Pasar al contenido principal

Facebook creó una app de reconocimiento facial que permitía a sus empleados identificar personas apuntándolas directamente con el móvil

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook
REUTERS/Erin Scott
  • Facebook en su día construyó una app interna que permitía a sus empleados identificar a personas utilizando reconocimiento facial mediante las cámaras de sus teléfonos móviles.
  • La app, que se desarrolló entre 2015 y 2016, utilizó la gigantesca biblioteca de identidades publicadas en Facebook para reconocer automáticamente a la persona a la que apuntaba la cámara del móvil.
  • La app no se llegó a poner a disposición del público y Facebook ha contado a Business Insider que únicamente funcionaba con trabajadores de la empresa y con cualquiera de sus amigos que permitiesen la utilización del sistema de reconocimiento facial de la red social.
  • "Como una forma de aprender sobre nuevas tecnologías, nuestros equipos construyen habitualmente aplicaciones para uso interno. La apps descritas en este caso sólo estaban disponibles para los trabajadores de Facebook y únicamente podían reconocer a los empleados y a sus amigos que tuvieran habilitado el reconocimiento facial", explica un portavoz de Facebook.
  • La existencia de la aplicación ilustra cómo Facebook ha experimentado rápidamente con tecnología que podría tener implicaciones sociales profundas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Facebook construyó en su momento una app interna de reconocimiento facial que permitía a sus empleados identificar a personas apuntándolas con las cámaras de sus teléfonos móviles.

La aplicación, que fue desarrollada por empleados de Facebook entre 2015 y 2016 y probada internamente, se basó en la vasta colección de fotos cargadas por los usuarios y datos de reconocimiento facial de la red social para identificar a personas en el mundo real en cuestión de segundos, según han confirmado varias fuentes a Business Insider.

Se mostró en una reunión interna en 2015, según una fuente, y se presentó como un "ejemplo de futuras innovaciones" que la tecnología y los datos de Facebook podrían permitir.

Una segunda fuente señala que en 2016 se puso a disposición de los empleados de Facebook una versión beta de la aplicación para su descarga, que utilizaba la cámara del smartphone para identificar a cualquier persona sobre la que la red social dispusiera de datos suficientes, independientemente de que fuera o no empleados de Facebook. Posteriormente, se limitó la app para que únicamente se pudiera identificar a personas reconocidas como amigos de Facebook del usuario de la app (independientemente de que fueran o no empleados) y sólo utilizaron la aplicación con sus amigos después de que se hiciera ese cambio, aseguran.

Leer más: Las cámaras de reconocimiento facial se están enfrentando a un inesperado obstáculo para poder inundar las calles de todo el mundo: las personas

Un portavoz de Facebook rechazó que la aplicación pudiera identificar a desconocidos que no trabajaban en Facebook, diciendo que únicamente podía reconocer las caras de los empleados de Facebook y de los amigos de Facebook de los usuarios que habían habilitado el sistema de reconocimiento facial de la red social en sus cuentas.

La aplicación estaba claramente en su fase inicial y tenía una interfaz básica de cámara, según una fuente. Cuando se le apuntaba a alguien, tardaba entre tres y cinco segundos en reconocerlo y luego mostraba su nombre de Facebook y la foto de su perfil.

Durante años, Facebook ha utilizado la tecnología de reconocimiento facial para identificar los sujetos de las fotos subidas a su red social y recomendar su "etiquetado", pero la versión disponible para los consumidores se ha aplicado sólo a las fotos y nunca para el reconocimiento facial en directo en el mundo real. En septiembre, Facebook dijo que cambiaría para hacer del reconocimiento facial una característica de inclusión voluntaria, en lugar de asumir por defecto que los usuarios consienten en que sus rostros sean escaneados.

La existencia de la app experimental, de la que no se había informado anteriormente, pone de manifiesto la voluntad de Facebook de experimentar con tecnologías con importantes repercusiones sociales. Y plantea interrogantes sobre el enfoque de la empresa con respecto a la privacidad y el consentimiento, y su manejo de los datos de los usuarios.

Leer más: Por qué el reconocimiento facial y los datos biométricos solo deberían usarse en situaciones excepcionales, según los expertos

Un portavoz de Facebook afirma que la empresa construye aplicaciones experimentales de forma habitual internamente y que, desde entonces, la aplicación de reconocimiento facial ha dejado de funcionar.

"Para aprender sobre nuevas tecnologías, nuestros equipos crean con frecuencia aplicaciones para uso interno. Las aplicaciones aquí descritas sólo estaban disponibles para los empleados de Facebook, y sólo podían reconocer a los empleados y a sus amigos que tuvieran habilitado el reconocimiento facial", ha indicado en una declaración escrita un portavoz de Facebook.

Facebook tiene un largo historial de escándalos de privacidad

La aplicación experimental se desarrolló en un momento en el que Facebook se encontraba bajo la presión de su rival Snapchat, entonces en rápido crecimiento, y de su tecnología y filtros de rastreo facial comparativamente avanzados. Un antiguo empleado de Facebook que trabajaba en la empresa en ese momento y que no estaba al tanto de la aplicación beta especuló que podría haber sido un experimento de Facebook para comprender mejor ese área, en un intento de hacer frente a la "amenaza inminente" que representaba Snapchat.

Facebook ha vivido más de dos años de escándalos, desde la difusión de desinformación y propaganda en su plataforma en las elecciones de 2016 en Estados Unidos hasta problemas con el manejo de los datos de los usuarios. A principios de este año, la empresa recibió una multa de 5.000 millones de dólares de la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos después de que la empresa de investigación política Cambridge Analytica se apropiara indebidamente de los datos de más de 80 millones de usuarios como resultado de controles poco estrictos por parte de Facebook.

El reconocimiento facial también ha sido un tema espinoso para la compañía. En 2012, Facebook dejó de utilizar el reconocimiento facial en la Unión Europea por cuestiones de regulación de la privacidad, antes de volver a introducirlo en 2018 con controles más estrictos. La compañía se enfrenta a una demanda por acusaciones de que no obtuvo el consentimiento de los usuarios de Illinois antes de utilizar sus datos biométricos, lo que podría costarle hasta 35.000 millones de dólares si pierde ese caso, según informa Ars Technica.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime

Y además