Qué es la fiebre del heno: cuáles son sus síntomas y cómo se puede tratar, según los expertos

Alergia estacional

Getty Images

Comienza la primavera y con ella, se seca la garganta, pican los ojos, tienes estornudos constantes, esto puede ser a causa del polen, y por lo que se conoce como alergias estacionales. 

Este tipo de alergias afectan aprximadamente al 15% de la población española, según los datos del Ministerio de Sanidad

Las primeras evidencias de que este tipo de alergias existían fueron gracias al médico árabe de origen persa Rhazes, en el primer cuarto del siglo X. 

Los niños 'amish' han desarrollado una inmunidad al asma gracias a las granjas tradicionales: esto es lo que dice la ciencia

Rhazes escribió una disertación sobre la causa de la coriza (inflamación de las fosas nasales que produce ese moqueo acompañado de estornudos e irritación) que ocurre en la primavera, cuando las rosas liberan su perfume y es, probablemente, la primera descripción en la historia de la medicina de la rinitis alérgica estacional por el polen. 

Esta alergia también fue conocida como la fiebre del heno

En 1819 John Bostock, médico homeópata y catedrático de las Universidades de Liverpool y Londres, expresó a sus compañeros de profesión cuáles eran sus síntomas respecto a la alergia durante una reunión de la Sociedad Médico-Quirúrgica de Londres. 

En un primer momento se pensaba que esta afección era causada por el heno, por eso en 1928 Bostock publicó un trabajo con observaciones de 18 casos similares al suyo, y empleó por vez primera el término fiebre del heno. 

Al poco tiempo, tras investigaciones posteriores, se rechazó esa idea inicial de que hubiera relación con él y se relacionó a la causa real que conoces hoy en día: el polen.  

Es curioso porque realmente la rinoconjuntivitis alérgica primaveral (alergia al polen) ni siquiera causa fiebre, pero el término traspasó generaciones y a día de hoy continúa usándose entre algunos médicos y pacientes. 

Síntomas de la alergia estacional

Entre los síntomas de la alergia estacional están:

  • Estornudos
  • Picor de nariz y/o garganta
  • Congestión nasal
  • Moqueo nasal; secreción nasal acuosa
  • Goteo retronasal

Estos síntomas suelen ir acompañados de picor ocular, ojos llorosos y/o enrojecidos, lo que recibe el nombre de conjuntivitis alérgica. 

A veces, esta alergia deriva en problemas más serios que se presentan con respiración sibilante y sensación de ahogo, llegando a causar asma

Tratamiento para la alergia estacional

Hay muchas maneras de tratar las alergias estacionales, dependiendo de la medida en que sus síntomas molesten al paciente. Una parte importante del tratamiento consiste identificar los alérgenos. 

Algunas precauciones para la alergia estacional a tener en cuenta son: 

  • Cerrar las ventanas para intentar que no entre el alérgeno a casa. 
  • Usar el aire acondicionado frente a la ventilación natural. 
  • Si la concentración de polen es alta, intentar estar en sitios cerrados.
  • Lavarse las manos frecuentemente. 
  • Quitarse la ropa inmediatamente al llegar a casa y lavarla para eliminar posibles agentes que se hayan quedado pegados. 

Si la reducción de la exposición a los alérgenos es imposible o no ayuda, existen tratamientos farmacológicos que debe recetar un médico. 

Entre ellos, se incluyen los antihistamínicos orales, nasales y oculares y algunos corticoides. Si esto tampoco funcionara, es el momento de ver a un alergólogo

El alergólogo podrá decidir si las vacunas contra la alergia o vacunas antialérgicas, en ese caso concreto, podrían ayudar. 

Otros artículos interesantes:

Los mejores remedios caseros para aliviar la alergia

Los niños 'amish' han desarrollado una inmunidad al asma gracias a las granjas tradicionales: esto es lo que dice la ciencia

Las alergias no son siempre iguales: estos son los motivos por los que algunas alergias son más peligrosas

Te recomendamos