Pasar al contenido principal

Meliá, NH y otras empresas turísticas remontan en bolsa tras la debacle del coronavirus: los expertos llaman a la cautela, aunque resaltan su fortaleza a largo plazo

Una mujer con una mascarilla contempla las vistas en la playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria, el pasado 31 de mayo
Una mujer con una mascarilla contempla las vistas en la playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria, el pasado 31 de mayo. REUTERS/Borja Suarez
  • Si hay un tipo de compañías a las que ha afectado la crisis del COVID-19 esas son las relacionadas con el turismo.
  • Algunas firmas que son operadoras de cruceros han ejecutado un rebote desde sus mínimos de finales de marzo y principios de abril de, en casos como en Carnival o Royal Caribbean, más del 150%. Cadenas de hoteles como Meliá o NH en España, han remontado desde ese suelo más un 77% y un 79% respectivamente. 
  • Así, cabe plantearse desde el punto de vista de la inversión si se ha iniciado una recuperación sólida debido a que la economía parece que empieza a dinamizarse tras el fin de los confinamientos o si, por el contrario, se debe seguir extremando la prudencia con estas empresas y puede volver una volatilidad que las castigue.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si hay un tipo de compañías a las que ha afectado la crisis del COVID-19 esas son las relacionadas con el turismo. Cruceros, hoteleras, aerolíneas… Todas ellas se enmarcan en las que más caídas han acumulado en los mercados por la paralización de la actividad y las medidas de distanciamiento social. 

Pero cuando hay descensos muy abruptos en la bolsa siempre es más fácil recuperarse. Eso ha llevado a que estas firmas hayan ejecutado un rebote desde sus mínimos de finales de marzo y principios de abril de, en casos como en Carnival o Royal Caribbean, más del 150%. Cadenas de hoteles como Meliá o NH en España, han remontado desde ese suelo más un 77% y un 79%, respectivamente. 

Así, cabe plantearse desde el punto de vista de la inversión si se ha iniciado una recuperación sólida debido a que la economía parece que empieza a dinamizarse tras el fin de los confinamientos o si, por el contrario, se debe seguir extremando la prudencia con estas empresas y puede volver una volatilidad que las castigue.

En declaraciones de Joaquín Robles, analista de XTB, a Business Insider España en estos momentos se está llevando a cabo “una progresiva normalización del sector turístico”, pero con muchas restricciones, lo que implica “unos menores ingresos potenciales”. Además de las limitaciones, muchos turistas todavía no han recuperado la confianza para volver a la normalidad, a pesar de las ayudas y mensajes de apoyo al sector de los principales gobiernos.

Por estas razones considera que, aunque durante los próximos meses estas empresas puedan recuperar gran parte de las pérdidas sufridas durante los últimos meses, “necesitaran un tiempo prolongado para recuperar el nivel de ingresos previo a la crisis”. Y es que las perspectivas del sector turístico son inciertas, ya que todavía no está claro que “esté controlada la crisis sanitaria”, y su principal objetivo no es crecer sobre sus anteriores resultados, sino “recuperar su nivel de actividad”.

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Los cruceros ante una mayor vulnerabilidad

Crucero durante el coronavirus
Un crucero de TUI con casi 3.000 trabajadores a bordo en el puerto de Cuxhaven, Alemania, en mayo de 2020. REUTERS/Fabian Bimmer

Con este contexto, las compañías de crucero como la americana Carnival han tenido un comportamiento positivo espectacular en bolsa en las últimas semanas. Este comportamiento se debe principalmente “a que el mercado ha descontado en el colapso el peor escenario, es decir la quiebra de todo el sector”, tal y como explica a Business Insider Gisela Turazzini, CEO de Blackbird Bank. 

Este comportamiento es muy habitual en época de incertidumbre y es que el mercado quiere visibilidad. La reacción sectorial está siendo muy positiva, puesto que el turismo recupera visibilidad y la pandemia, aunque sigue siendo un riesgo, está desacelerando en Europa y haciendo pico a nivel global. 

Plantear un escenario de mercado turístico en el mes de julio es claramente “abrir las puertas a una temporada de verano en Europa, que se daba por perdida”, dice Turazzini. Esta visibilidad ayuda a compañías que como Carnival, han visto perder un 90% su capitalización. 

