El riesgo de que se produzca una catástrofe nuclear en Ucrania es bajo, según varios expertos, pero sigue siendo posible

Esta ilustración muestra figuras con equipo de protección, la bandera ucraniana y la señal de radiación

REUTERS/Dado Ruvic

El 4 de marzo, el mundo se despertó con unas imágenes estremecedoras: un incendio se había desatado en el suelo de la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, después de que la artillería alcanzara un edificio a 300 metros de los reactores nucleares.

Los reactores nucleares son físicamente resistentes, con múltiples sistemas de protección, pero ninguno está diseñado para resistir los bombardeos.

Rusia se hizo con el control de la central nuclear de Zaporiyia ese día, 6 días después de tomar el emplazamiento nuclear clausurado de Chernóbil. Durante los combates en Zaporiyia , el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania declaró: "¡Si explota, será 10 veces mayor que Chernóbil!".

Fue una de las series de advertencias apocalípticas de los altos cargos del Gobierno ucraniano , que anunciaban un desastre nuclear si la guerra seguía librándose en sus instalaciones nucleares y en sus alrededores.

Business Insider ha pedido a 4 expertos nucleares que evalúen el riesgo de una catástrofe en las instalaciones nucleares ucranianas ocupadas por Rusia.

Guía minuto a minuto para protegerte durante un ataque nuclear

Todos señalan que un desastre nuclear es muy improbable, pero que una guerra a gran escala en torno a las centrales nucleares es un territorio inexplorado, por lo que es imposible descartar totalmente el riesgo de una catástrofe.

En caso de que se produzca una fusión, "entonces tienes en tus manos algo así como un Fukushima", apunta a Business Insider Edward Geist, investigador de políticas en el centro de estudios RAND Corporation.

"¿Es tan malo como un Chernóbil? No. ¿Sigue siendo un accidente masivo con enormes consecuencias in situ? Sí, potencialmente". 

Una captura de pantalla de un vídeo muestra una vista de la central nuclear de Zaporizhzhia durante un incendio tras los enfrentamientos en torno al emplazamiento el 4 de marzo de 2022.

Un desastre nuclear sería improbable en tiempos de paz

Para que se produzca un accidente en una central nuclear —un suceso que sólo ha ocurrido 3 veces en la historia— los sistemas de refrigeración tendrían que dejar de funcionar.

Una de las funciones más importantes de una central es asegurarse de que el combustible del reactor, que puede funcionar a temperaturas de hasta 2.000 ºC, se mantenga frío, comparte Lewis Blackburn, experto en materiales de desecho nuclear de la Universidad de Sheffield.

Existen múltiples capas de seguridad para evitar que eso ocurra, dice. Por ejemplo, hay generadores de reserva para mantener el agua que refrigera los reactores en caso de que una central se desconecte de la red eléctrica nacional, como efectivamente ocurrió en Chernóbil el 9 de marzo. 

El otro pilar de la seguridad es el personal, formado por expertos altamente cualificados.

VIDEO

Todas las explosiones de bombas nucleares de la historia

Los sistemas, las copias de seguridad y el personal tendrían que fallar a la vez para que se produjera un accidente nuclear, un escenario enormemente improbable en tiempos de paz.

Pero la invasión ha puesto todos estos sistemas bajo presión simultánea, aumentando el riesgo de un desastre.

"La suerte está echada" en tiempos de guerra 

"Nunca hemos visto una escala de actividad militar en torno a los reactores como la que está ocurriendo en Ucrania", explica a Business Insider Jacob Hamblin, historiador nuclear de la Universidad Estatal de Oregón, en un correo electrónico. 

"Es una situación sin precedentes que sería difícil de acomodar para cualquier diseño".

Antes del 11-S, nadie creía necesario salvaguardar las centrales contra el conflicto activo o el terrorismo, dice Geist, que escribió un libro sobre el accidente de Chernóbil de 1986.

El objetivo del diseño de las centrales, apunta, era aislar la actividad nuclear del mundo exterior —lo que se conoce como contención— para mantener la zona segura.

