Pasar al contenido principal

El rebote de las exportaciones chinas demuestra su capacidad para seguir adelante reemplazando a EE.UU. por otros países asiáticos

Onlookers watch from a harbor wall as the largest container ship in world, CSCL Globe, docks during its maiden voyage, at the port of Felixstowe in south east England, Jan. 7, 2015.
Onlookers watch from a harbor wall as the largest container ship in world, CSCL Globe, docks during its maiden voyage, at the port of Felixstowe in south east England, Jan. 7, 2015. Reuters/Toby Melville
  • Las exportaciones de China crecieron inesperadamente en julio a pesar de los temores que despierta la guerra comercial.
  • Da la sensación de que la mayor parte de ese rebote refleja el comercio que no se destina a EE.UU., con países como Taiwan, Sudáfrica y Brasil.
  • Las importaciones chinas desde EE.UU. se redujeron un 19% en julio, mientras que las exportaciones hacia terreno estadounidense cayeron un 6,5%.
  • Descubre más historias enBusiness Insider España.

Las exportaciones de China crecieron inesperadamente en julio a pesar de su guerra comercial con EE.UU., lo que demuestra que la segunda economía más grande del mundo está avanzando sin comerciar con la primera.

Las exportaciones aumentaron un 3,3% interanual en términos de dólares, un repunte respecto a la caída del 1,3% que mostraba en junio, según los datos aduaneros de China. Gran parte de este avance se debe al crecimiento de las exportaciones al sudeste asiático, ya que el comercio chino se ha redirigido a otros países.

Leer más: La guerra comercial entre Estados Unidos y China podría provocar una recesión mundial para 2020, según Morgan Stanley

"Nos guste o no, dado que es la potencia comercial más grande del mundo, China está bien arraigada en las cadenas de suministro mundiales", ha asegurado en un correo electrónico a Markets Insider la doctora Kerstin Braun, presidenta de la financiera comercial Stenn. "El comercio desde China encontrará una manera de llegar a EE.UU., ya sea desviando el envío de sus productos a través de países como Vietnam, Tailandia, Camboya o Indonesia, o por la inversión directa china en el sudeste asiático, que está en aumento".

Las exportaciones chinas a EE.UU. cayeron casi un 7%, según Bloomberg. Mientras tanto, las exportaciones a Taiwán, Sudáfrica y Brasil registraron un crecimiento de 2 dígitos.

"El repunte se debió principalmente a mayores exportaciones a países que no son EE.UU.. La contracción de las exportaciones a EE.UU. se moderó ligeramente, pero esto aún implica que el arrastre de los aranceles estadounidenses continuó aumentando el mes pasado", ha señaldo Capital Economics en una nota de los analistas.

Leer más: China devuelve el golpe a Trump: deprecia su divisa al nivel más bajo frente al dólar en 11 años y frena la importación de productos agrícolas de EE.UU.

Capital Economics también ha afirmado que la depreciación del yuan debería ayudar a las exportaciones chinas. "Un renminbi más débil también ofrecerá un alivio a los exportadores chinos. El sostenimiento de los volúmenes de exportación probablemente será pequeño: los precios de exportación en dólares tienden a ser rígidos y en los últimos años las empresas han absorbido alrededor del 80% del movimiento en el tipo de cambio".

"Pero lo que no se transmita a los compradores pasará a los ingresos por exportaciones en moneda local, lo que a su vez ayudará a respaldar el empleo en la manufactura, la inversión y el crecimiento de los ingresos. Solo a través de este canal, una depreciación del 10% podría impulsar el PIB en alrededor de 0,2 %".

Mientras tanto, el comercio chino con EE.UU. registró nuevos descensos. Las importaciones de China desde EE.UU. cayeron un 19% en julio respecto al año pasado, mientras que las exportaciones se redujeron un 6,5%, lo que generó un superávit comercial de 27.970 millones de dólares (algo más de 25.000 millones de euros) para China.

Y además