Para la experta siempre que no exista una ampliación de capital, las compañías “recuperarán su capitalización”, por lo que hay que estar atentos a los resultados del segundo trimestre de 2020, para entender si “podrán permanecer vivas tirando de deuda”, o bien necesitarán ampliar capital, “como el caso de las aerolíneas”. Y es que para recuperar un descenso del 90%, la compañía tiene que subir un 900%.

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

Rafael Ojeda, analista macro global de Fortage Funds, comenta a Business Insider que no es un sector claro para invertir aún porque estar en un ambiente cerrado, en el cual pueda aparecer algún infectado y alguna incidencia, hace que “podamos volver a encontrarnos con situaciones que ya se han visto en otros cruceros”

Ahora mismo, los posibles clientes que se dedican a la captación, no van a ver este segmento turístico como “el más atractivo”, dice Ojeda. Si se invierte, añade, es porque “el margen es muy elevado y no porque la actividad vaya a ser muy alta”. Así, desde su punto de vista es posible que los cruceros vayan a tener que bajar los precios para poder llenar los barcos y se puedan aprovechar “de los precios de los carburantes, que están por los suelos”, para tener algún “margen de mejora”. 

La adaptación de las hoteleras al nuevo escenario

Un hombre con mascarilla lleva material sanitario en los pasillios de un hotel.

REUTERS/JASON CAIRNDUFF

El caso de las hoteleras, así como de las aerolíneas es similar al de las compañías de cruceros. Quizás los cruceros puedan tener “mayores limitaciones” al tratarse de un espacio cerrado, y donde cumplir las medidas de seguridad “pueda ser más complicado”, argumenta Robles.

Como punto de partida Ojeda asevera que ahora mismo se encuentra con un problema, dado que va a necesitar prácticamente al 100% de su personal, por lo que “hay que ver cómo se mantienen las medidas de seguridad”, mientras que, paralelamente, “el número de clientes que pueden entrar en los mismos será inferior”. Esto se traduce en que el ratio cliente/empleado baja significativamente, lo cual “repercute en la rentabilidad del negocio”. 

Leer más: 3 cosas que debes entender sobre invertir para ganar dinero en bolsa

Después, las inversiones que tienen que acometer en concepto de limpieza exhaustiva para mantener las zonas a nivel casi quirúrgico supone un coste adicional. Por consiguiente, hay que ver esto como qué margen supone para las compañías. Además, es probable que las hoteleras para atraer clientes tengan que hacer precios especiales, lo que hará que su margen comercial posiblemente caiga. Entonces, no solamente es un sector en el que la capacidad no va a ser al 100% como hasta ahora, sino que sus márgenes se verán reducidos. De esta manera, es complicado invertir. 

Por otro lado, Turazzini expone que todavía “es más seguro invertir en hoteleras” puesto que el valor de sus activos inmobiliarios “las hace especialmente vulnerables”. A estos precios, cualquier inversor podría tener en el punto de mira a Meliá Hoteles, puesto que su patrimonio hotelero “está valorado en 13 euros por acción”, destaca. Obvio que el sectorial tiene mucho riesgo, pero está claro que, si el mundo logra vencer la pandemia y evitar un rebrote, el sector turístico es “el que más subirá”, asegura.

Fortalezas de cara a su recuperación

¿Pero realmente son negocios en los que sí se puede apostar por el largo plazo? Los expertos detallan cuáles son sus puntos fuertes más relevantes. Las principales fortalezas, analiza Turazzini, es que son negocios “absolutamente rentables y viables”. La situación de crisis es coyuntural, por lo que “se recuperarán seguro”, pronostica. Lo relevante, a su modo de ver, es si el negocio “exigirá ampliar o no capital”, como se ha visto en las compañías aéreas. 

Ojeda destaca además que España es un país barato en comparación con sus pares y que podría haber pasado lo peor de la pandemia “frente a otros mercados como el latinoamericano”. Por tanto, probablemente, a los europeos les resulte “aún más atractivo veranear en España que en otras regiones como México o Brasil”

A juicio de Robles, la principal fortaleza es que se trata de un sector que con el tiempo ira recuperando su nivel de actividad, ya que a pesar de la “nueva normalidad”, habrá un “momento durante los próximos años en donde la propagación del virus no sea una amenaza”. Con todo, esta “recuperación” generará un coste “en forma de deuda para muchas de estas empresas”. 

Y además