Las fechas de caducidad de las vacunas y los retrasos en las entregas están haciendo que muchas queden sin usar

Una sanitaria prepara una vacuna de AstraZeneca.

REUTERS/Juan Medina

  • La ineficiencia de la logística y la distribución de las vacunas está haciendo que muchas no puedan usarse cuando llegan a su destino. 
  • Las vacunas tienen un plazo de expiración muy corto, por lo que si hay retrasos en la entrega muchas veces significa que han caducado cuando llegan. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las ineficiencias en los procesos globales de logística y distribución de la vacuna contra el coronavirus están provocando que algunas dosis no se puedan utilizar una vez lleguen a su destino, recoge Financial Times.

Las dosis de la vacuna tienen un plazo relativamente corto antes de su fecha de expiración, por lo que si la entrega de las remesas se retrasa, puede significar que hayan caducado cuando llegan y no puedan usarse. 

Si la infraestructura para administrar las vacunas tampoco está preparada para distribuirlas de forma masiva, puede que tampoco se pueda llegar a tiempo de usarlas. 

Los adolescentes experimentan más efectos secundarios con la vacuna de Pfizer que los adultos: este gráfico muestra los más comunes

La semana pasada, Sudán del Sur, que solo ha administrado 8.600 dosis, envió 72.000 dosis a Kenia, preocupado por si tendría problemas para administrar las vacunas antes de que caduquen.

Muchos fabricantes de vacunas están trabajando en procesos de estabilización para intentar alargar las vidas de las dosis y algunas organizaciones denuncian que los plazos señalados por las farmacéuticas no están claros. 

Amanda Harvey-Dehaye, jefa del grupo de trabajo de Médicos Sin Fronteras para el Acelerador de Acceso a las Herramientas Covid, de la OMS, explica a Financial Times que es necesario un debate más transparente sobre la caducidad de las vacunas.

"Dado el riesgo de que se destruyan miles de dosis, es una pena que tengamos tan poca visibilidad sobre las pruebas de estabilidad realizadas por los fabricantes, y las subsiguientes extensiones de la vida útil", señala. 

Las farmacias se preparan para vender los test de autodiagnóstico sin receta

"Las actuales fechas de caducidad añaden una verdadera presión a las campañas de vacunación que ya pueden ser muy cuestionadas", advierte.

El conflicto también está poniendo de manifiesto la desigualdad de acceso a las vacunas entre los países ricos y los países de menos ingresos, dado que estos últimos dependen ahora mismo de la voluntad de los primeros para obtener vacunas. 

"El problema es que las empresas no están suministrando rápidamente suficientes vacunas a los países africanos", lamenta Matthew Kavanagh, director de la Iniciativa de Política Sanitaria Mundial de la Universidad de Georgetown, a Financial Times. 

"La idea de que los países africanos deban utilizar las sobras de los países de altos ingresos, incluidas las dosis caducadas, no solo es profundamente antiética, sino que es una receta para resistirse a las vacunas", señala.

Otros artículos interesantes:

La ciencia sigue sin saber cuánto dura la protección de las vacunas y los fabricantes ya preparan dosis de refuerzo

De la fuga en un laboratorio de Wuhan al salto natural desde los murciélagos: pruebas de cada teoría sobre el origen del coronavirus

Novavax podría tener la "mejor" vacuna de COVID-19, pero los retrasos plantean dudas sobre si la biotecnológica valorada en 10.000 millones de dólares tendrá beneficios