Pasar al contenido principal

Este es el dato clave en el que te tienes que fijar al elegir tu hipoteca

Cuál es el dato clave para elegir tu hipoteca
Getty Images
  • Un 75% de las personas que compran casa necesitan financiación para poder hacerlo.
  • Acertar con la hipoteca puede suponer más de 20.000 euros de diferencia en el coste final de la casa, una vez termines de pagar el préstamo sobre la vivienda.
  • Te contamos cuál es el dato clave en el que tienes que fijarte en ese caso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un 75% de las personas que compran casa necesitan financiación para poder hacerlo. Acertar con la hipoteca puede suponer más de 20.000 euros de diferencia en el coste final de la casa, una vez termines de pagar el préstamo sobre la vivienda.

El problema para la mayoría es que analizan su hipoteca desde una perspectiva equivocada. De todos los elementos del préstamo, se fijan sobre todo en la cuota mensual, lo que pagarán cada mes. Además, al hacer sus cálculos sobre qué hipoteca se pueden permitir, tienden a cometer un error más, apurar al máximo sus ingresos. El resultado es que, ante cualquier cambio negativo en su situación, pueden llegar los problemas para hacer frente a la hipoteca.

De los elementos del préstamo, la cuota mensual es el más variable de todos. Y es que al final es el resultado de dividir el importe del préstamo entre la duración aplicando el tipo de interés pactado. Eleva lo suficiente el número de año y la cuota disminuirá hasta donde tú quieras. Otra cosa es lo que después terminarás pagando por la casa una vez devuelvas la hipoteca.

En este sentido, hay una máxima que debes tener clara: cuanto más larga sea una hipoteca, más dinero terminarás pagando en concepto de intereses.

En qué dato hay que fijarse para elegir hipoteca

Si la cuota no es de fiar, ¿cuál es el dato clave para no equivocarse con la hipoteca? Lo que terminas pagando por comprar tu casa al final del préstamo. Es decir, los intereses totales del préstamo.

Usar los intereses totales como referencia te ayudarán a poner en perspectiva la hipoteca, a pasar de su pequeño impacto a corto plazo (la cuota) al gran impacto a largo plazo (el coste total de la financiación). Sólo así tendrás una imagen global de lo que supone para tus finanzas la hipoteca.

Leer más: Esto es lo que vas a tardar en pagar tu hipoteca según la comunidad autónoma en la que vivas

Este simple cambio de perspectiva puede ayudarte a tomar mejores decisiones financieras como acortar el plazo del préstamo, aunque para ello debas superar el sesgo del presente

Así conseguirás pagar menos por el préstamo y estar endeudado menos tiempo o buscar una vivienda que realmente se adapte a tu economía familiar y no al revés.

Calcular el coste total de una hipoteca no es sencillo. Para hacerte una idea puedes usar simuladores de hipoteca como la de Idealista, que añade los gastos y costes de firmar la hipoteca. La mayoría de entidades bancarias cuentan con su propio simulador que también te puede orientas.

Tipo de interés, productos asociados y otras claves que debes mirar

Ahora que sabes el dato clave para tu hipoteca, hay otros elementos en los que debes fijarte  si no quieres pagar demás por tu vivienda.

Tipo de interés

Para empezar, debes elegir entre una hipoteca a tipo fijo o a tipo variable. Con las primeras es más fácil planificarte porque son más estables. A cambio, pueden ser más caras. Dependiendo de la evolución del Euribor, las hipotecas a tipo variable pueden suponer un gran ahorro.

En este sentido, si algo debes tener claro al firmar una hipoteca a tipo variable es que los tipos de interés no van a permanecer bajos eternamente.

Plazo del préstamo

Aunque ya te hemos dado la clave, recuerda que cuanto menor sea la duración de la hipoteca, menos pagarás en total. Este es uno de los puntos clave que debes vigilar. Por eso mismo, cuanto más dinero seas capaz de ahorrar para comprar la casa, mejor también. Aquí puedes ver cuánto debes ahorrar cada mes para pagar la entrada de una vivienda antes de los 35 años

Sistema de amortización

El sistema de amortización de la hipoteca marca la forma en la que devolverás el dinero de la hipoteca. Dependiendo el sistema que elijas pagarás los intereses de una u otra forma.

En España la mayoría de hipotecas se firman con el sistema de amortización francés o de cuotas constantes. Con esta fórmula, las primeras cuotas se destinarán de forma casi íntegra a devolver los intereses del préstamo.

Seguro de vida asociado a la hipoteca

Los seguros de vida asociados a la hipoteca suelen ser más caros que los seguros de vida al uso que encontrarás en el mercado. Sus dos ventajas son que te permitirán reducir el tipo de interés y que al ser el banco el beneficiario del seguro, tus familiares se ahorrarán el pago del Impuesto de Sucesiones. Esto último también lo puedes hacer con un seguro normal indicando que el banco sea el beneficiario.

Leer mas: Este es el porcentaje del sueldo que se come la hipoteca en cada comunidad autónoma

Para saber si te compensa solo hay que utilizar un comparador para ver la diferencia entre lo que ahorras al año con otro seguro y lo pagarías de hipoteca intereses más altos.

Seguro de hogar asociado la hipoteca. Por ley, todas las viviendas hipotecadas deben tener un seguro contra incendios. En la realidad, la mayoría de bancos ofrece seguros multiriesgo a cambio de bonificaciones en el tipo de interés. Estos seguros son más completos, pero también cuentan con coberturas que no necesitas. De nuevo, para saber si te compensa basta con comparar el ahorro con un seguro normal a precio de mercado frente a la bonifcación de tipos.

Productos de inversión asociados

Planes de pensiones y fondos de inversión son los otros dos productos asociados a la hipoteca más repetidos. La clave en este caso para decidir si los contratas o no es tener claras cuáles son sus comisiones y el rendimiento que han ofrecido en los últimos años.

Lo más habitual es que la oferta de fondos o planes que puedas contratar para bonificar la cuota sea reducida y que no incluya los más rentables y mucho menos los más baratos. Por eso antes de dar el sí quiero por una bonificación en la cuota, es importante peinar el mercado para buscar otras opciones.

Al final, la clave es no perder de vista el impacto de todos los componentes de la hipoteca a largo plazo en lugar de centrarse sólo en el corto plazo. En otras palabras, analizar el coste total frente a lo más inmediato, la reducción en el tipo de interés que pagas por el préstamo hipotecario.

Y además