología en la Universidad de California en Berkeley y soy el autor del libro Por qué dormimos.

¿De verdad tenemos que dormir siestas durante el día? Bueno, ciertamente sabemos por evidencia empírica de mi centro del sueño y en el de muchos otros científicos que las siestas pueden ser beneficiosas tanto para tu cerebro como para tu cuerpo.

Pero las siestas en realidad pueden ser un arma de doble filo porque mientras estamos despiertos durante el día, aumentamos la somnolencia o la presión del sueño. Para que cuando intentes quedarte dormido por la noche te quedes dormido rápidamente y mantengas ese sueño. Y cuando dormimos, liberamos esa somnolencia, casi como una válvula de una olla a presión, de modo que nos despertamos a la mañana siguiente sintiéndonos refrescados.

Entonces, si duermes una siesta durante el día, especialmente si es al final de la tarde, en liberarás parte de esa somnolencia y harás que sea mucho más difícil quedarte dormido y permanecer profundamente dormido durante toda la noche. El consejo sería que si no te afectan al sueño nocturno y puedes dormir siestas regularmente, entonces las siestas están bien.

Pero si te resulta difícil conciliar el sueño por la noche, entonces debes evitar las siestas e intentar desarrollar esa somnolencia saludable por la noche.

La siesta ideal depende de lo que quieras de esa siesta. Las diferentes etapas del sueño te brindan diferentes tipos de beneficios para el cerebro y el cuerpo.

Si quieres evitar ese atolondramiento que a menudo surge después de un sueño largo, quizás debas evitar siestas que duren más de 40 o 50 minutos.

Leer más: Dormir sobre el lado izquierdo, la mejor postura según la ciencia

También intenta evitar las siestas a última hora de la tarde para que cuando te despiertes aún tengas tiempo suficiente para aumentar la somnolencia, esa presión del sueño, y puedas conciliar el sueño por la noche.

¿Pueden las siestas ayudar a reparar el sueño atrasado?

Walker: La respuesta, desafortunadamente, es no. El sueño no es como el banco. No puedes acumular una deuda y luego esperar pagarla en algún momento posterior. Dormir es un evento de todo o nada en ese sentido. Por lo tanto, no puedes dormir poco durante la semana y luego dormir durante todo el fin de semana.

Si una persona no duerme una noche y pierde ocho horas de sueño aunque recuperen esas horas en la segunda, tercera o incluso en la cuarta noche, dormirán más tiempo pero nunca recuperarán esas ocho horas completas que han perdido.

Y podemos preguntarnos, "¿Por qué no hay algún tipo de sistema de crédito en el cerebro? ¿Por qué no tenemos una célula que almacene ese sueño?"

Porque existe un precedente. En realidad, tenemos un sistema de almacenamiento de calorías dentro del cuerpo que se llama "células grasas". Hubo un momento durante el proceso evolutivo en el que nos dábamos banquetes y también pasábamos hambre. Cuando comíamos, almacenábamos esa energía calórica y células de grasa que, nos ayudaba a sobrevivir durante la hambruna. 

Los seres humanos son la única especie que deliberadamente se priva del sueño sin razón aparente. Y eso significa que la madre naturaleza nunca tuvo que enfrentar el desafío de la privación del sueño durante el curso de la evolución y, por lo tanto, nunca tuvo que idear un mecanismo de red de seguridad que supere una deuda de sueño.

Te puede interesar

Lo más popular