Esta familia de 5 miembros vive en un velero de unos 13 metros: así es el interior del navío

Samantha Kali, su marido, Aaron, y sus 3 hijos llevan desde 2019 viviendo en un barco.
Samantha Kali, su marido, Aaron, y sus 3 hijos llevan desde 2019 viviendo en un barco.
  • Sin tener ninguna experiencia previa en navegación, esta pareja trasladó a su familia de 5 miembros a vivir en un barco en 2019.
  • Evaluaron lo que era importante para ellos y ahora educan en casa a sus hijos mientras navegan.
  • Les encanta explorar el mundo desde su barco de 2 dormitorios a pesar de que han enfrentado dificultades.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Muchas personas sueñan con vender sus posesiones y viajar por el mundo, pero esta familia de 5 miembros lo está haciendo.

Samantha Kalil, de 28 años, y su marido, Aaron, de 31, llevaban años persiguiendo el sueño americano. Tenían carreras de éxito, ahorraban para una casa y soñaban con tener coches de alta gama.

Sin embargo, la pareja se encontró en una encrucijada cuando tuvieron que decidir si querían seguir viviendo en el centro de Boston o mudarse a la periferia.

Las 5 mejores y 5 peores cosas de vivir en una caravana

"No nos entusiasmaba ninguna de las 2 opciones y eso nos hizo pensar: ¿de quién es el sueño que realmente estamos viviendo? ¿Estamos persiguiendo las cosas que queremos o simplemente estamos haciendo lo que la sociedad espera de nosotros?", reflexionó Aaron al hablar con Business Insider.

También dijo que le dio vueltas a la idea de vivir en un barco, pero nunca esperó que se convirtiera en su modo de vida.

No les costó mucho tomar la decisión de vivir en un barco

A Samantha no le gustó la idea al principio.

"Cuando Aaron propuso la idea de vivir en un velero, mi primera reacción fue '¡absolutamente no!' Pero me convenció de alguna forma, y 2 semanas después estábamos buscando el barco para convertirlo en nuestra primera vivienda", relató.

Aunque la pareja tenía algunos ahorros, decidieron alquilar su apartamento y mudarse con la familia durante 8 meses para ayudar a ahorrar para la aventura.

En junio de 2019, el matrimonio y sus 3 hijos, Quinton, de 9 años, Camryn, de 5 y Beau, de 3, abordaban su barco por primera vez.

Sin experiencia previa en navegación, la pareja dio un salto de fe

Les encanta navegar juntos, y Samantha y Aaron están muy agradecidos de haber dado el paso.

Puedes pensar que Samantha y su marido tenían experiencia navegando, pero lo cierto es que nunca antes lo habían hecho.

No obstante, no dejaron que esto les impidiera perseguir sus sueños y aprendieron a navegar durante el verano de 2019.

Samantha y Aaron le dijeron a 'Business Insider' que a sus hijos les encanta la vida en el navío y que están ansiosos por ver lo que les depara el día siguiente.

Los primeros meses a bordo los pasaron aprendiendo a salir del muelle y navegar mientras el sol estaba alto.

El aprendizaje ha sido rápido hasta el día de hoy, y la familia ha logrado navegar desde Boston hasta Maine, donde permanecieron en el área del Parque Nacional Acadia durante el verano.

"Fue algo mágico, estaba lleno de veleros y de niños", dijo Samantha.

Su siguiente objetivo era recorrer la costa este hasta las Bahamas justo a tiempo para Navidad, lo que lograron.

También han estado en Freeport, Berry Islands y Andros Island.

Aunque no es grande, el velero tiene todo lo que necesitan

El velero que compraron tiene 2 dormitorios, un baño, una cocina y 2 sofás alrededor de una mesa.

Antes de mudarse, redujeron sus pertenencias y evaluaron lo que era importante para ellos.

El barco de 12,80 metros tiene 2 dormitorios, un baño, una cocina y 2 sofás alrededor de una mesa.

Este limitado espacio les ha supuesto tener que deshacerse de muchos de los juguetes de los niños en favor de cosas más necesarias. Ha cambiado muñecas y otros juguetes por equipo de snorkel, cañas de pescar y tablas de remo. 

"También hemos aprendido a utilizar mejor el espacio. En lugares tan pequeños, o se puede desperdiciar ningún rincón", añadió Samantha.

La cocina es lo suficientemente grande para que coman a gusto todos los días.

"Nuestro espacio favorito en el barco es nuestra cabina, también conocido como nuestro patio / sala de estar al aire libre. Aquí es donde se toma el café por la mañana y vemos los atardeceres por la noche con nuevos amigos", explicó Samantha a Business Insider.

Aunque el espacio es pequeño, han añadido algunos toques personales, como flores y cuadros, para darle un aspecto más hogareño. Su próximo paso es agregar un papel tapiz de medusas a la cocina.

