Pasar al contenido principal

La población animal ha disminuido un 50%: la última prueba que demostraría que la sexta extinción masiva de fauna en la Tierra ha comenzado

Leopardo
Getty
  • La población de animales terrestres de todo el mundo ha disminuido un 53% desde 1970, según un análisis reciente de World Wildlife Fund (WWF).
  • Los bosques son nuestro "mayor aliado natural en la lucha contra el calentamiento global", ha dicho Susanne Winter, directora de WWF, a EcoWatch.
  • La rápida disminución de animales es otra señal más de que el planeta se encuentra en una sexta extinción masiva.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los bosques de la Tierra se están quedando vacíos.

La mitad de sus habitantes han desaparecido en los últimos 40 años, según un nuevo estudio de World Wildlife Fund (WWF).

El informe ha hecho un seguimiento de 268 especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles que han habitado los bosques de todo el mundo entre 1970 y 2014 (el año más reciente del que se dispone datos). Los resultados mostraron que las poblaciones de animales forestales han disminuido en un 53% en todo el mundo, y que los culpables somos los seres humanos.

Rinoceronte de Sumatra
Ratu, uña rinoceronte de 8 años, en el Santuario del Rinoceronte de Sumatra en el Parque Nacional Way Kambas el 20 de mayo de 2010. Los rinocerontes de Sumatra recorrían los bosques del Sudeste asiático, pero hoy en día solo quedan 80. Supri/Reuters

Más de 80% de todas las especies animales, plantas e insectos terrestres llaman hogar a los bosques. Sin embargo, una combinación de destrucción del hábitat, caza, propagación de especies invasoras, cambio climático y enfermedades están matando a los animales, han señalado los investigadores.

Sin estos seres vivos, los bosques no pueden realizar las funciones de las que dependemos, ya que polinizan las plantas forestales, dispersan las semillas y nutren el suelo con sus desechos.

"Los bosques dependen del mundo animal para desempeñar funciones esenciales para la vida", ha dicho Susanne Winter, directora de programas de WWF, a EcoWath.

Leer más: 10 animales que no son tan peligrosos como piensas

Los bosques nos ayudan a combatir el cambio climático

Uno de los papeles más importantes que desempeñan los bosques es frenar el cambio climático. Lo árboles absorben enormes cantidades de dióxido de carbono del aire e insertan el carbono en su madera y en el suelo. Un estudio reciente ha demostrado que plantar nuevos árboles en un espacio del tamaño de Estados Unidos podría absorber dos tercios de todas las emisiones de dióxido de carbono que los humanos han expulsado a la atmósfera.

"Sin animales, es más difícil, ya que las especies arbóreas importantes para la protección del clima podrían perderse sin estos", ha dicho Winter.

En América del Sur y África, por ejemplo, muchas de las especies de árboles que absorben carbono dependen de grandes aves y primates para comer sus frutos y posteriormente esparcir sus semillas, según el informe. Sin ellos, esos árboles tendrían dificultades para reproducirse y los bosques perderían sus mejores árboles para almacenar carbono.

"Los bosques son nuestro mayor aliado natural en la lucha contra el calentamiento global", ha dicho Winter. "Si queremos revertir el declive mundial de la biodiversidad y prevenir la crisis climática, tenemos que proteger los bosques y las especies que viven allí".

Hombre de la tribu Batek
Un hombre de la tribu Batek caza en una selva cerca del Parque Nacional Kuala Koh en el estado malaysiano de Kelantan, el 21 de octubre de 2009. REUTERS/Zainal Abd Halim

REUTERS/Zainal Abd Halim

Los bosques también filtran el agua: a medida que el agua llega a los embalses o a las reservas subterráneas, las raíces y el suelo de los bosques la separan de sedimentos y la contaminación que recoge en el camino. Además, los bosques regulan el ciclo global del agua, ya que las hojas, ramas y raíces de los árboles almacenan o liberan vapor de agua.

Los modelos climáticos muestran que la deforestación en África Central podría llevar a una caída del 15% en las precipitaciones en el Medio Oeste de los Estados Unidos, y la deforestación amazóniza podría reducir las precipitaciones en Texas en un 25%.

Los seres humanos también obtenemos alimentos, madera y medicinas de las plantas y animales de los bosques. En todo el mundo, 1.600 millones de personas dependen de los bosques para su subsistencia, incluidos 70 millones de indígenas, según Naciones Unidas. Alrededor de 300 millones de personas viven en los bosques, según WWF.

Pájaro quetzal
Un resplandeciente quetzal en El Nido, parque pecuario en Ixtapaluca, a las afueras de Mexico City, el 7 de julio de 2011. Muchas especies de quetzal están en peligro. REUTERS/Carlos Jasso

REUTERS/Carlos Jasso

Leer más: Estos son los 5 animales más temidos por el ser humano, según la ciencia

La Tierra está en su 6ª extinción masiva

Una creciente cantidad de evidencias sugieren que la Tierra está en medio de un evento de extinción masiva, el sexto de este tipo en la historia del planeta.

Más del 27% de todas las especies evaluadas en el planeta están amenazadas de extinción, según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Actualmente, el 40% de los anfibios del planeta, el 25% de sus mamíferos, el 14% de sus aves y el 33% de sus arrecifes de coral están amenazados. Un estudio realizado en febrero reveló que el 40% de las especies de insectos del mundo están en descenso.

La actividad humana, específicamente la deforestación y las emisiones de gases de efecto invernadero, son las responsables. En general, las tasas de extinción son 1.000 veces más altas de lo que serían si los humanos no estuvieran presentes, según un estudio realizado en 2014.

