Así fue la explosión del cohete Starship de SpaceX, de Elon Musk, minutos después de un aterrizaje aparentemente exitoso

El prototipo de la nave espacial SN10 explotó en la plataforma de aterrizaje, pocos minutos después del aterrizaje, el 3 de marzo de 2021.
El prototipo de la nave espacial SN10 explotó en la plataforma de aterrizaje, pocos minutos después del aterrizaje, el 3 de marzo de 2021.
  • SpaceX fue la encargada de hacer volar un prototipo del cohete Starship, a casi 10 kilómetros sobre Texas (Estados Unidos), consiguiendo aterrizarlo de una sola pieza por primera vez.
  • Los primeros 2 prototipos explotaron inmediatamente al aterrizar; este tercer vuelo lo hizo 10 minutos después de tocar la superficie.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

SpaceX, finalmente, consiguió lanzar el miércoles un prototipo de su cohete Starship kilómetros sobre el aire para luego aterrizarlo con éxito; sin embargo, 10 minutos después, el cohete explotó.

El vehículo de prueba, llamado Starship –con número de serie 10, o SN10–, despegó a las 5:14 pm del miércoles. Mientras ascendía, apagó un motor y luego el otro. El cohete se mantuvo suspendido en la cima de su vuelo durante unos 30 segundos, más tarde, apagó su último motor, se volcó y cayó boca abajo hacia el suelo. 

A medida que se acercaba al suelo, los motores Raptor se volvieron a encender, voltearon el SN10 en posición vertical y lo bajaron lentamente hasta la plataforma de aterrizaje.

Viaja gratis a la Luna gracias a un multimillonario japonés que ofrece 8 plazas para ocupar el vuelo de SpaceX, organizado por Elon Musk

"A la tercera va la vencida, como dice el refrán", declaró John Insprucker, ingeniero de integración principal de SpaceX, en la transmisión en vivo de la compañía.

Pero persistió un incendio alrededor de la falda del cohete; 10 minutos más tarde, una explosión empujó al SN10 de nuevo al aire, dejándolo hecho pedazos.

SPadre.com capturó el incidente con una cámara en la parte superior de un edificio a unos 10 kilómetros de distancia:

Los predecesores del prototipo, SN8 y SN9, completaron vuelos similares a gran altitud pero fracasaron en sus aterrizajes. Cada uno de ellos se estrelló contra la plataforma de aterrizaje e inmediatamente explotó. Aún así, esos vuelos y este demostraron que Starship podía volar a grandes alturas y controlar su caída en picado de regreso a la Tierra. El miércoles, SN10 demostró que también puede aterrizar en el suelo de una sola pieza, al menos inicialmente.

Un sistema de lanzamiento de 2 partes y totalmente reutilizable

El SN10 aterriza de una pieza en la plataforma de aterrizaje de Boca Chica de SpaceX, en esta captura de pantalla de la transmisión en vivo del vuelo de prueba.
El SN10 aterriza de una pieza en la plataforma de aterrizaje de Boca Chica de SpaceX, en esta captura de pantalla de la transmisión en vivo del vuelo de prueba.

SpaceX transmitió el vuelo de prueba, que puedes ver en el vídeo de YouTube a continuación, excepto la explosión posterior.

Para empezar, los 3 motores Raptor del tamaño de un camión de Starship cobraron vida con un rugido, lo levantaron del suelo y pasaron por la plataforma de lanzamiento en las instalaciones de SpaceX en Boca Chica, una franja de tierra remota en el sureste de Texas. 

Tras comenzar su descenso, 2 aletas aerodinámicas en la nariz del cohete y 2 en su base, operadas por una computadora a bordo, se movieron de forma independiente para controlar la caída del SN10 y, así, mantener su posición inclinada hacia abajo.

SN10 es la etapa superior de un sistema diseñado para tener 2 partes: un propulsor de aproximadamente 23 pisos, llamado Super Heavy, que algún día lanzaría la nave espacial Starship hacia la órbita.

Si funciona, el sistema de lanzamiento Starship-Super Heavy podría reducir el coste de llegar al espacio 1.000 veces, ya que eliminaría la necesidad de construir nuevos cohetes y naves espaciales para cada vuelo espacial. 

Musk quiere construir una flota de naves estelares reutilizables para impulsar viajes hipersónicos alrededor del mundo en la Tierra, llevar astronautas a la Luna y, algún día, llevar personas a Marte .

Un eventual vuelo a la órbita terrestre baja

Una ilustración de la nave espacial Starship de SpaceX y el cohete propulsor Super Heavy, lanzándose juntos hacia el espacio.
Una ilustración de la nave espacial Starship de SpaceX y el cohete propulsor Super Heavy, lanzándose juntos hacia el espacio.

Una vez que SpaceX descubra cómo Starship puede afinar su lanzamiento y aterrizaje, la compañía prevé lanzar un prototipo en órbita para probar su capacidad para volver a entrar en la atmósfera de la Tierra. 

Eso requerirá un nuevo tipo de licencia de lanzamiento de la Administración Federal de Aviación –FAA, por sus siglas en inglés–, pero obtenerla implica superar muchos obstáculos regulatorios, incluida una evaluación ambiental exhaustiva. Dependiendo de los hallazgos de esa evaluación, es posible que SpaceX deba hacer una nueva declaración de impacto ambiental, lo que podría demorar hasta 3 años.

Lo que complica las cosas es un documento preliminar de la FAA filtrado obtenido por Insider, que reveló que SpaceX planea cavar pozos de gas natural y construir plantas de energía a gas en Boca Chica. Tales planes podrían prolongar el proceso de revisión ambiental de SpaceX.

Musk y la FAA se han enfrentado en el pasado: SpaceX lanzó su primer vuelo de Starship a gran altitud, el del prototipo SN8, sin la aprobación de la FAA, lo que desencadenó una investigación.

La nariz del prototipo de Starship SN8 después de que explotara durante un vuelo de prueba, el 10 de diciembre de 2020.
La nariz del prototipo de Starship SN8 después de que explotara durante un vuelo de prueba, el 10 de diciembre de 2020.

Esa investigación aún estaba en curso, al igual que otra investigación sobre las causas del aterrizaje explosivo de SN8, en el momento en que SpaceX quería lanzar su próximo prototipo de nave espacial, SN9. 

En enero, SpaceX anunció que el SN9 estaba a punto de volar, pero cuando el cohete estaba listo en la plataforma de lanzamiento, la FAA repentinamente cerró el espacio aéreo por el que pasaba la trayectoria del cohete. Ese día no hubo lanzamiento.

En respuesta a la demora, Musk criticó a la FAA en Twitter, diciendo que su división espacial tenía "una estructura reguladora fundamentalmente rota" y que "la humanidad nunca llegará a Marte" según sus reglas.

La semana siguiente, la FAA aprobó las actualizaciones de la licencia de lanzamiento de SN9 y dio luz verde a SpaceX. El cohete se disparó y se estrelló, al igual que su predecesor.

Musk dice que está "muy seguro" de que SpaceX lanzará una nave espacial sin tripulación a Marte en 2024, seguida de una misión con tripulación en 2026.

Otros artículos interesantes:

Mango invierte 42 millones de euros en la creación de un nuevo parque corporativo en Barcelona

Dormir menos de 6 horas no aumenta tu productividad, la disminuye y está confirmado por la ciencia y Elon Musk

21 libros sobre tecnología que debes tener en el radar en 2021: desvelan las escandalosas intimidades y el salvaje ascenso de gigantes como Facebook, SpaceX y Spotify

Te recomendamos

Y además