Pasar al contenido principal

La fascinante e inquietante startup financiada por el gobierno chino capaz de reconocer a cualquier persona mediante inteligencia artificial

La tecnología es futurista, fascinante e inquietante al mismo tiempo
  • Dos startups chinas, SenseTime y Megvii, se están convirtiendo en las líderes mundiales del despliegue de software de reconocimiento facial, obteniendo deslumbrantes valoraciones de miles de millones de dólares.
  • Las compañías principalmente han llamado la atención debido a su uso por parte de la policía china para localizar delincuentes, lo que hace que algunos críticos se pregunten cómo la tecnología se está utilizando para promover las ambiciones tecno-autoritarias del país.
  • Hace poco visité las oficinas de Megvii en Pekín para conocer de cerca la compañía. Su tecnología Face++ fue capaz de reconocer mi rostro instantáneamente una vez que fue introducido en el sistema. La demostración fue futurista, genial y, al mismo tiempo, inquietante.
  • Xie Yinan, vicepresidente de Megvii, le ha dicho a Business Insider USA que la compañía ve toneladas de aplicaciones más allá de las implicaciones en el marco de la ley, incluso en servicios financieros, comercio electrónico, venta minorista y verificación de identidad.

Un sistema informático que puede rastrear e identificar la cara de cualquier persona en cualquier parte quizás suene a ciencia ficción, pero en China, dos compañías están avanzando para convertir esa tecnología en una realidad cotidiana.

Dos startupsSenseTime y Megvii, están desarrollando competitivas plataformas de reconocimiento facial que funcionan por medio de inteligencia artificial. 

SenseTime se convirtió en la startup de inteligencia artificial más valorada del mundo después de recaudar 600 millones de dólares en abril con una valoración de 4.500 millones de dólares. La compañía ha recaudado otros 620 millones de dólares el mes pasado. Megvii no se queda atrás: levantó 460 millones de dólares el pasado mes de noviembre. A pesar de que su valoración no se ha divulgado, es probable que se acerque o supere los 2 000 millones de dólares. Otras dos compañías chinas más pequeñas también pelean en el sector, como Yitu Technology, que ha recaudado 380 millones de dólares a lo largo del año pasado, y DeepGlint.

Las sorprendentes valoraciones no deberían sorprender a nadie que esté al tanto de lo que sucede en sector. El año pasado, el gobierno chino dio a conocer un plan estratégico para convertir al país en el líder mundial en inteligencia artificial y para desarrollar industria de inteligencia artificial por valor de 150.000 millones de dólares para el año 2030.

Y el gobierno chino tiene grandes planes para establecer una red de vigilancia que pueda monitorizar a sus casi 1.400 millones de ciudadanos. Eso ha llevado a que China se convierta en el mercado más grande del mundo de vidoevigilancia: movió 6.400 millones de dólares en 2016, con expectativas de que el mercado crezca a un ritmo anual del 12,4 % según estimaciones de IHS Markit Ltd. En comparación, en Estados Unidos ese mismo mercado apenas mueve 2.900 millones de dólares y crece al 0,7% por año.

El gobierno, particularmente los departamentos de policía a nivel local, se han convertido en los clientes principales de estas cuatro compañías.

Pero esto es solo la mitad de la historia. Para la gran mayoría de los chinos, la privacidad no es un asunto de máxima prioridad como sucede en Estados Unidos o Europa. De ahí que no se produzcan tantas reacciones negativas alrededor de la inteligencia artificial y las tecnologías de reconocimiento facial. Eso ha permitido a compañías como SenseTime y Megvii poder poner su tecnología a prueba un amplio abanico de aplicaciones prácticas dentro del mundo real.

Leer más: La empresa española que quiere dar lecciones de ética a las máquinas de inteligencia artificial

Aunque la vigilancia por parte del gobierno chino constituye un porcentaje significativo de los negocios de estas startups, también venden sus servicios a otras industrias. Ya se está implementando en China en todo, desde servicios financieros —donde se utilizan para pagos y prevención de fraudes—  hasta empresas puramente tecnológicas como Meitu, creadora de una app para editar los selfies realizados con el smartphone o Didi Chuxing, el Uber chino. 

Como era de esperar, Alibaba y su filial Ant Financial han sido uno de los principales inversores y clientes de SenseTime y Megvii.

"China está realmente avanzando, especialmente en la comprensión de vídeo e imágenes, porque tenemos los problemas del mundo real, tenemos los datos del mundo real y también tenemos a un sólido grupo de talentos dedicado a este tipo de cosas", explicaba el CEO de SenseTime, Xu Li a Quartz en abril.

Hace poco he podido visitar la sede de Megvii en Pekín para conocer en detalle a una de las compañías que maneja una de las tecnologías más interesantes e inquietantes del futuro.

Esto es lo que he aprendido de mi visita.

Te puede interesar