Árboles talados en Europa
Árboles talados en uno de los últimos bosques primitivos de Europa, el bosque de Bialowieza en Polonia. Thomson Reuters

El nuevo informe de WWF ha destacado el impacto de la actividad humana en los bosques. Según la investigación, la desaparición o degradación de los bosques representa el 60% de las amenazas a los animales forestales. Las poblaciones animales son las que más han sufrido en los bosques tropicales, que albergan el 75% de las especies en declive analizadas en el informe. Esos bosques acogen a más de la mitad de las especies de toda la Tierra.

En todo el mundo, los seres humanos han eliminado el 30% de toda la superficie forestal, según el Instituto de Recursos Mundiales. El planeta ha perdido el 9% de su superficie arbórea desde el año 2000.

Deforestación en el Amazonas
La selva amazónica, bordeada por tierras deforestadas y preparadas para la siembra de soja, en el estado brasileño de Mato Grosso. Reuters

Según el informe, más de la mitad de las especies amenazadas por la caza excesiva son primates africanos, que se cazan para el comercio de carne de animales silvestres. En total, los investigadores han encontrado que 40 de las 112 especies primates analizadas estaban amenazadas por la caza excesiva.

El cambio climático representa la tercera gran amenaza para los animales forestales. Muchas especies están luchando por adaptarse al aumento de las temperaturas y a un clima más extremo. Por ejemplo, las sequías cada vez más frecuentes amenazan a los elefantes asiáticos, que dependen del acceso diario al agua dulce. Y el aumento del nivel del mar destruye el hábitat costero, añadiendo estrés a especies ya amenazadas como el tigre de Bengala.

Mientras tanto, las poblaciones de aves en la Amazonia occidental han disminuido desde 2001, probablemente debido a las inusualmente altas precipitaciones del área, sospechan los investigadores de WWF. Las condiciones secas en otras partes del Amazonas han aumentado el riesgo de incendios forestales severos.

Tigre de Bengala
Los tigres de Bengala están en peligro de extinción. Alrededor de 2.500 permanecen en estado salvaje. Se enfrentan a las amenazas de la caza furtiva y el aumento del nivel del mar en los bosques en los que viven. Getty Images/Justin Sullivan

Los seres humanos también mueven a especies invasoras por todo el mundo, y los recién llegados pueden apoderarse de los ecosistemas y robar los recursos que sustentan a los animales nativos. Las especies invasoras son el segundo mayor factor de extinción en el mundo, según la IUCN. Son la causa principal de la extinción en las islas, ya que muchas especies poco comunes solo se encuentran en una isla o archipiélago.

La mayoría de los animales forestales se enfrentan a múltiples amenazas de esta lista, según el informe.

Leer más: 30 de las fotos más divertidas de animales que fueron tomadas en el momento exacto

El informe no capta toda la magnitud del problema, pero todavía hay esperanza

El análisis de WWF no es exhaustivo: ha realizado el análisis más completo de las poblaciones de aves y mamíferos de Europa y Norteamérica. Más de la mitad de las especies que aparecen en el informe son americanas, mientras que menos del 10% de especies conocidas de otras regiones han sido representadas. África fue la que menos especies analizadas tiene.

Según los autores, estas brechas se deben a la falta de datos, por lo que han pedido más esfuerzos para monitorizar las poblaciones de vida silvestre en bosques subrepresentados.

Colobo negro y blanco
Un mono colobo blanco y negro toma una siesta en Naivasha, Kenia, el 11 de abril de 2004. En Tanzania, los monos colobos disminuyeron rápidamente entre 2004 y 2012 debido a la caza y la degradación del hábitat. AP Photo/Sayyid Azim

AP Photo/Sayyid Azim

"El primer paso para proteger la vida silvestre amenazada es comprender las tendencias en sus poblaciones y lo que impulsa su declive", ha dicho en un comunicado Louise McRae, científica de la conservación y coautora del informe.

El equipo también ha sugerido que las poblaciones animales deberían ser consideradas como una medida importante para la salud del bosque.

Ayudar a los animales a evitar la deforestación no es tan simple como plantas más árboles, ha agregado el informe, ya que pueden pasar décadas antes de que las poblaciones animales se recuperen, incluso después de que se reemplace la superficie. Además, dado que la mayoría de los animales se enfrentan a más de una amenaza, los esfuerzos para salvarlos requieren más de un enfoque.

Gran lagarto en peligro de extinción
Un lagarto gigante en peligro de extinción sale de su escondite en Bangladesh, el 21 de mayo de 2000. Reuters

Reuters

El número de gorilas de montaña, por ejemplo, está finalmente en aumento debido a décadas de trabajo de conservación en Ruanda, Uganda y la República Democrática del Congo. Eso es gracias a una estrategia polifacética que implica "compromiso con la comunidad local, patrullas diarias contra la caza furtiva y contra la astucia, atención veterinaria, ecoturismo regulado y aplicación efectiva de la ley", han escrito los autores del informe.

Los científicos alguna vez han pensado que los gorilas de montaña se extinguirían en el año 2000, pero las estimaciones más recientes sugieren que hay más de 1.000 de ellos en todo el mundo.

Gorila de montaña
Un gorila de montaña en el Parque Nacional de Virunga, situado en la República Democrática del Congo, el 4 de abril de 2014. Edith Honan/Reuters

"Para revertir el declive de la biodiversidad forestal, es crucial abordar las múltiples amenazas sobre las especies forestales", han escrito los autores del informe. Pero con las estrategias adecuadas, han dicho, "la recuperación de las poblaciones de especies forestales es posible".

Y además