Pasar al contenido principal

Facebook, en el ojo del huracán de los reguladores irlandeses por saltarse el GDPR

Zuckerberg
Chip Somodevilla/Getty Images
  • Facebook concentra junto a sus variadas filiales nada menos que 11 de las 19 investigaciones que el regulador de datos irlandés tiene en marcha en estos momentos por violaciones del GDPR.
  • El regulador irlandés también mantiene investigaciones sobre otras redes sociales muy populares como Twitter y LinkedIn.
  • En Irlanda, las normas sobre gestión de datos personales solía ser más liviana que la del resto de naciones comunitarias, algo que el GDPR ha venido a igualar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos, de la que precisamente se acaba de cumplir un año, está poniendo sobre la mesa muchas de las prácticas poco éticas -cuanto menos- de muchas compañías digitales a la hora de gestionar nuestra información personal. 

Una de ellas es Facebook, que concentra junto a sus variadas filiales nada menos que 11 de las 19 investigaciones que el regulador de datos irlandés tiene en marcha en estos momentos. Diez de estas investigaciones fueron iniciadas por la Comisión de Protección de Datos (DPC) del país, mientras que otras nueve fueron instigadas por otras personas o empresas.

Leer más: Mark Zuckerberg dice que dividir Facebook echaría por tierra los esfuerzos por mejorar la seguridad y la privacidad de la red social

Además de Facebook, WhatsApp e Instagram, el DPC también está investigando otras redes sociales muy populares como Twitter y LinkedIn.

Rque la popular red social, al igual que la inmensa mayoría de multinacionales norteamericanas, tiene su sede europea en Irlanda para aprovecharse de sus ventajas fiscales -como el 'doble irlandés'- a la hora de repatriar los beneficios del Viejo Continente hacia EEUU.

También sus normas sobre gestión de datos personales solía ser más liviana que la del resto de naciones comunitarias, algo que el GDPR ha venido a igualar. 

Y además