Pasar al contenido principal

Mark Zuckerberg dice que Facebook "no va a cambiar" su política, a pesar del boicot de más de 500 anunciantes

Mark Zuckerberg reportedly said Facebook is 'not gonna change' in response to a boycott by more than 500 advertisers over the company's hate speech policies
El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

  • Mark Zuckerberg ha asegurado a sus empleados que Facebook "no va a cambiar", pese al boicot de más de 500 de sus anunciantes, que no están de acuerdo con la política de discurso de odio de la plataforma, según The Information
  • Según el directivo, se trata de una cuestión reputacional y el boicot solo afecta a "una pequeña parte" del negocio de publicidad de la compañía. El fundador de la red social cree que los anunciantes volverán pronto. 
  • Entre las más de 500 empresas que se han unido al boicot están Coca-Cola, Ford o Starbucks.
  • Varias organizaciones de derechos apelaron a los anunciantes a retirar su publicidad después de que Zuckerberg decidiera no intervenir en las publicaciones subidas de tono del presidente de EEUU, Donald Trump, en relación a las protestas que están teniendo lugar en el país. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ha dicho a sus empleados que la compañía no va a cambiar su política sobre el discurso de odio en redes sociales, pese al boicot de cientos de anunciantes que han retirado la publicidad de la plataforma, según The Information.

"No vamos a cambiar nuestra política, ni nuestra postura, ni nada por la amenaza actual a una pequeña parte de nuestros ingresos. Ni tampoco si el porcentaje del negocio en riesgo fuera mayor", ha asegurado Zuckerberg, según la misma fuente.

"Pienso que todos los anunciantes volverán a la plataforma más pronto que tarde", ha dicho. El boicot es una "cuestión de reputación" que tiene que ver con sus socios, pero no es un problema financiero, ya que la mayoría de los ingresos de la firma en publicidad provienen de pequeñas empresas y no de grandes marcas.

Leer más: Por qué TikTok, Amazon y las cadenas de TV serán las grandes beneficiadas del boicot publicitario a Facebook

Facebook ha perdido cerca de 53.500 euros en valor de mercado, tan solo 2 días después de que se iniciara el boicot. Sin embargo, sus acciones ya se están recuperando a buen ritmo.

Todo empezó cuando varias asociaciones de derechos en EEUU apelaron a las marcas a retirar su publicidad de la red social. El motivo: la política contra el discurso de odio de Zuckerberg, quien considera que no debe intervenir en las publicaciones de su plataforma. En esa misma línea, el CEO de Facebook decidió no hacer nada frente a un mensaje subido de tono del presidente, Donald Trump, en el que este sugería que las personas que se están manifestando en las calles del país deberían seguir los pasos de George Floyd.

Más de 500 empresas han decido quitar su publicidad de la red social. Entre ellas están Coca-Cola, Ford, Starbucks, Verizon, Adidas y Unilever.

Leer más: Estos son los motivos de Mark Zuckerberg en contra de la nueva política de verificación de Twitter: surge la polémica después de que la plataforma contrastara un mensaje de Donald Trump

La última decisión de Facebook, después de que la polémica ganara peso, consistió en poner una etiqueta en este tipo de publicaciones, como la de Trump. Esa marca indica que se está incumpliendo la política de la plataforma por incurrir en un discurso de odio, aunque siguen apareciendo en la página de inicio, ya que se consideran de relevancia informativa. 

Los directivos de la firma han estado escuchando las peticiones de sus anunciantes y negociando con ellos. Pero actualmente las relaciones entre esas marcas y Facebook están rotas. Paralelamente, las organizaciones que han emprendido la campaña quieren tratar el tema personalmente con Zuckerberg, ya que es el "máximo responsable", según Reuters.

El fundador de la red social parece estar dispuesto a reunirse con los representantes de dichas asociaciones, según ha confirmado una de ellas a Business Insider.

Leer más: La Comisión Europea estudia reformas para responsabilizar a las plataformas digitales de sus contenidos

Las últimas declaraciones de Zuckerberg, el pasado viernes, hacen pensar que este puede dar su brazo a torcer, ya que el boicot sí puede convertirse en una amenaza real para la compañía.

"Cuando alguien te está presionando para hacer algo, te están poniendo entre la espada y la pared, lo que hace todavía más complicado que hagas lo que te piden, ya que parece que estás obligado a dar marcha atrás y también da la sensación de que cualquiera, en un futuro, puede ponerte en la misma tesitura", explicaba Zuckerberg a sus empleados, según The Information.

Un portavoz de Facebook ha indicado a Business Insider: "Nos tomamos estas cuestiones muy en serio y respetamos las opiniones de nuestros socios. Estamos mejorando para que cada vez haya menos discursos de odio en nuestra plataforma. Nosotros no nos lucramos con esto y nuestras políticas están diseñadas conforme a los valores de la compañía, no para responder a presiones económicas". 

Y además