Pasar al contenido principal

La facturación de los operadores de telecomunicaciones se mantiene plana a la espera del 'salvador' 5G

Un cartel de 5G en el MWC 2019 de Barcelona.
Reuters
  • El gasto total en servicios de telecomunicaciones (incluyendo la TV de pago) a escala mundial durante 2018 se sitúa en 1.615 millones de dólares, apenas un 0,8% más que el año anterior.
  • Y las previsiones son igualmente pesimistas para los próximos años: en 2023 se espera que esta cifra apenas llegue a los 1.657 millones de dólares.
  • IDC predice que los datos móviles y fijos seguirán creciendo mientras los servicios de voz se desploman y las propuestas de televisión de pago no experimentarán cambio alguno.

La gallina de los huevos de oro de las telecomunicaciones hace tiempo que no supone una alegría excesiva para los operadores que juegan en este terreno. No en vano, la facturación de las 'telco' se mantiene plana año tras año y, lo que es peor, no parece que la situación vaya a cambiar demasiado en el próximo lustro.

Así lo refleja el último análisis al respecto de IDC, que sitúa en 1.615 millones de dólares el gasto total en servicios de telecomunicaciones (incluyendo la TV de pago) a escala mundial durante 2018. Se trata de apenas un 0,8% más respecto al año anterior y, además, representa un montante muy similar al estimado para 2023: 1.657 millones de dólares.

Si desgranamos ese dato global en cada uno de los segmentos de negocio, se constata que los servicios móviles siguen dominando la industria en términos de gasto, ya que el mayor consumo de datos en movilidad compensa el hecho de que los ingresos derivados de las llamadas móviles estén cayendo progresivamente.

Con ello, el segmento móvil representa ya el 53,1% de la facturación de los operadores de telecomunicaciones en la actualidad y se estima un crecimiento de alrededor del 1,4% durante el próximo lustro.

Leer más: El 5G tardará mucho en ser una realidad masiva: solo el 15% de las conexiones móviles en 2025 usará esta tecnología

Por su parte, los datos fijos (especialmente el acceso a Internet de banda ancha) aún se están expandiendo en la mayoría de las geografías, por ejemplo en Estados Unidos o EMEA. Así pues, el gasto en servicios de datos fijos representa solo el 20,5 % del mercado total en 2018, aunque registrará un crecimiento bastante destacable del 2,6% en tasa anual compuesta hasta 2023.

La nota pesimista llega al visualizar a su contraparte de voz: el gasto en llamadas desde fijo registrará una evolución negativa del 5,3% anual en los próximos cinco años, hasta suponer apenas el 8,5% de la tarta de ingresos de las 'telco'. Además, y esto es lo más notorio, la disminución de ingresos por llamadas tradicionales no está siendo compensado en la misma medida por el aumento de servicios de voIP.

Mientras tanto, el mercado de la televisión de pago (contando tanto cable, satélite, IP y TDT) apenas crecerá en los años por venir, lo que supone un importante hachazo a las milmillonarias apuestas de compañías como Telefónica al respecto. Su única utilidad, aseguran desde IDC, es que estas ofertas complementarias siguen siendo clave para ofrecer paquetes 'todo en uno', cada vez más comunes en el mercado.

Aunque también ahí encontramos síntomas preocupantes: mientras que la facturación por esta clase de paquetes convergentes creció un 7,1% entre 2017 y 2018, se espera que esa tasa caiga al 3,7% anual de cara al próximo lustro.

Con todo ello, la esperanza para revitalizar la industria de las telecomunicaciones parece estar ligada, sí o sí, a un impacto extraordinario del 5G, la nueva generación de redes móviles que todavía está comenzando a implantarse.

El 5G desbloqueará nuevas oportunidades para la mayoría de los operadores en áreas como una banda ancha móvil mejorada y acceso inalámbrico fijo en muchas zonas geográficas, así como la masificación de comunicaciones máquina a máquina (M2M) y comunicaciones de baja latencia ultrafiables en los mercados más desarrollados", reza el documento de esta casa de investigación.