Pasar al contenido principal

Facebook accede a pagar 106 millones de euros por impuestos atrasados en Francia

Mark Zuckerberg
Mark Zuckerberg testificando en Washington.

Reuters

  • Facebook ha acordado pagar más de 100 millones de euros en impuestos atrasados al Gobierno francés, siguiendo la estela de otras grandes tecnológicas que quieren ponerse al día con Hacienda.
  • El año pasado le tocó el turno a Google, que se dejó 465 millones de euros en impuestos y 500 millones en multas, y a Apple, que acordó pagar otros 500 millones al fisco galo.
  • Además de liderar la lucha global hacia los impuestos a las Big Tech, Francia ya planea la aplicación de un segundo impuesto del 3% sobre los ingresos de estas compañías.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Facebook ha acordado pagar 106 millones de euros para resarcirse de disputas legales con el fisco francés, que le reclamaba retribuciones atrasadas entre 2009 y 2018. Además de la compensación, la suma incluiría una multa de 22 millones de euros, que Facebook no ha confirmado.

El acuerdo entre el Gobierno galo y la compañía que dirige Mark Zuckerberg vendría a finalizar una ronda de negociaciones que la oficina de impuestos habría estado manteniendo con diversas gigantes tecnológicas en los últimos tiempos. El año pasado, por ejemplo, Google abrió la veda de estos resarcimientos fiscales al admitir —y retribuir— pagos atrasados de 465 millones de euros, además de 500 millones de euros en multas. En la misma operación fiscal, Apple acordó con las autoridades el pago de otro medio millón de euros.

A raíz de la noticia, un portavoz de Facebook ha asegurado que la empresa se está "tomando en serio" sus obligaciones fiscales. "Trabajamos estrechamente con las autoridades fiscales de todo el mundo para garantizar el cumplimiento de todas las leyes fiscales aplicables y para resolver cualquier disputa, como hemos hecho con las autoridades fiscales francesas", ha resumido el representante a al diario francés Capital, quien ha adelantado la información este lunes.

Leer más: Qué es la tasa Google y cómo afectará a las grandes tecnológicas y a los usuarios

La polémica radica, en realidad, en dónde deben pagarse los impuestos de las grandes tecnológicas. En este caso, Francia ha sido durante los últimos años uno de los modelos a seguir en la lucha a favor de la fiscalización de estas empresas, bajo la premisa de que los ingresos que allí se generan deben de ser gravados en el propio país, no en otros más asequibles como Irlanda.

En lo que concierne a Europa, la isla acoge las sedes internacionales de Apple, Google y Facebook, entre otras, debido a los beneficios fiscales que ofrece la política del país. Entre sus fronteras, las grandes tecnológicas disfrutan de una tasa de impuesto de sociedades relativamente baja (12,5%), en comparación con el 31% de Francia o el 25% del tipo general en España.

Hasta hace poco, empresas como Netflix habían logrado optimizar sus cuentas de impuestos reservando las ganancias de toda Europa en Dublín. Pero los tiempos cambian poco a poco y, con Francia a la cabeza, otros gobiernos europeos han tomado medidas para gravar a estas entidades.

"Pagamos los impuestos que debemos en cada mercado que operamos", menciona el portavoz de Facebook a Fortune. "Desde 201 hemos cambiado nuestra estructura de ventas para que los ingresos de los anunciantes apoyados por el equipo en Francia se registren ahora en este país; este año estamos pagando 8,46 millones de euros de ingresos fiscales en Francia, un aumento de casi el 50% con respecto al año pasado", se excusa.

Leer más: EEUU aprovecha la crisis del coronavirus para suspender las negociaciones sobre una tasa Google global y vuelve a amenazar a países como España, que prepara su impuesto para finales de 2020

Así, según las estimaciones adelantadas por Capital, los ingresos anuales de Facebook en Francia ascenderían a un total de 1.300 millones de euros (1.500 millones de dólares).

Un nuevo impuesto sobre ingresos

Además de resarcir las cuentas pendientes con Hacienda, el Gobierno francés ya está preparando un segundo gran impuesto contra las grandes empresas tecnológicas estadounidenses. De este modo, el Ejecutivo comandado por Emmanuel Macron ya ha aprobado un proyecto de ley que contempla aranceles del 3% sobre los ingresos franceses (en lugar de los beneficios) de compañías como Google, Facebook o Amazon, entre otras.

La introducción de este nuevo impuesto se ha planteado como medida provisional, en un principio, esperando una organización escala global que determine la localización de los impuestos bajo la guía de una Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que se hace esperar. Por lo pronto, la pandemia ha retrasado su imposición inmediata, aunque el gobierno francés ha garantizado que empezará a aplicarse sí o sí a finales de año.

Otros países, como Reino Unido o España, siguen la línea marcada con Francia y planean impuestos similares antes de 2021 ante la atenta mirada de Estados Unidos, quien podría tomar represalias por la vía de los aranceles.

Y además