Pasar al contenido principal

Un extremeño crea un producto biodegradable que funciona como cortafuegos natural

Cortafuegos en el bosque
Pixabay

Todos sabemos la enorme lacra que suponen los incendios cada verano en los montes de nuestro país, especialmente en las zonas más verdes del norte de la península. Para evitarlos, normalmente se realizan cortafuegos (carreteras o simplemente eliminación de maleza y vegetación) y, cuando ya se ha producido el fuego, se emplean materiales retardantes que evitan que se propague a demasiada velocidad.

Pero un español, Iván Pizarro, quiere cambiar ese concepto con su startup Gesnatec. Se trata de un proyecto nacido en Extremadura que fabrica un producto bloqueante del fuego, una particularidad que le distingue de la competencia, que fabrica productos retardantes. “Estos no impiden que el fuego avance, aunque sea de forma más lenta. Nuestro producto ejerce de cortafuegos natural, y al ser biodegradable no sólo no genera daños a la biodiversidad, sino que impide los daños en el personal que los manipula y se dedica a apagar los incendios”, explica este ingeniero de Montes.

La elección de la sede en Extremadura no es casual. Sus principales competidores están en Aragón y Galicia, pero contar con la empresa en Don Benito (Badajoz), les permite abordar de manera natural el mercado portugués, además de que la comunidad autónoma es una de las más desarrolladas en la legislación antiincendios.

Leer más: 13 pequeñas acciones para luchar contra el cambio climático

Esta idea le ha valido a Gesnatec ser ganadora de la II edición de IMF Emprende, la aceleradora puesta en marcha por IMF Business School. Gracias a ello, los socios de la compañía disfrutarán durante un año de asesoramiento y seguimiento por parte de expertos de la escuela, y recibirán 2.000 euros para hacer frente a sus próximos proyectos, además de que Pizarro podrá acceder gratuitamente a un máster IMF-UCJC online, servicio de asesoría jurídica, fiscal y laboral para constituir sus empresas, visibilidad en redes y medios de la escuela, espacio en el campus madrileño de la escuela de negocios, formación online y uso de la plataforma virtual, durante un año.

El resto de proyectos finalistas han sido: Fundeen, una plataforma de crowdfunding para energías renovables destinada a inversores particulares; Lazada Moda, empresa de moda que diseña y produce americanas para mujeres; Heromark, un videojuego para aprender idiomas que utiliza realidad virtual; Lumac, que fabrica domótica a bajo coste que favorece la eficiencia energética; Brandsen & Tourgot Executive, una plataforma de selección digital de profesionales jurídicos; e inCube studios, un visor de contenido 3D.

Te puede interesar