Para que esta experiencia funcione, los padres están educando a sus hijos en casa

Los padres están enseñando a los niños cómo ser autosuficientes y cómo adaptarse cuando los planes tienen que cambiar.

En el océano, ningún día es igual ya que las experiencias diarias de la familia dependen de dónde se encuentren.

Pese a esto, Samantha y Aaron intentan mantener un horario liviano para que sus hijos tengan una rutina más estable.

Actualmente, están siendo educados en casa, lo que, según Samantha, ha sido "interesante". Comentó a Business Insider que ha podido condensar 6 horas de colegio en 3.

También ha dicho que le ha hecho falta mucha creatividad para lidiar con los desafíos de la educación en el hogar, ya que sus hijos varían en edad y es difícil mantenerlos concentrados a todos a la vez. Aún así, para ella, la libertad ha valido la pena.

"Nos encanta tener la libertad de llevar a nuestros hijos a explorar, hacer caminatas, pescar y navegar durante la semana", afirmó.

A los niños les encanta poder ayudar en el barco para que las cosas funcionen de la mejor manera posible.

Samantha opinó que aquellos que estén considerando educar a sus hijos en casa deben tener la mente muy abierta y libre de prejuicios.

"Está claro que no lo tenemos todo resuelto en este ámbito, pero el mejor consejo que recibimos de otra familia fue averiguar qué le interesa a tu hijo y trabajar en su educación en torno a eso", añadió.

La pareja también decidió hacer algunos cambios laborales

Para que esta experiencia funcione, Samantha dejó de trabajar una vez que comenzaron a navegar. Aaron se dedica a la administración de patrimonio, lo que le permite trabajar desde casa.

Los niños están en una edad curiosa y Samantha y Aaron están entusiasmados con las oportunidades que tienen para explicarles a sus hijos el mundo que los rodea.

"Originalmente, habíamos planeado pasar 6 meses en las Bahamas y teletrabajar mientras estuviera allí lo mejor que pudiera", explicó Aaron a Business Insider.

Cuando llegó la pandemia mundial, sus planes cambiaron y ahora tiene la intención de teletrabajar por tiempo indefinido mientras viaja con su familia.

Su viaje no ha sido siempre idílico

Aunque el último año y medio ha sido un sueño para la pareja, no ha estado exento de dificultades.

La pandemia comenzó a los 7 meses de empezar su gran aventura, y la familia ha tenido que atravesarla en todos los pueblos que visitan.

Aunque su objetivo es explorar cada nuevo destino tanto como sea posible, también intentan ser responsables.

La joven familia pasó la Navidad en las Bahamas, entre el sol y la arena.

"Las cosas en Nassau están bastante devastadas por el COVID. Casi todos los negocios y restaurantes que hemos visto están cerrados, y básicamente no hay turistas en la isla excepto otros navegantes", explicó Samantha.

"Planeamos quedarnos en Exuma durante unos meses para aislarnos con otras familias mientras superamos esta locura del COVID. Es en momentos como estos en los que echamos de menos a nuestros amigos y familiares en casa", reconoció.

También se han enfrentado a desafíos en el mar, como el de tener navegar en medio de una tormenta, en concreto del huracán Isaías.

Los niños se adaptaron a la vida en el barco con facilidad y esperan con ansias la aventura de cada día.

Pero Samantha dijo que estos desafíos han ayudado a su familia a generar confianza en el mar.

"No todo son playas y margaritas. Algunos días llueve, otros las cosas se rompen, pero todos los días comienzan y terminan juntos como familia", añadió.

La vida de la familia ha cambiado por completo, y no podrían estar más felices

Aunque ha habido altibajos, tomar la decisión de dejarlo todo y navegar por alta mar ha cambiado por completo la vida de la familia.

Aunque no siempre tienen acceso a cosas que la mayoría de la gente da por sentado, como supermercados, lavanderías o Wi-Fi, les ha enseñado a estar preparados para lo que venga.. 

La familia está ansiosa por decidir qué lugares explorarán a continuación.

"Mi parte favorita es la libertad que tenemos para explorar el mundo. Aunque solo hemos navegado por la costa este de Estados Unidos, a menudo hablamos de todos los lugares que visitaremos con el paso de los años", dijo Aaron.

Su mejor consejo para cualquier otra persona que sueñe con seguir sus pasos y vivir en un barco es dejarse llevar.

"No esperes. Hay un millón de excusas por las que no puedes hacerlo: dinero, falta de experiencia, edad de los niños, escolarización, o familia. Lánzate, y las cosas irán saliendo por sí solas", dijo por último Samantha a Business Insider.

Otros artículos interesantes:

Así es el boom de los cruceros: más de 400 barcos navegando en 2027

Así es por dentro este yate de 428 millones con forma de cisne que está inspirado en el anime japonés

Así es por dentro este yate valorado en 3 millones de euros que funciona con paneles solares y que le permiten navegar sin combustible

Te recomendamos