Pasar al contenido principal

Facebook quiere que le mandes tus desnudos para frenar el porno de venganza

Hombre sin camiseta movil
Getty Images
  • La red social cuenta con una herramienta que borra fotografías eróticas subidas a la plataforma sin consentimiento.
  • Es un programa piloto que está en pruebas en Australia, Canadá, Reino Unido y EEUU.
  • En medio del escándalo de Cambridge Analytica, los usuarios de la red podrían desconfiar de la herramienta. 

La sextorsión o extorsión sexual es un tipo de chantaje cada vez más común en internet, que consiste en amenazar con la publicación de desnudos o vídeos de contenido sexual de una persona a menos que la víctima ceda a ciertas exigencias, casi siempre económicas.

Para atajar el problema Facebook propone una solución peculiar: que los usuarios envíen sus desnudos a la red social para que estas fotografías sean detectados lo antes posible, en el mismo momento de que otro usuario intente subirlas, para borrar el contenido antes de que sea publicado. 

"Queremos hacer todo lo posible para ayudar a los víctimas de estos abusos. Nos estamos aliando con organizaciones de seguridad de manera que los usuarios puedan enviar imágenes que temen que puedan ser compartidas sin su consentimiento, para que así podamos bloquearlas antes de que se suban a Facebook, Instagram y Messenger”, ha escrito Antigone Davis, jefe global de seguridad de Facebook, en un post en la red social.  

Se trata de un programa piloto que ha funcionado durante unos meses en Australia y que ahora se extiende a Canadá, Reino Unido y Estados Unidos con el objetivo de reforzar las herramientas de control de contenido a los usuarios y las vías para reportar el contenido subido a la red social sin consentimiento. 

Facebook ya borra las imágenes íntimas que se suben a la red social sin consentimiento de la persona fotografiada cuando los usuarios lo denuncian ─y los desnudos, si consigue identificarlos─, y además tiene un sistema que reconoce esa imagen si vuelve a subirse o compartirse.

El procedimiento de esta nueva herramienta es el siguiente:

  • Cualquier usuario de Facebook, Messenger o Instagram que tema ser extorsionado con una imagen concreta puede ponerse en contacto con la red social rellenando un formulario.
  • Tras completarlo, recibirá un email con un link seguro al que subir la o las fotografías.
  • Un miembro del equipo de seguridad de Facebook revisará y creará un código que permitirá a la compañía saberlo si la imagen se publica en la red.
  • En un plazo inferior a ocho días Facebook borrará la imagen, notificándolo al propietario, y así podrá bloquear su posible publicación.

La herramienta ya ha sido utilizada para reconocer propaganda terrorista y contenido relacionado con los abusos a menores y es lo suficientemente buena como para identificar las imágenes aunque hayan sido alteradas, se les hayan cambiado los colores, añadido marcas de agua y se hayan recortado o torcido, según The Guardian.

La responsable global de seguridad de Facebook, Antigone Davis, ha explicado a la BBC que las fotografías serán revisadas "por un grupo muy pequeño de unos cinco examinadores especialmente entrenados". Este equipo asignará a la foto una huella digital única, que será almacenada en una base de datos: si alguien intenta subir la misma imagen será automáticamente bloqueada sin que llegue a publicarse. Y sin que las fotos originales se almacenen en ninguna base de datos.

Leer más: Todo lo que necesitas saber sobre el GDPR, la normativa de la UE que hace temblar a Silicon Valley

La cuestión es si los usuarios pueden confiar en Facebook para una labor tan delicada, precisamente en un momento en el que está en el ojo del huracán debido al escándalo de privacidad que ha supuesto la filtración masiva de datos de Cambridge Analytica, que ha llevado a Mark Zuckerberg a tener que comparecer ante el Congreso de los Estados Unidos.

Además, el CEO de la compañía ha comparecido esta semana en el Parlamento europeo, donde ha pedido perdón por la filtración aunque no ha llegado a aclarar qué pasó exactamente con los usuarios afectados o cómo se evitarán situaciones similares en el futuro.

Davis reconoce a la BBC que no existe una garantía del 100% en este tipo de tecnologías de reconocimiento de imagen a través de fotografías. Además, Facebook no detalla si el sistema está preparado para hacer lo mismo con el contenido sexual que aparezca en vídeos.

Te puede interesar