No se planificó lo que podría ocurrir si se rompía la contención desde el exterior.

En Zaporiyia y Chernóbil, hay equipos críticos para la seguridad que son vulnerables a los ataques, asegura Geist, y enumera los generadores de reserva, las líneas eléctricas, los interruptores de potencia y otros equipos que alimentan la refrigeración de emergencia.

Los combates también pueden socavar otras capas de seguridad. Las líneas eléctricas esenciales de Chernóbil y Zaporiyia se cortaron, lo que hace que los lugares sean más vulnerables a un corte de energía.

El personal de Zaporiyia y Chernóbil también ha estado trabajando bajo control ruso desde la invasión de los emplazamientos en condiciones extremadamente estresantes que podrían poner en peligro su capacidad de reacción, según los expertos.

Blackburn, experto del Reino Unido, subraya que cada central necesita su propio personal, muy bien formado, porque cada emplazamiento tiene características específicas y no puede funcionar con seguridad simplemente a partir de planos o manuales.

"No es que los rusos puedan encontrar a alguien de ese reactor que pueda venir y operar estos reactores y que todo vaya bien", dice.

Europa se prepara para la guerra nuclear: Bruselas quiere aumentar sus reservas de pastillas de yodo, trajes de protección y otros medicamentos

Los combates también podrían dificultar enormemente la navegación del personal por los emplazamientos y la respuesta a cualquier fallo del sistema. Los informes indican que el 13 de marzo había munición sin explotar en las instalaciones de Zaporiyia.

"Yo diría que es un riesgo enorme. Cuando se está sobrecargado de trabajo, cuando no se alimenta adecuadamente, se está bajo una presión constante, no se puede esperar razonablemente que el personal rinda al máximo", continúa Blackburn.

Cuando se produjo el incendio en Zaporiyia, las cosas podrían haber "resultado mucho peor" si el personal no hubiera podido intervenir, asegura a Business Insider Edwin Lyman, director de seguridad de la energía nuclear de la Union of Concerned Scientists. 

"Podrías tener un incendio que se propagara a lo largo de los cables eléctricos y que podría haber causado un apagón", comenta.

"Entonces, todas las apuestas se pierden".

En Chernóbil, según los expertos, hay menos preocupación por la fusión. Aunque recientemente se ha detectado cierta actividad en uno de los reactores, el último de ellos se apagó hace más de 20 años, por lo que la inmensa mayoría del combustible está ya frío. La zona de exclusión que rodea la central también está prácticamente deshabitada.

En la central nuclear de Zaporiyia, el riesgo es mayor, ya que la central sigue en activo, por lo que el personal tiene que gestionar mucho más. En la región de Zaporiyia viven alrededor de 1,6 millones de personas.

"Hay muchas más posibilidades de que se produzca algún tipo de error grave allí", alerta Geist, el experto del RAND.

Vista de la central nuclear de Chernóbil tras la explosión del 26 de abril de 1986

Recuerdos de Fukushima

Si se produjera un desastre nuclear en Zaporiyia, sería más bien de la escala del accidente de Fukushima de 2011 que del de Chernóbil de 1986, coinciden los expertos consultados.

A diferencia de Chernóbil, donde el accidente hizo que el núcleo quedara expuesto al mundo exterior, el núcleo principal de la central nuclear de Zaporiyia está contenido en una cáscara resistente que debería mantener la mayor parte de la radiación dentro de la planta, aseguran estos expertos.

A no ser que sufra graves daños. Aunque es fuerte, el núcleo no ha sido diseñado para soportar el impacto de un explosivo externo, añade Geist. 

Una guerra nuclear entre Rusia y EEUU acabaría con la vida de 34 millones de personas en pocas horas, según este estudio de la Universidad de Princeton

Incluso sin eso, parte de la radiación podría escapar de la contención y amenazar la salud del personal y la población local, según los expertos. Una fusión también podría crear un "horrible desorden en el sótano del reactor", apunta Blackburn. 

