Pasar al contenido principal

Facebook, Google y Twitter están luchando por borrar los vídeos de la matanza de Nueva Zelanda (sin conseguirlo)

Tech firms are scrambling to keep dozens of copies of videos showing the New Zealand mosque shootings off their platforms
Shona Ghosh/Business Insider
  • Facebook, Google y Twitter luchan por borrar el vídeo del ataque terrorista de este viernes en dos mezquitas de Nueva Zelanda.
  • Parece que el vídeo original lo publicó en Facebook el mismo atacante, que en la red social aparece como Brenton Tarrant.
  • Facebook lo borró, pero otros usuarios han copiado el vídeo y lo han subido de nuevo a esta y a otras redes como Twitter y YouTube.
  • En Business Insider hemos localizado fácilmente el vídeo en Facebook y YouTube.
  • La policía neozelandesa aún no ha señalado ningún sospechoso, y el suceso demuestra lo difícil que es para las grandes empresas de redes sociales controlar y moderar adecuadamente el contenido relacionado con este tipo de eventos.

Facebook, Google, Twitter y otras grandes empresas de tecnología están intentando evitar que en sus plataformas salga el vídeo del ataque terrorista que ha tenido lugar este viernes en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda.

El atentado ha acabado con las vidas de 49 personas y provocado 49 heridos. Puedes leer la historia completa aquí.

La policía de Nueva Zelanda no ha señalado aún a ningún sospechoso del atentado, aunque algunos medios han publicado que un hombre ha sido acusado del asesinato.

El problema de las tecnológicas es que, aparentemente, un hombre que se identifica en Facebook como un australiano de 28 años llamado Brenton Tarrant ha publicado en la red social un vídeo en directo mostrando cómo llevaba a cabo los ataques. 

La policía neozelandesa ha pedido que no se compartan los vídeos del ataque.

Facebook ha apuntado a INSIDER este viernes que ha eliminado el directo original y la cuenta desde la que se había subido, así como una cuenta Instagram. Twitter también ha suspendido la cuenta de Tarrant.

El HuffPost ha publicado que el archivo se republicó primero en 8chan y en la cuenta de Twitter de Tarrant, pero eso no ha impedido que otros copien y vuelvan a subir nuevas versiones del mismo vídeo.

Así, Business Insider ha podido encontrar fácilmente el vídeo en YouTube y Facebook, publicado desde otras cuentas, que, aunque aparece con una advertencia de contenido explícito, no impedía que los usuarios vean las imágenes.

También hemos podido encontrar enlaces al manifiesto extremista de Tarrant en Twitter y Google.

Vídeo en YouTube.
Vídeo en YouTube. Shona Ghosh/Business Insider/YouTube


Parte del problema es que los usuarios están escapando de los moderadores de estas redes, por ejemplo, subiendo el directo y subtitulándolas con una versión mal escrita del nombre del atacante.

Google eliminó el vídeo publicado después de que Business Insider lo reportara.

"Nuestros corazones están con las víctimas, sus familias y la comunidad afectada por este horrible suceso", ha declarado una portavoz de Facebook, Mia Garlick. "La policía de Nueva Zelanda nos alertó de un vídeo en Facebook poco después de que comenzara la transmisión en directo y rápidamente eliminamos las cuentas de Facebook e Instagram del atacante y el vídeo".

"También estamos eliminando cualquier elogio o apoyo al crimen y al atacante o atacantes en cuanto los detectamos. Continuaremos trabajando directamente con la policía de Nueva Zelanda mientras continúa su investigación".

Facebook está utilizando la tecnología, los informes de sus usuarios y sus moderadores para cazar los vídeos u otro tipo de contenido relacionado con el incidente que viole sus términos.

Twitter ha confirmado que está retirando proactivamente las copias del vídeo. "Estamos muy tristes por el tiroteo de hoy de Christchurch", ha señalado una portavoz. "Twitter cuenta con procesos rigurosos y un equipo dedicado a la gestión de situaciones exigentes y de emergencia como ésta. También cooperamos con la policía para facilitar sus investigaciones cuando sea necesario".

Asimismo, una portavoz de Google también se ha disculpado: "Nuestros corazones están con las víctimas de esta terrible tragedia. El contenido violento y gráfico no tiene cabida en nuestras plataformas y se elimina tan pronto como nos damos cuenta de ello. Como en cualquier gran tragedia, trabajaremos en cooperación con las autoridades".