Las Ferrolineras: la solución a la carga de coches eléctricos sin apenas coste

Coche eléctrico de BMW
Reuters

El acuerdo firmado por Adif y Anfac ha puesto el término ferrolineras en muchos titulares en los últimos días. El interés de la asociación de fabricantes (Anfac) en el proyecto de Adif pone de manifiesto que es una iniciativa con futuro; tanto que puede ser clave para la popularización del coche eléctrico en los próximos años.

Las ferrolineras son un proyecto patentado por Adif. Adif es el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, una entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Adif ejerce un papel principal como dinamizador del sector ferroviario, haciendo del ferrocarril el medio de transporte por excelencia y facilitando el acceso a la infraestructura en condiciones de igualdad.

Qué son las ferrolineras

Las ferrolineras se definen como puntos de recarga para coches eléctricos conectados a la red ferroviaria

Los cargadores de las ferrolineras obtienen la electricidad con la que los coches eléctricos recargan sus baterías de la energía que generan los trenes al frenar, de ahí que solo se puedan instalar en estaciones de servicio u otros puntos de carga cercanos a estaciones o líneas de tren.

Su funcionamiento se basa en un sistema que permite la captación de energía eléctrica en alta tensión (AT) del sistema eléctrico ferroviario y su transformación a baja tensión (BT), sin que esto afecte al tráfico ferroviario. Después, esa energía en BT se utiliza la creación de puntos de recarga eléctrica abiertos al público que serán utilizados por los vehículos eléctricos.

Funcionamiento ferrolineras

Las primeras ferrolineras de España

Una de las primeras ferrolineras de España está instalada en la estación de tren de Málaga, María Zambrano. Es un punto de carga rápido que permite realizar hasta dos recargas simultáneas: una a través de los conectores Chademo o CCS Combo (hasta 50 Kw en corriente continua) y la otra en conector estándar (hasta 43 Kw en corriente alterna).

Adif espera implantar hasta 400 ferrolineras en España. La potencia de los puntos de carga podrá oscilar entre un mínimo de 100 kw y un máximo de 500 kw, en función de las circunstancias técnicas analizadas en cada estación. Esta potencia permitirá a los promotores de los puntos de recarga ofrecer un mix comercial por tipo de recarga (rápida o super-rápida). 

Los fabricantes apuestan por el proyecto

Volvemos a lo que nos ha traído hasta aquí: el acuerdo firmado entre Anfac y Adif.

La asociación de fabricantes ha decidido apoyar el proyecto público de Ferrolineras convencida de que "incrementará las infraestructuras de carga de los vehículos eléctricos en España", que actualmente se sitúa a la cola de Europa (4,9 frente a 28,3 puntos de recarga rápida por cada 100 km de carretera).

Permite recorrer más de 40 kilómetros en modo eléctrico. Suficiente para el uso diario habitual
Permite recorrer más de 40 kilómetros en modo eléctrico. Suficiente para el uso diario habitual

El director de Estaciones de Viajeros de ADIF, Ignacio Sanz Junoy, afirma que “estamos muy satisfechos de contar con el apoyo de ANFAC y de la industria del automóvil para desarrollar nuestro innovador proyecto de ferrolineras. El incremento de los puntos de recarga vinculados a nuestra red de infraestructuras ferroviarias, convertirá a España en un referente de la nueva movilidad, vinculándola a una energía limpia procedente de los trenes”. 

“En ANFAC estamos muy orgullosos de contribuir a un proyecto tan innovador y sostenible como las ferrolineras de ADIF que cuenta, además, con gran ‘know how’ en movilidad eléctrica. El desarrollo de esta iniciativa en todo el territorio español supondrá un gran paso hacia la movilidad del futuro” ha dicho el director general de ANFAC, José López-Tafall.

“La falta de puntos de recarga dificulta enormemente la expansión del vehículo eléctrico, ya que los ciudadanos tienen grandes dificultades para enchufar y cargar sus coches", consideran los fabricantes. "Es necesario que las administraciones, entidades públicas, como ADIF, y las empresas compartan sinergias y colaboren para impulsar la transición hacia la nueva movilidad”.