El material que deja un desastre nuclear, llamado corio, es "terriblemente radiactivo", dice. La limpieza del corio representa un "enorme desafío científico y de ingeniería", y es increíblemente costosa: los trabajos en Chernóbil ya han costado unos 214.000 millones de euros, según una estimación.

Los habitantes de Zaporizhzhia preparan barricadas de arena para las carreteras debido a los ataques de Rusia a Ucrania el 4 de marzo de 2022.

Un desastre nuclear podría ser menos peligroso

Blackburn está más preocupado por otro punto de vulnerabilidad: el combustible gastado. Se trata del combustible radiactivo que ha sido retirado del reactor y que primero se enfría en estanques, para luego ser almacenado en barriles secos una vez que está frío, explica Blackburn. 

Si un misil robusto impactara en los almacenes o estanques de refrigeración de la central nuclear de Zaporiyia o en los estanques de refrigeración de la central nuclear de Chernóbil, "eso significaría que el material radiactivo podría transferirse a la atmósfera inmediata, lo que podría propagarse", comenta Blackburn. 

Esto sería similar a lo que ocurrió durante el accidente de Chernóbil de 1986: un penacho de vapor recogió elementos radiactivos que acabaron en la atmósfera. A continuación, fueron transportados por el viento a grandes distancias, exponiendo potencialmente a decenas de miles de personas a una radiación adicional. Sin embargo, este efecto es difícil de medir y su alcance y gravedad siguen siendo objeto de debate.

Blackburn cuenta que el penacho de un misil que golpeara el combustible gastado sería más pequeño que el del accidente de Chernóbil de 1986 y, por lo tanto, probablemente viajaría menos lejos. Pero mucha gente podría seguir expuesta, advierte.

Una de las advertencias más severas sobre los ataques vino del presidente Volodímir Zelenski, que predijo "el fin de Europa" si se producía un accidente nuclear.

En respuesta, Blackburn comenta: "Sí, eso es un poco sensacionalista". 

"Pero no es incorrecto decir que si una bomba cayera en Chernóbil, sería extremadamente malo".

El humo y los incendios se podían ver cerca de la central nuclear de Zaporiyia en Ucrania el 4 de marzo de 2022

Rusia no tiene nada que ganar con la voladura de los emplazamientos, pero podrían producirse accidentes

Blackburn asegura que apenas podía creer las imágenes de sitios nucleares invadidos en Ucrania. "Eso es definitivamente algo que está en el ámbito de las películas de acción" y no en la realidad, dice.

El uso de cualquier tipo de explosivo cerca de un reactor es "absolutamente impactante. Una muestra de imprudencia realmente asombrosa. Es una auténtica estupidez", afirma.

Geist comparte que estaba "desconcertado" por el hecho de que las tropas rusas se arriesgaran a utilizar artillería cerca de una central eléctrica activa. "Parece una locura", dice.

Tanto Geist como Blackburn señalan que los rusos no tienen nada que ganar con un accidente nuclear.

Blackburn, desde el Reino Unido, dice que se siente en poco riesgo respecto a su seguridad personal: "No creo que nadie, aparte de las personas directamente afectadas, deba preocuparse".

Pero Blackburn comenta que no quiere subestimar el riesgo de que se produzcan combates activos cerca de los emplazamientos nucleares. Otra catástrofe nuclear "en este momento de la historia sería insondable".

"Muchas cosas de esta invasión no tienen precedentes, al menos en nuestra memoria. Y esto es solo un ejemplo más de ello", reflexiona Geist. 

Otros artículos interesantes:

¿Qué sucede cuando explota una bomba nuclear?

Los minutos posteriores a una explosión nuclear son críticos para sobrevivir: que debes hacer para protegerte en el peor de los casos, según expertos en catástrofes

Por qué la ciberguerra en Ucrania todavía no ha mostrado sus efectos más devastadores: ciudades sin luz, refugiados incomunicados o centrales nucleares saboteadas

Te recomendamos